[Makihara Taiga] 

Gracias a Kaeko-san y Ai-san, mi resfriado mejoró. Unos días después, regresé a la cuela y participé en la reunión del; Comité Preparatorio del Festival Cultural. 

En la escuela, cada clase elige a un miembro para formar parte del comité, son ocho personas en total, y ellos mismos preparan el evento con la dirección de Noblesse. 

La moral es alta. Ya que esta es su oportunidad para que los estudiantes ordinarios trabajen con la carismática Konoe R. Chika. Y entre las cinco hermanas, la que servirá de moderadora será Mitsuri-san. 

-¡Vamos a poner en marcha este festival! 

-¡Vamos a hacerlo! 

Gritaron la unisonó todas las personas presentes. La capacidad de Mitsuri-san para influenciar a las personas es increíble, después de todo, es la influencer. Acto seguido se sienta a mi lado y cruza sus largas piernas, luego cruzó sus brazos, haciendo que sus pechos se balancearan.  

Es una chica bastante atractiva. 

-Así que, Taiga-kun, sigamos con nuestro trabajo. 

Con esa única palabra, el aire se volvió tenso en todo el lugar. 

-¿Taiga-kun…? 

-¿Acaso lo llamó por su nombre…? 

Los alumnos empezaron a murmurar entre sí. Debo admitir, que ahora mismo me encuentro inmerso en un sentimiento de superioridad total. Si esta es la reacción que obtengo de las personas con el hecho de que Konoe-san me llamara por mi nombre, ¿Cómo se pondrían si se enteraran de que también durmió en mi casa? 

Kukukuku, no estoy en la misma posición que ustedes, pobres mortales. Estoy a un nivel superior. Pero para evitar conflictos innecesarios, seguí colocando una sonrisa en mi rostro.  

-Vamos a empezar la reunión. En primer lugar, ¿Hay algo que les gustaría mejorar con respecto al año pasado? 

Un chico levantó la mano y tomó la palabra. 

-¿Qué tal si se hace un mayor esfuerzo de publicidad fuera de la escuela? El festival del año pasado tuvo un número bastante reducido de visitantes. Este año vamos a pedir a las calles comerciales que vuelvan a poner carteles.  

-¿Es algo realmente necesario? Tenemos las redes sociales para eso. 

Mitsuri-san tiene 30.000 seguidores. Creo que es más que capaz en atraer a una gran cantidad de visitaste gracias a ello. Pero uno de los alumnos da su opinión al respecto. 

-Pero a medida que el número de visitantes aumente, también lo harán los problemas de seguridad. 

-No te preocupes, después de todo, me tienen a mí. El año pasado me enfrentaste yo sola a un grupo de delincuentes desbocados, ¿Ya lo han olvidado? 

No tenía idea de que algo así pudiera ocurrir. Sin embargo, probablemente haya sido Kaeko-san quien se enfrentó a ellos. 

Los ojos de los chicos se iluminaron tras las palabras de Mitsuri-san. 

-¿Cómo puedo ser tan fuerte como tú, Konoe-san? 

-No soy tan fuerte. El camino del samurái nunca termina. 

-¡Eso fue tan profundo! Debería ser nuestra sensei.   

Mitsuri-san, no deberías mentirles a los estudiantes…  

-Ahora es el momento de elegir un eslogan. 

Un eslogan es un lema que expresa el propósito de una actividad. Después de muchas discusiones, éste era el mejor candidato. 

«una vida, un encuentro» // ä¸€æœŸä¸€ä¼š 

Es una simple frase de cuatro letras, pero… Mitsuri-san tenía una expresión de confusión en su rostro. Oh no, ¿Acaso no sabe lo que significa? 

Las hermanas Konoe vivieron en Seattle hasta la escuela secundaria. Por lo que puedo entender que le sea imposible el saber dicho significado… 

El hecho de que Konoe R. Chika sea una de las cinco estudiantes con las mejores notas académicas en todo el país, le daría mala reputación que no sepa una frase como esa. Uno de los estudiantes procede a levantar la mano. 

-¿Qué le parece, Presidenta? 

