Los ojos de Kaede brillan en la animada calle principal.

Esta es una ciudad que está relativamente cerca del pueblo.

Es pequeño comparado a otros lugares, pero puedes comprar una buena cantidad de cosas aquí.

Además, no hay gremios en el pueblo, así que tendrás que venir aquí para hacer peticiones.

“Bien, voy a vender las verduras que cosechamos.”

“Perfecto, ¿nos encontramos en la puerta cuando hayas terminado?

“Sí, no hay problema.”

Nei tira de un pequeño carro cargado de verduras.

Frau, Aleusha y Pione le acompañaron para ayudarle.

Con un hada y un elfo, estoy seguro de que las ventas aumentarán debido a la rareza.

Pione también tiene un comportamiento suave y es sorprendentemente fuerte. Con tres personas acompañando a Nei, debería ser de gran ayuda.

Por cierto, nosotros solíamos ayudarla mucho.

Por alguna razón, las ventas no eran lo suficiente, y recuerdo que finalmente volví al pueblo con Nei, comiendo algunas verduras. Es un buen recuerdo.

“Parece que fue ayer cuando vendíamos verduras juntos.”

“Así es. Ahora que lo pienso, vendíamos mucho cuando estabas con nosotros.”

“Por supuesto. Soy amable, guapa y con grandes pechos, y ánimo a la gente a comprar.”

“Cuánta modestia.”

Eres la única persona que conozco que diría algo así como algo natural.

Realmente me engañó.

Al principio, Nei no me creyó cuando le dije que Soara me había golpeado en la cabeza con una botella vacía.

Ahora que me está demostrando su verdadera personalidad, las cosas han cambiado a mejor.

Soara enrosca su brazo alrededor del mío.

“Oye”

‘”Está bien, normalmente dejas que Frau y Kaede lo hagan, no estaría mal que compartamos a Toru un poco.”

“Bueno, si lo pones así…”

“Toru es un simplón, eso ayuda.”

“Dilo cuando nadie te escuche.”

Por ahora, vamos a dividirnos en varios grupos.

Yo y Soara

Kaede y Lynn.

Marianne y Luna.

Probablemente nos reuniremos con ellas en algún momento, pero primero priorizaremos dónde queremos ir cada uno.

Y como Panda se fue con Frau, es Rosuke quien me acompañará.

He estado cuidando de él con regularidad, pero se siente sorprendentemente solo, así que he intentado pasar todo el tiempo posible con él.

“Sha.”

“¿Qué? ¿Quieres eso?”

“¡Sha!”

Rōsuke se queda mirando la mercancía al aire libre.

En realidad no tiene ojos, pero lo juzgo por la dirección de su cabeza.

De todos modos, rara vez Rosuke llega a interesarse por algo.

Era un objeto que se podía encontrar en cualquier lugar.

¿Quizás le gustaría frotar su cuerpo con esto?

El cuerpo de Rosuke es flexible pero duro.

Incluso si se frota el cuerpo contra la madera, lo que se raspa es la madera.

Compre una lima y frote ligeramente la cabeza de Rosuke contra ella.

Rosuke se encontraba feliz.

“Toru, deja de darle atención a tu mascota. Me tienes a mí, tu maravilloso sacerdote y esclavo, a tu lado.”

“No eres un esclavo. Ugh.”

Gyum.

Soara me pisa el pie con todas sus fuerzas.

“Insensible. Hay algo que tengo que decirte.”

“¿Y eso qué es?”

“He estado mirando y pensando, ¿estás mostrando adecuadamente tu agradecimiento a Kaede y Frau? Seguro que das las gracias cómo se debe.”

Ante las palabras de Soara, fruncí el ceño e incliné mi cabeza.

¿Mostrar gratitud?

¿No basta con dar las gracias?

“Huh, lo sabía. Escucha, Toru, tienes que cuidar bien a las mujeres. Cada pequeña cosa suma y tiene un gran impacto en el resto de tu vida.”

“¿Qué estás tratando de decir?”

“Tienes que darles regalos, pero teniendo en cuenta el número de personas, es realmente difícil, así que vamos a comprometernos con algo.”

“¿El número de personas?”

Pensé que estábamos hablando de Kaede y Frau.

Sin embargo, creo que tiene razón, me he limitado a agradecerles pero sin darles nada.

