Después de la batalla con Mugen, fuimos invitados a su mansión.

Dijo que podíamos pasar la noche ahí.

“Come todo lo que quieras.”

“Siento que hayas tenido que pasar por todos estos problemas para preparar un gran banquete cómo este.”

En el centro de la mesa se encuentra un cangrejo de más de un metro de largo.

Además, había pescado salado a la parrilla y una ensalada de verduras que nunca había visto, y los condimentos eran marrones y espesos, con lo que no estaba familiarizado.

“Ahora eres como mi aprendiz.”

“Coff, cof… ¿Acaso dijiste… Discípulo?”

“En el poco tiempo que llevas conmigo, has absorbido casi todos mis conocimientos básicos. Bueno, todavía es un novato, pero sin duda tienes un futuro prometedor.”

Soy su discípulo… Me gusta cómo suena eso.

Es un poco extraño tener a un demonio como mentor, pero el abuelo es alguien a quien respeto lo suficiente como para que no me importe su raza.

Sinceramente, si no fuera por el imitador, no habría tenido ninguna oportunidad.

Además, tampoco hizo que la pelea fuera más complicada.

Si hubiera luchado en serio, estoy seguro que me hubiera matado incluso usando el imitador.

“Bien por usted, maestro. Creo que Mugen-san será un maestro maravilloso.”

“Sí, yo también me alegró de haber conseguido por fin a alguien que sea mi mentor.”

Kaede está a mi lado, escuchando mis palabras con una suave sonrisa.

Antes de que me diera cuenta, nuestros asientos estaban muy juntos y me frotaba su cola.

Panda pasa por delante de mí, y se dirige a la ensalada que estaba deseando.

“Oye, Panda, a Frau le gustaría un poco.”

“¡Kyui!”

“¿Acaso quieres que no coma?”

“Kyu”

“¡Apártate! ¡Quiero un poco de ensalada!”

Frau rebota con el cuerpo de Panda y sale disparada a un plato vacío.

No tuve más remedio que ofrecerle la ensalada que tenía.

Frau ahora puede tener el tamaño de un humano, pero siempre es del tamaño de un hada cuando come.

Probablemente sea porque así puede comer más.

Incluso Kaede sintió envidia, deseando comer una montaña sin que su cuerpo se vea afectada.

“Toru-San, le traje un poco de carne.”

“Gracias.”

“Maestro, mire aquí, le daré un poco de comida.”

“Oh, gracias.”

Pion que está a mi lado me ofrece un poco de comida, y el trozo de carne que Kaede tenía en la boca lo pellizca y me da de comer de el.

Esta situación es vergonzosa, como era de esperar.

Me alegra que se preocupen por mi.

“Creo que es momento de que hablemos de círculo mágico.”

“Cierto, me había olvidado de ello.”

Todos guardamos silencio cuando el abuelo habló.

Lo que vamos a escuchar es muy importante.

No es exagerado decir que he llegado hasta aquí por esto.

“El círculo mágico de este lugar se realizó originalmente como una emergencia para el Castillo del rey demonio. Hay un vasto sitio arqueológico en el sótano del Castillo que está conectado a la parte más profunda”.

“¿Es una ruta de escape? ¿Pero Lisa lo sabe?”

”Efectivamente, el maestro tiene razón. No creo que sea habitual dejar ese lugar sin vigilancia.”

“Por supuesto que no es fácil entrar. Hay un poderoso guardian a la espera del otro lado de ese portal mágico.”

Mugen dejó su asiento y se trasladó a la sala de tras.

Después de un rato, vuelve con un papel.

Me lo ofreció.

“Es un mapa aproximado de las ruinas subterráneas.”

“¿No es esto algo muy valioso?”

“Tonto, es una copia. Nunca te daría el real.”

Oh.

Ya me lo imaginaba.

Abrí el mapa y le di un vistazo.

Las ruinas subterráneas parecen tener ocho pisos, y sólo se describió la ruta más corta hacia la superficie.

A primera vista parece que se puede subir rápidamente, pero esto no deja de ser un mapa, supongo que no será fácil.

“Puede parecer pequeña, pero sus ruinas son enormes. El que te di es una simple réplica. Puedes perderte, así que ten mucho cuidado.”

“¿Y quien es ese guardián?”

“Hay tres de ellos. Y el primero está más allá del círculo mágico.”

Hmm, ¿hay tres?

Tal vez podamos vencerlos con un poco de margen, pero será mejor estar alertas.

“Y este es el informe que acabo de ingresar, pero parece que el ejército del Rey Demonio liderado por el héroe ha atacado un país del lado de los humanos. Tardarán mucho en llegar.”

“¿¡Sain!?”

Podía sentir que mi cuerpo se ponía rígido con sólo escuchar su nombre.
Parece que no tenemos tiempo para tomarnos las cosas con calma.