-…No es suficiente. Siento que falta algo 

-Tal vez lo que falta sea la capacidad académica. 

Uno de los estudiantes dice en broma.  

-Presidenta, puede que no entienda lo que eso significa. 

¿Qué estás diciendo? La presidenta es una de los cinco genios de Japón. Incluso un idiota puede entender esa frase. Rápidamente dirigí mi mirada hacia Mitsuri-san. Estaba temblando y con los ojos llorosos.  

Aunque se veía demasiado linda, fingí tomar nota, y luego procedo llamar a Mitsuri-san de manera discreta, en ese momento le enseño en la hoja el significado de dicha frase.  

Y como si de un pez fuera del agua se tratase, miró a todos con gran confianza, dijo; 

-Por supuesto que lo sé, ese lema significa; Ikki… 

Esto no es bueno, malinterpretó los kanjis por completo. Utilizando mis reflejos de beisbolista, le grité a Mitsuri-san antes de que pudiera terminar la palabra. 

-Ikki Ikkai, ¿no es así?   

Luego de esas palabras, la sala estalló en burlas. 

-¿Qué estás diciendo? Es “¡Ichigo Ichie!” 

-¡Eres un idiota! 

-Es cierto, por favor, disculpen mi ignorancia, después de todo, solo fui un deportista fracasado.  

Kouri me miraba con las mejillas teñidas mientras se reían de mí como si fuera un payaso. 

Tras la reunión. Salgo del aula y camino por el pasillo con Mitsuri-san. En mi mano tengo una bolsa llena de carteles relacionado al festival. Vamos a colocarlos en la calle comercial. 

-Taiga-kun, gracias por tu ayuda de antes.  

Mitsuri-san se aferró a mí. Mi brazo está entre sus grandes pechos. 

-¿No crees que ellos están caminando muy cerca del otro? 

-Lo sabía, la presidenta está con ese chico… 

Las miradas de los miembros del comité se posan en nosotros. El rumor de que “Konoe R. Chika ha empezado a salir con Makihara Taiga” se extenderá probablemente por toda la escuela… Honestamente, eso es algo muy bueno.  

¡Qué el rumor se extienda en cada rincón! De esta manera, menos personas se intentarán acercar a la presidenta. Honestamente, no soy de los que apoyan y creen los rumores, pero en este caso en específico, no me molesta en lo absoluto.  

Mitsuri-san asintió con la cabeza y dijo; 

-Por cierto, Taiga-kun, te quedan muy bien las gafas. No sabía que usabas lentes de contacto. 

-Oh sí, llego a ver muy borroso sin estas cosas en mi cara. 

Otra pequeña mentira de mi parte. Mi vista es perfecta en ambos ojos. Pero la razón por la que comencé a usar lente es para prevenir cualquier tipo de accidente. Debo estar preparando para cualquier situación.  

-Cuando estaba ebria, Taiga-kun me ayudó mucho. A pesar de que soy mayor que tú, siempre estás ahí para mí.  

Mitsuri-san me miró con picardía.  

-¿No te sentiste como en un Hentai cuando me viste durmiendo en tu habitación? 

Por supuesto que sí. Incluso después de que Mitsuri-san se fuera, todavía podía oler el dulce aroma de su ropa en mi cama. Mi cabeza estaba dando vueltas por muchas horas. 

-Sí, después de todo, soy un hombre. 

Mitsuri-san asiente con la cabeza de manera satisfecha. Luego me agarra por la barbilla y me obliga a mirarla a los ojos. 

-En ese caso, iré a tu casa otra vez. 

¿A mi casa…? ¿Es en serio? 

-Quiero sopa de almejas.

Sabía que había un truco, por lo que decidí mantener mi emoción al margen para que no volvier a aprovecharse de esa situación. 

-Y a ti también.  

Me dijo susurrándome al odio, esas palabras fueron lo suficientemente fuerte para ponerme nervioso. 

Estoy muy expuesto, será mejor cambiar de tema.  

-Por cierto, ¿Vas al distrito comercial con la personalidad de Mitsuri-san? 

-¿Personalidad? 

