A primera hora de la mañana del día siguiente, nos dejaron salir de la cárcel y nos quedamos mirando el amanecer.

“No creo que una cama de piedra sea buena para ti.”

“Soy feliz en cualquier lugar con el Maestro.”

La sonrisa de Kaede es cálida cómo el calor del amanecer.

Me gustaría dormir en una verdadera cama esta noche si es posible, pero puede que no sea el caso.

Después de todo, él está aquí.

Tal vez hoy sea el día en que se decida mi destino.

Asesinar al héroe es un gran crimen.

Hay castigo por dicho acto.

No sé qué me pasará.

Pero aunque haya circunstancias atenuantes, no será leve.

Pueden ejecutarme en el peor de los casos.

Si eso llegara a ocurrir… Tendré que dejar en libertad a Kaede.

Ahora no podemos dejar muchas cosas atrás.

No importa a donde ella vaya. Tiene que poder vivir una vida feliz.

“Bien, sigamos con nuestro viaje.”

“Sí” “Entendido” “Kyui.”


No muy lejos de la ciudad fortaleza de Lawana, se encuentra una enorme muralla exterior.

Este es el muro que separa el lado de los demonios del lado humano.

Y más allá, estaba el frente, el campo de batalla.

Más allá del horizonte, una ciudadela se alza a la entrada del Reino Oscuro.

Afortunadamente para nosotros, atravesamos fácilmente el muro, gracias a que éramos muy conocidos.

Visitamos un campamento con un ejército de humanos.

Al entrar en las innumerables tiendas, vemos a los soldados correr hacia nosotros con lanzas.

El aire está tenso y crispado.

Sinceramente, no creo que quiera quedarme aquí mucho tiempo.

Boom

El sonido de una explosión resuena en la distancia.

Parece que se han reclutado muchos magos para derribar el fuerte.

“¿Cuál es la situación?”

”No es bueno. Denas el Sexto General está acabando con todos nosotros, y parece que no podemos atravesar la entrada de la ciudadela.”

“¡¿Dónde está el héroe?! ¡Se supone que estaba aquí con nostros!”

“Lleva una racha de derrotas contra Denas. Creo que todavía están luchando.”

“¡Maldita sea! ¡Sólo estamos aumentando las bajas! ¿No hay alguien con más poder aquí?”

Un hombre con capa y armadura estaba gritando a lo lejos.

Por lo que parece, la situación de la batalla no parece muy buena.

Se digirió a nosotros y nos arrojó una mirada de enojo.

“¿Quienes son ustedes? No se permite la entrada a nadie más que a los militares.”

“Somos una party de aventureros llamado Brigada Manyu. Estamos aquí buscando a un héroe.”

“…¿Brigada Manyu?”

El hombre corrió hacia mí y me agarró la mano derecha.

“’¡Has venido al lugar correcto! ¡Hemos estado esperando a héroes de renombre como tú! ¡Tu llegada cambiará el curso de la guerra!”

“Um, ¿dónde está el héroe?”

“¡Si estás buscando al héroe, puedes ir al fuerte de ese demonio! ¡También puedes atacarlo! ¡Dahahahaha!”

¿Qué pasa con este tipo? Está de muy buen humor ahora.

Pero no me importa. Ahora sé donde está Sain.

El fuerte, huh…. Voy a derribarlo, pero sólo porque se interpone en mi camino.

Es hora de enfrentarme a mi ex-mejor amigo.

No dejaré que nadie se interponga entre él y yo.

Me incliné ante el hombre y me dirigí al fuerte.


Los soldados acuden en masa a la enorme ciudadela.

Gonk Flush

Innumerables catapultas arrojan piedras, pero las paredes son altas y gruesas y rebotan.

Plank Graang

Un gran número de gólems avanzaba hacia adelante, pero fueron destrozados a mitad de camino por las flechas y la magia disparada desde la ciudadela.

Estoy nervioso porque este es el verdadero campo de batalla.

Al fin y al cabo, los aventureros son sólo aficionados.

No estamos entrenados para el combate cómo el de los soldados o los mercenarios.

“Amo, ahí está.”

“…Ho.”

En la entrada a la ciudadela.

Había un grupo de personas luchando ferozmente.

Saqué mi gran espada que tenía en la espalda.

“Panda, vuelve. Rosuke, Sal”

“Kyu!”

“¡Sha!”

Hice que Panda volviera al sello y saqué a Rosuke para que me acompañara en el combate.

Además, activé el mega impulso del mensajero.

Mekimeki Mekimeki.

El cuerpo de Rosuke creció tres veces su tamaño, e innumerables hojas afiladas y grandes aparecieron por todo su cuerpo.

Su cuerpo plateado ondulaba en el aire, la luz se reflejaba de forma cegadora.

“¡Apoya al ejército!”

“Shaaa!”

Rosuke hace que los soldados demoníacos de la pared exterior sean incapaces de luchar.