Tenemos que darnos prisa y luchar contra Lisa para proteger este lugar.

Pero Mugen parece disfrutarlo.

“Me gusta la idea de pelear contra el héroe de esta generación. Bueno, ¿Qué ocurre con esa cara? ¿Estás confiado de poder ganar con el ejército que este país ha construido?”

“Hay posibilidad de ganar.”

“No lo sé. Hay muchos como yo, y de mis discípulos en este país. Pueden ganarnos fácilmente.”

Una sonrisa llena de maldad se formó en mi rostro, era cómo si no pudiera esperar a pelear.

Ahora que lo pienso, la raza de los demonios era muy beligerante.

Y con este viejo aquí, estoy seguro de que Sain lo tendrá muy difícil.

“Mañana te llevaré al círculo mágico. Deberías descansar bien esta noche.”

Asentí ante las palabras del abuelo.


La capital de Asmodeus es una ciudad formada por murallas.

Dentro de esas murallas, los pasillos se extienden como un laberinto, y un sinnúmero de tiendas y viviendas están dispersas por toda la ciudad.

Además, en la parte de atrás, había una zona a la que solo podían entrar los aventureros.

Comúnmente conocida como zona arqueológica.

El interior es muy amplio y complejo, y aún quedan múltiples áreas inexploradas.

El círculo mágico del Castillo del Rey Demonio estaba ubicado en esa zona.

“Si decides que es imposible, vuelve. Es mejor no arriesgarse.”

“Ten cuidado, espero que puedas llegar a salvo al Rey Demonio”.

Asentí ante las palabras de Mugen y Pione.

Un gran círculo mágico brilla frente a mí.

No puedo evitar ponerme nervioso al pensar que está conectado a los pies de Lisa.

¿Podemos realmente ganar?

Todavía estoy preocupado.

“Toma esto.”

Saqué del bolsillo un pergamino de bloqueo de habilidades.

Se lo entregué a Pione.

“¡No puedes darme algo tan valioso!”

“Tómalo, Sain posee el ojo demoníaco de la seducción. Pione es tan bonita que probablemente intente usarlo contigo.”

“Es tan vergonzoso, Toru me dijo linda.”

“…¿Por qué te da vergüenza?”

Pione se sujeta la cara y sus orejas se ponen rojas.

Mugen lo toma en su lugar y sonríe.

“Sabía que ese héroe era un inútil, pero nunca imaginé que tendría una magia tan poderosa cómo esa. Muy bien, si él llega a presentarse ante nosotros, no dudaré en usar este pergamino.”

Eso me alivia. Ahora puede luchar contra él sin tener que pensárselo dos veces.

Cuento con ustedes, abuelo, Pione.

“Maestro”.

“Lord, es hora.”

“Kyu”

“Shaa.”

Kaede, Frau, Panda y Rosuke me estaban esperando.

También sentí cómo sharkboy intentaba hacer presencia desde el sello.

Bien, es hora de ir al castillo.

La Brigada Manyu entra en acción.

Saltamos al círculo mágico todos juntos.

Aparecimos al otro lado sanos y salvos.

Kaede creó rápidamente un orbe de luz.

Lo que emerge es una gran sala de piedra llena de aire frío.

Está revestido de innumerables columnas y es incómodamente silencioso.

Como  me dijo el abuelo, es un lugar en el que te puedes perder.

Frau quien estaba en su tamaño humano, observa el entorno con el martillo en su hombro.

“Kaede, vigila el lugar.”

“Hiiiiii… Ahí algo por allí.”

“¿Un enemigo?”

“Es la calavera de un dragón.”

El primer enemigo es un no-muerto.

Y es un dragón.

“Panda, vuelve”

“¡Kyui!”

“Oye!”

Insólitamente, Panda se negó a hacerlo.

Era como si dijera: ‘Yo también soy un miembro, así que voy a luchar.’

No se puede evitar. Panda se mueve rápido, así que no lo podrán atrapar.

En caso de que la situación se ponga complicada, Kaede, Frau y yo lo protegeremos.

Cada uno de ellos sacó sus armas y empezamos a correr.

Frente a la puerta se encuentra un dragón de huesos blancos.

Una luz roja habita tenuemente en sus cuencas oculares llenas de oscuridad.

La calavera del dragón se comenzó a mover.

Era del tamaño de un Dragón Rojo.

Probablemente era un no-muerto de una especie de dragón inferior.

“¡Guoooooooooooo!”

Me pregunto de dónde ese rugido.

Es un verdadero misterio.

“Hammer breaker!”

“¿¡Goohoo!?”

Frau le aplastó el cráneo sin piedad.

Todavía no se había levantado.

Lo siento, Dragón.

La próxima vez que te vea, te cuidaré bien.

Traductor de Japones, catador profesional de hentai, programador front-end, y creador de Akumabeast.

error: Content is protected!!