Mitsuri-san estaba desconcertada ante esa pregunta… 

-¡Oh, personalidad, personalidad! ¡No, Ai va en mi lugar! 

Esta chica aún no ha digerido completamente el entorno de personalidad quíntuple. Al llegar frente al despacho de la presidenta, Mitsuri-san abre la puerta y me lanza un beso. 

-See you. Voy a cambiar mi personalidad ~ 

¿Es posible cambiar de personalidad como si se tratara de un cambio de imagen? 

Bueno, sé que es una mentira todo eso. Pero al menos debería ser un poco más creíble. Sin darle más vueltas al asunto, saqué mi libro de vocabulario árabe de mi bolsillo y empecé a estudiar… Hm, Ai-san… 

Ai-san ha decidido tratarme como si fuera su hermano menor. Ha dado un paso atrás en la batalla por mí entre sus hermanas. Tengo que hacer algo para que cambie su manera de pensar. 


[Ai â€“ La quinta hermana] 

No se me da muy buen pelear con otras personas. En los almuerzos escolares, si sobraba gelatina naranja, que es mi comida favorita, yo decidía a quién se la daba. Y si estoy en un tren abarrotado, y hay una persona que necesita el asiento, se lo cedo con mucho gusto.  

No puedo pelearme con mis hermanas por un asunto amoroso. Así que decidí convertirme en la “Onee-san” de Taiga-kun.  

También echa de menos a su hermana, así que es una situación en la que todos ganan. Salí del despacho de la presidenta. Y Taiga-kun Estaba mirando su libro de palabras. Ni siquiera es época de exámenes y aun así está estudiando.  

Cuando se da cuenta de mi presencia, sonríe alegremente y se dirige a mí.  

-Ai Onee-chan. 

Se ve como un cachorrito emocionado por su amo. Es tan lindo. Es mi hermano pequeño. 

-Vayamos a la calle comercial.  

-Sí.  

Respondió Taiga-kun mientras me tomaba de la mano. Oh no, esto es malo, no importa lo que yo piense, si no en cómo nos veamos, y seguramente nos vemos como una pareja. 

Todos los estudiantes nos van a ver juntos, y las manos de Taiga-kun a pesar de ser pequeñas, son muy fuerte. Me preocupa ponerme nerviosa y empezar a sudar. 

Salimos del edificio de la escuela y nos dirigimos a la calle principal que lleva a la galería comercial. Pero repentinamente, las palabras de Taiga-kun disminuyeron gradualmente. Su rostro está pálido, y se comporta de una manera extraña.  

-¿Qué ocurre? ¿Volvió el resfriado?  

Taiga-kun sacude la cabeza. Y en cuanto pasó un camión, me abrazó muy fuerte.  

-? 

Ya veo… Taiga-kun fue atropellado por un camión y ahora no puede jugar al béisbol. Todavía está pasando por ese trauma.  

Cuando la abracé, comprobé que era delgado, pero sorprendentemente musculoso. Así que esto se siente abrazar a un hombre.  

Y Taiga-kun es aún más hermoso cuando lo ves de cerca. ¡Y huele tan bien! Mantengo la calma y acaricio su suave pelo. 

-No te preocupes, Taiga-kun. Tu Onee-san estará contigo.  

-¿Onee-san…? 

-¿Sí? 

-¿Por qué tienes el rostro rojo? 

Me atrapó, es el fin. Mis sentimientos hacia él no son dignos de una hermana mayor. 

-Después de todo, no pienso en ti como mi hermana, y tú no piensas en mí como tu hermano, ¿verdad? 

Es cierto, me estoy mintiendo a mí misma. Mi personalidad no quiere luchar. Tal vez por eso no quise involucrarme en la pelea de Taiga-kun, así que puse excusas.  

-Lo siento si te molesta, pero… Ai-san simplemente eligió el camino fácil, ¿Verdad? 

Ha vuelto a dar en el clavo. No querer luchar, es sin dudad el camino más fácil. No hace falta ganar ni perder para herir a alguien…  

-Yo… No pienso tomar el camino fácil, voy a tomar el camino difícil, y estoy decidido a alcanzar mis sueños.  