“Kaede, necesito que mantengas limpia la zona de la entrada.”

“¡Entendido!”

Kaede abrió su abanico y bailó ligeramente, creando una ráfaga de viento.

Todos los obstáculos, tanto amigos como enemigos, que nos separan de la entrada han desaparecido.

“Frau, ¿puedes romper esa puerta?”

“¡Sí puedo! ¡Quedará hecha añicos, sólo mírame!”

Frau, que voló directamente arriba, cargó contra la puerta como un meteoro.

Craaaank

Sonó un fuerte rugido y las puertas de las ciudadelas volaron por los aires.

Desde allí, los soldados se apresuran a entrar en la ciudadela, evitando al héroe que está frente a la puerta.

Silenciosamente me dirigí a Sain con Kaede.


“¿Qué te pasa, héroe? Levántate, aún puedes hacerlo.”

“Ugh… ¿Qué demonios es este tipo…?”

Sain y los demás estaban de rodillas en el suelo.

Al otro lado hay un hombre de la raza demoníaca con un físico enorme que sostiene una enorme espada curva.

Tiene dos gruesos cuernos en la cabeza y el pelo negro recogido hacia atrás.

Ese sería Denas, uno de los seis generales de los que tanto hemos oído hablar.

La gran espada curva de color púrpura rojizo estaba latiendo como una espada demoníaca.

Es idéntica al hada que tenía Darm cuando lo derroté la última vez en Northstar, luego que lo maté, su espada se convirtió en partículas de luz y desapareció.

Tal vez esa espada curva también desaparezca después de derrotarlo.

La mirada de Denas se dirigió a nosotros detrás de Sain.

“La presencia de este hombre es fuerte fuerte, su extraordinaria habilidad, me hace hervir la sangre. He perdido el interés en ustedes. Yo mismo cruzaré espadas con ese hombre.”

“¡Oye! ¡Yo soy el que está luchando contigo!
“Ya no quiero perder mi tiempo con un débil humano. Ahora quiero un reto.”

“¡¿De qué estás hablando?!”

Sain se dio la vuelta y estableció contacto visual conmigo.

“Toru, ¿qué estás haciendo aquí?”

“Hace tiempo que no te veo, Sain.”

Todo mi enojo que había estado conteniendo todo este tiempo estalló cómo si fuera una gran explosión.

Las caras de Nei y Soarer pasaron por mi mente.

Pero no voy a dejar que mis emociones se apoderen de mí y lo asesine rápido.

Llevo tiempo pensando en ello.

¿Qué es verdad y qué es mentira?

Para saberlo, necesito intercambiar palabras con mi ex mejor amigo.

Denas pasó junto a Sain y se acercó a mí.

Medía unos dos metros de altura.

Era incluso más intimidante que Darm.

“¿Cual es tu nombre?”

“Toru.”

“Yo soy Denas.”

“Lo sé.”

Al momento siguiente, las hojas de nuestras espadas chocan entren sí.

Le he pedido a Kaede que vigile los alrededores para que nadie interfiera.

No importa quién seas, no entrarás en este lugar mientras yo esté aquí.

Denas, tú también estorbas.

Cada vez que juntas la espada, saltan chispas y una onda expansiva lame el suelo.

Dicen que tiene más de cien niveles, como Darm.
Quizás tenga casi doscientos.

“Es interesante que una persona que no es un héroe pueda soportar esto”.

“¿Por qué no me atacas con todas tus fuerzas?”

Le di un gran golpe a Danas, haciendo que retroceda.

No me gusta que me sigas retrasando.

Ahora me pondré serio.

”Haré que te arrepientas de haber soltado esa frase.”

Sonriendo, Denas saca el poder de su gran espada curva.

Una cosa parecida a una raíz se cuela en el brazo desde la espada, y aparecen conchas y espinas desde el hombro hasta el brazo.

Las raíces se extendieron más allá de su pecho, y una gran boca apareció en su pecho derecho.

Su presencia se hizo mucho intimidante, y el aire estaba sintiéndose pesado.

“Ahora mi nivel ha aumentado al 240. Esperaba disfrutar un poco más este combate, pero me hiciste enojar.”

“No, te equivocas.”

“……¿qué?”

Activé el Caballero Dragón y el Gran Ladrón al mismo tiempo.

Además, active aún más las habilidades de fortalecimiento físico.

Juntando todo eso, libere el poder de la espada sagrada.

Mi nivel ha incrementado un 40%, de 301, ahora tengo 421.

“No puedo creer que un humano alcance un nivel cómo este. Kugh.”

Ching

Puse la espada grande en la funda que estaba en mi espalda.

Denas se derrumbó detrás de mí.

No le presté atención a su cuerpo.

Mi mirada estaba fijada en Sain, que estaba sentado encorvado.

Ahora, escuchemos lo que tiene que decir.

Traductor de Japones, catador profesional de hentai, programador front-end, y creador de Akumabeast.

error: Content is protected!!