“Pero no sé qué darle a una mujer.”

“¿Toru? ¿Has olvidado que te instruí cuando estabas con Lisa?

Oh no, los ojos de Soara-san rebosan de ira.

“Eeh, primero debes preguntarle a una mujer.”

“Sí, si no está seguro de su elección, habla primero con una mujer cercana. Hacer esto aumentará en gran medida sus posibilidades de evitar una catástrofe.”

“Si eso es.”

“¡Sabía que lo olvidarías!”

Me pellizcó con fuerza en la mejilla.

No duele, pero psicológicamente sí.

¿Qué clase de sacerdote violento hace eso?

De todos modos, paramos en una tienda de joyas.

“Verás, Toru, las mujeres son débiles ante las cosas hermosas y brillantes. Mucha gente dice que los sentimientos son importantes, pero los sentimientos no se transmiten fácilmente si son baratos. Por lo tanto, gastan una cantidad razonable de dinero. Oh, este collar está bien para mí.”

“Siento que solo me quieres por dinero…”

Me miró fijamente, así que me callé.

Parece que no debería decir nada innecesario.

“Compra regalos para todos aquí. Asegúrate de elegir algo que les convenga.”

“Pero no tengo sentido del estilo.”

“Por eso estoy aquí, ¿no? De momento, intenta elegir algo por tu cuenta, y a partir de ahí pensemos en ello.”

Siguiendo las palabras del profesor, empiezo a elegir un regalo..

“Creo que esto es perfecto.”

“Bueno, no estoy tan seguro. Creo que debería regalarles una armadura, o una carne muy sabrosa, no joyas.”

“No creo que haya ninguna mujer en nuestro grupo que esté contenta de recibir carne.”

Eso no es cierto.

Estoy seguro de que a Nei le encantaría.

En primer lugar, sería muy feliz con algo de carne.

“Toru, nos ha estado regalando carne en cada cumpleaños, pero ya he tenido suficiente de eso. ¿O quieres que te llamen Toru el hombre de la carne?

“Prefiero que no hagan eso.”

Mientras tanto, vuelvo a revisar las joyas que estaban encima del mostrador.

Anillos con incrustaciones de piedras preciosas.

Cada una de ellas está llena de brillo.

Tienen un proceso especial y el tamaño se ajusta automáticamente.

“Todos los anillos tienen las mismas piedras, ¿verdad?”

“Habría sido injusto que todos fueran diferentes. Lo importante no es el regalo, si no quien te lo haya dado.”

“¿No es diferente de lo que dije antes?”

“Hay límites en este mundo. Soy una sacerdote y la única mujer a la que le gusta recibir carne de alguien que ama. Pero olvida eso último, no quiero más carne.”

No estoy muy seguro.

Pero es un pequeño precio a pagar para mostrar mi agradecimiento.

“Y…”

Soara pidió al comerciante que le sacara otro artículo.

Se trata de un collar de esclavo de alto grado…

“He oído que Kaede y Frau han sido liberadas de la esclavitud. Pero te recomiendo que vuelvas a esclavizarlas.”

“¿Quieres que vuelvan a ser esclavos?

“¿Estás segura de que ellas dos quieren eso?”

“……………..”

Es cierto que tanto Kaede como Frau dijeron que se sentía feliz de ser mis esclavas.

Me pregunto si lo decían en serio.

Supongo que no están muy felices de haber sido liberadas.

De repente, Soara me toca la mejilla con su dedo.

“Creo que puedes confiar en esas chicas. No son como Lisa.”

”Sí, es inutil pensar en eso, jaja”.

Mientras sonreía, Soara me dió una palmada en mi mejilla.

“La sonrisa de tu cara me hizo enfadar.”

“Eso no justifica tu golpe.”

Compré los collares para Kaede y Frau y hago que el dueño de la tienda me los envuelva.

Espero que estén contentas con esto.

“Envidio a Kaede, soy una sacerdote, así que no puedo ser una esclava”.

“¿Por qué quieres ser una esclava?”

“Hmm. Eres muy insensible.”

“Oye no, baja tu bastón.”

Soara sonrió y murmuró: “Me conformaré con este regalo.”

Traductor de Japones, catador profesional de hentai, programador front-end, y creador de Akumabeast.

error: Content is protected!!