-Tu sueño… ¿Quizás por eso estabas mirando antes el libro de palabras? 

Taiga-kun asintió ante mis palabras.  

-Estoy dispuesto a arriesgar mi vida por este sueño. 

¡Este chico tiene mucha determinación!  

Por lo que escuché de Chika-neesan, el sueño de Taiga-kun es convertirse en doctor. Incluso después de un accidente sin razón, no se pudre, y se lamenta, se esfuerza por alcanzar un nuevo sueño. 

¡E-Es tan maravilloso…! Mi corazón late muy rápido. Este chico merece estar en los libros de moral. 

Es cierto, no tomaré el camino fácil. Debo enfrentarme a mis sentimientos. Al menos, ya no tendré razones para tratar a Taiga-kun como a mi hermanito menor.  

-Gracias por hablar conmigo, Taiga-kun… Bien, hagamos todo lo posible para distribuir estos carteles.  

-Sí 

He oído que las calles comerciales tienen problemas en todo el país, pero aquí hay mucha gente caminando por la calle peatonal. Me acerqué a saludar a una cara conocida, es un dependiente de una tienda de CDs. 

Cuando le conté lo que estaba pasando, aceptó poner los carteles en su tienda. Y fue en el mejor lugar. Está junto a un póster del CD de una popular idol. Tono Mika.  

Es tan hermosa como su apodo, “La única entre mil”, y tiene a una gran fanática en mi familia. Luego de eso, visité muchas otras tiendas, y aceptaron mi petición. Muchos de los transeúntes también se acercaron a mí y les repartí folletos.  

En el camino paramos en una carnicería y compramos seis croquetas. 

-Has comprado mucho 

-Sí, es para la cena. 

Huh, se supone que vivo sola. Debo decir una mentira ya.  

-Si lo congelas, se conservará durante un tiempo. 

Taiga-kun asintió mientras dijo; “Ya veo.” 

-Por cierto, Ai-san, ¿Conoces a todas esas personas? 

-Sí, los dueños de esas tiendas son personas muy amables, frecuentan hospitales donde hay niños, y les cuentan historias, también van a comedores sociales y ayudan a los necesitados.  

Ah, y hablando de comedores sociales. 

-Taiga-kun, la Ãºltima vez que viste a Maihime estaba interpretando el papel de una persona sin hogar, y la ayudaste a pesar de no saber quién era. Muchas gracias por eso.  

Qué chico tan dulce. Cada vez me interesa más como miembro del sexo opuesto. 

Cuando estaba inmersa en esa dulce sensación. Recibí una llamada entrante en mi teléfono. Es Maihime-neesan. Así que me alejé un poco y contesté la llamada.  

-¿Qué ocurre?  

-Va a haber todo un ensayo de teatro en el gimnasio. Tengo que estar allí, así que quiero que vuelvas. 

Haah, qué difícil es tener que interpretar este papel. Me acerqué a Taiga-kun y le dije que tenía que volver por una situación urgente.  

-Bueno, aún me quedan algunos folletos, así que terminaré de repartirlos y volveré. 

-¡Gracias, lo siento! 

Empecé a correr hacia la Academia, no llevo mucho tiempo que me separé de Taiga-kun y ya lo extraño. 


[Makihara Taiga] 

Misión completa; Hacer que Ai-san dejara de verme como su hermano menor. Tomarla de la mano y usar mi trauma del camión para abrazarla dio resultado.  

Ai-san es una mujer adulta. Si está en contacto con un chico delgado, macho y guapo como yo, es natural que el “sexo opuesto” se imponga al “hermano menor”. 

La inversión del otro día con Maihime-san parece haber tenido éxito. Mis planes de tener un harem cada vez van mejorando 

Pero Ai-san, has hecho un lío. ¡Seis croquetas para cenar cuando vives solo! Es mucho para una persona, pero Kaeko-san probablemente comerá dos. 

De vuelta en la academia… Oí la voz de Maihime-san que provenía del gimnasio. Estaba practicando para la obra. Ya veo, la razón por la que Ai-san volvió antes fue para cambiar de papel. 

Tras comprar unos refrescos en la máquina expendedora, entré al gimnasio. Maihime-san estaba sola en el lugar. Bailaba un hermoso flamenco con un vestido carmesí. 

-Ah, Taiga. 

Maihime-san se acercó corriendo. Estaba sudando mucho, lo que demuestra la intensidad de la práctica. 

-Veo que estás muy entusiasmada. 

-Es natural. Mientras esté actuando, tengo que mostrar lo mejor de mí. 

Muy profesional como siempre. Le ofrecí una bebida de Cola mientras me enamoraba de ella otra vez. 

-Qué lindo eres, Taiga. 

Es tan tierno como agarra la botella con ambas manos y bebe de ella.  

-Por cierto, Taiga, ¿Te resultó útil cuando te enseñé a actuar la última vez?  

-Oh, sí. 

Siempre he podido hacer uso de ello al tratar con mis cinco hermanas. 

-¡Me alegra que te interese el teatro! 

Maihime-san es todo alegría. Su inocencia me hace sentir culpable por estar engañándolas. Bueno, mientras todos sean felices, todo está bien. 

Un buen lanzador tiene que ser capaz de controlar su actitud mental de forma positiva. En definitiva, mi duro trabajo en el béisbol me está ayudando a construir un harem. 

-Es suficiente práctica por ahora. Voy a cambiarme en el despacho, así que ve dentro de un rato. 

Después de un largo rato de estar estudiando el vocabulario árabe, me dirigí al despacho de la presidenta y toqué la puerta. 

-Puedes entrar. 

Ese tono de voz, ¿Es Kaeko-san? Cuando abrí la puerta, Kaeko-san estaba sentada en el suelo cosiendo. Sus piernas estaban cruzadas y podía observar con facilidades sus enormes muslos. 

.¿Es una cortina opaca la que se está cociendo? 

-El club de adivinación va a usar esto para el festival, pero está roto, y lo estoy arreglando… ¿Hm? ¿Acaso te sorprende que sea una buena costurera? 

-Bueno, para ser sinceros. 

– Ja, ja, ja. ¿Sabías que yo hice el traje de Carmen? Soy bastante hábil. 

La chica entrecierra los ojos con nostalgia mientras mueve hábilmente la aguja.  

-Mi personalidad solía jugar al aire libre y romper mucho la ropa. Cada vez que lo hacía, mi ocupada madre me lo arreglaba, pero yo me sentía mal por ello. 

Mordió el hilo con sus dientes y prosiguió hablando 

-Por eso he aprendido a coser yo misma. 

Mientras me imaginaba esa situación en mi cabeza, Kaeko-san volvió a hablar. 

-Tengo una petición para ti, Taiga. ¿Estás dispuesto a usar ropa que hice para ti? 

-Está bien. 

Es un pequeño precio a pagar con el objetivo de hacer feliz a Kaeko-san. Eso fue lo que pensé, hasta que me mostró un traje de lolita gótica, un traje de maid, y uno de conejita… 

Kaeko-san parece ser el tipo de persona que se excita con los chicos que se disfrazan de mujer. Bueno, no me importa llevarlo en absoluto. Solía vestirme de mujer y otras cosas cuando estaba en la escuela secundaria. 

Ya he mencionado que mis compañeros de equipo eran mis clientes, y cuando el entrenador me pidió que me vistiera de mujer, me puse un uniforme de maid, es un oscuro pasado en mi vida. 

Por lo tanto, puede hacerlo sin objeción alguna. Pero lo que estaba presenciando ahora superó todas mis expectativas. Kaeko-san se puso la mano en la boca y su respiración estaba agitada. 

-Te veras… Lindo. 

-! 

Kaeko-san coloca una expresión de Ã©xtasis mientras se acerca a mí como una pervertida en potencia. 

-No tienes escapatoria.

Di un paso atrás y apoyé la espalda en la pared. Despues de una serie de replicas contra Konoe-san, algo inesperado pasó. 

-¡¡Kyaah!! 

Escuché un grito desde arriba. Mirándolo reflexivamente, una parte del techo se abre. Eh, ¿Saldrá alguna de las hermanas? 

Acto seguido, Kaeko-san se acercó y me quitó las gafas. Pero puedo ver con claridad debido a que en realidad no necesito anteojos. 

-Oye, dame mis gafas. 

Fingí buscarlos por el lugar, a la vez que observaba todo con atención. Una escalera salió de un agujero en el techo. Chika-san bajó en ellas y se acercó a Konoe-san sin hacer ruidos y habló con ella en voz baja. 

– ¿Qué…? ¿Una cucaracha? 

Probablemente por eso Chika-san bajó sin preocupación alguna. Ahora una sombra negra vuela desde un agujero en el techo. Era una cucaracha. 

-¡Gyaa, tienes razón verdad! 

Kaeko-san grita. Chika-san intentó huir, pero chocó conmigo y nos enredamos… Quedé encima de Chika-san y agarré sus grandes pechos con ambas manos.  

¡Este es un clásico accidente de anime!  

-!!!!!! 

Pero Chika-san, quién no debería estar aquí, no puede gritar. Sólo llegó a ponerse muy roja.  

-Taiga, detente. Ahí no… 

Kaeko me habló como si fuera ella quien estaba debajo de mí. Rayos, qué mala actuación la de estas chicas. Rápidamente me levanté y me hice a un lado. 

Esa sensación… Eran enormes… Son como dos globos de agua. ¡Demasiado blandos, demasiado flexibles! Siempre supe que eran grandes, pero en cuanto las toqué, son aún más grandes de lo que imaginaba… Estoy tan emocionado que creo que se me va a romper los vasos sanguíneos.  

-Huh, Kaeko-san, por favor, sal de la habitación. Yo me desharé de la cuchara… Pero antes, regrésame mis lentes.  

-Está bien.  

Kaeko-san, ayudó a levantarse del suelo a su hermana quien todavía se seguía cubriendo los pechos. Luego me entrega las gafas y sale de la habitación. 

Eso fue increíble… Y por esta razón empecé a llevar las gafas. Si una de las hermanas aparece al mismo tiempo, puedo tirarlas y luego decir; “oh, no puedo ver, se me cayeron las gafas.”  

Esto fue un salva vidas. Siempre es bueno estar preparado para todo… Sabía que había una habitación oculta en el techo. ¿Hm? La escalera y el agujero han desaparecido. Probablemente sea controlado a distancia.  

Supongo que lo guardaron por miedo a que yo lo viera. Sin embargo, tal mecanismo como ese… ¿En serio ellas cinco son capaces de hacer algo como esto? Creo que esto va más allá de lo que pensé. 

Parece que también está relacionado con el hecho de que ellas regresaron a Japón. Y por esa razón decidieron interpretar a una sola hermana en diferentes papeles. 

Bueno, no es momento para ideas absurdas, mejor me voy a deshacer de la cucaracha.  

Agarré un pedazo de papel y pisé al animal. 

-Ya estás a salvo. 

Llamé a Kaeko-san y entra a la habitación mientras se rasca la cabeza patéticamente.  

-Gracias, Taiga. No me gustan las cucarachas.  

-No, discúlpame por haber tocado tus pechos. 

En realidad, fueron los pechos de Chika-san los que toqué. Pero siendo honestos, pensé que Kaeko-san diría; “no te preocupes…” Y por alguna razón, Kaeko-san matiene su cabeza abajo mientras babeaba.  

-Ah, aun duele… Así que. 

Con los ojos apagados, levanta la cabeza, y preparó su cámara. 

-Tendrás que vestirte de mujer como castigo. 

Bueno, piensa en ello como en un ensayo para conseguir dinero por internet vistiéndome de mujer, es la Ãºnica manera de financiar este harem.  

Procedí a posar de diversas maneras y siendo fotografiado muchas veces por Kaeko-san. Estaba a punto de tener una hemorragia nasal. Y la sesión fotográfica ya había llegado a su fin luego de una hora.  

Fui a la sala de recepción que está al lado, y me cambié de ropa para colocarme mi uniforme, una vez hecho, regresé al despecho. 

-Taiga-kun, lamento que la personalidad de Kaeko te haya causado tantos problemas. Sigamos trabajando. 

Oh, ahora cambió a Chika-san. Su cara está un poco roja, probablemente sea porque le toque los pechos. Me siento frente a Chika-san y comienzo a ordenar todo el papeleo. 

Luego de una hora, estaba comenzando a sentirme cansado, así que me estiré, y Chika-san hizo lo mismo. Sus amplios pechos estaban tensos y su uniforme tenía grandes arrugas.  

Luego gire mi hombro izquierdo y Chika-san hace el mismo movimiento… ¿Hm? ¿Acaso ella está imitando mis movimientos…? ¿Quizás intenta crear un efecto espejo?  

Es un fenómeno que aprendí recientemente. En la psicología, el efecto espejo lo realiza un individuo para imitar lo mismos movimientos que su interés romántico y así sentirse en constante sincronía con él o ella.   

Y curiosamente, Chika-san lo estaba haciendo conmigo. Coloqué mi mano en mi mejilla, y ella también lo hizo.  

Ahora trate de sostener mi mano como la de un gato… ¡Oh! ¡Acaba de hacerlo también! Qué linda se ve en esa postura.  

Lo siguiente que hice fue guiñar un ojo, pero no lo copió, en cambio, Chika-san habló con una voz seria y fría. 

-…¿Qué estás haciendo, Taiga-kun? 

-Chika-san tomó prestado un libro de la biblioteca el otro día “Aprende sobre la psicología del amor”, me preguntaba si estabas haciendo el “efecto espejo” que se describe ahí… 

-¿Tú también lo has leído, Taiga-kun? 

Tomé prestado el libro porque tenía curiosidad por saber de qué trataba. Chika-san se sonrojó hasta las orejas y se frotó el interior de los muslos. Sería una pena que se enterara de que he estado leyendo libros sobre el amor, ¿no? 

Vamos a burlarnos un poco. 

-¿Tomaste ese libro prestado para llevarte bien conmigo? 

-No, es solo un interés académico 

-Ya veo. Yo lo pedí prestado porque quería llevarme bien contigo. 

Chika-san está jugando con su pelo. Es demasiado adorable… Hagamos otra pregunta traviesa. 

– ¿Qué tipo de familia quiere tener Chika-san en el futuro? 

-¿Qué…? Umm…. Mi padre era descuidado en mi casa y mi madre a menudo tenía una cara triste… 

Qué crudo esas palabras. 

-Me gustaría una familia que siempre esté animada y sonriente. 

Ya veo. Así es exactamente como será mi harem cuando esté completado. Aunque estoy seguro de que no será exactamente lo que Chika-san se imagina. 

-Y… ¿Cuál sería la familia ideal de Taiga-kun? 

-Quiero tener suficientes hijos para formar un equipo de béisbol. 

-La gente suele decir eso, pero ¿No es imposible? 

Con un harem de cinco mujeres sería muy posible. Incluso podría ser capaz de jugar con todos mis hijos al mismo tiempo.  

Luego de eso, casi todos los días, las cinco hermanas y yo nos estábamos preparando para que el festival saliera a la perfección. 

Kaeko-san hizo un gran arco en la entrada, hizo las fogatas e instaló cámaras de seguridad. Mitsuri-san hizo publicidad en las redes sociales y repartió folletos. 

Maihime-san está practicando para su obra. Y Ai-san ha estado decorando la escuela y cuidando de los jardines. 

Las ayudé a cada una de ellas, pero también estudié y seguí con mi entrenamiento. Es un trabajo intenso, pero muy gratificante. 

También me alegré de que Chika-san me ayudara a estudiar cómo me lo había prometido en la biblioteca. Y el día de la fiesta llegó… 

Continuará en el próximo capítulo…


¡Apoya a Akumabeast 👺 siguiéndonos en nuestras redes sociales! 😊
[Pagina de Facebook] | [Perfil de Twitter]


¡También sigue a mis panas de Bokugen Boys! 😎
[Pagina de Facebook] | [Servidor de Discord]

Traductor de Japones, catador profesional de hentai, programador front-end, y creador de Akumabeast.

error: Content is protected!!