Seguí esperando a que Nei despertara.

Kaede y Frau están sentadas una al lado de la otra en la habitación.

Panda tenía el ojo cerrado y estaba flotando en el aire.

“Hm…”

“!?”

Nei despertó.

Inmediatamente me apresuré a hablarle.

“¡¿Te duele algo?! ¡¿Estás totalmente consciente?!”

“…¿Toru?”

“Sí. Soy Toru.”

Miró a su alrededor con los ojos vagos.

Se levantó un poco y se sentó en la cama.

“Me abandonaron.”

“¿Sain?”

“Sí, él estaba a punto de morir contra ese tipo grande. Así que me apresure a defenderlo. Luego se fue y me dijo que muriera aquí.”

Los puños me temblaban.

De un momento a otro mi enojo se convirtió en un instinto asesino.

Nei estaba viéndome confundidamente.

“¿Por qué estás vestido así? Oye, tal vez Sain pueda permitir que te unas a la party de nuevo, los amigos se pelean y se separan, pero…  Siempre está la opción de volver.”

“Nei, Sain te lavó el cerebro.”

“…Ya veo.”

Su reacción fue totalmente inesperada.

Pensé que se negarían los hechos.

Se rió un poco y luego se puso triste.

Esa actitud no es normal.

Estar en un estado de lavado de cerebro no borra tus recuerdos pasados.

Hay un conflicto emocional dentro de ella.

Acerqué la silla a la cama y me senté.

“Me gusta Sain. Pero hay algo mal en mis sentimientos, algo mal en mis pensamientos, y algo mucho peor dentro de mi…. Antes… Me gustaba alguien más.”

Las lágrimas se deslizaban por su rostro.

Una gota había caído en el anillo que tenía en su mano derecha.

Sentí que mi corazón iba a romperse en mil pedazos al verlo otra vez.

Nei, una chica que era alegre y llena de mucha energía se encontraba llorando delante de mi.

No me cabe la menor duda ahora que Sain le lavó el cerebro. Nunca imaginé que el que una vez fue mi mejor amigo se convertiría en una escoria humana.

Y también soy un idiota nauseabundo y obtuso.

Nunca me dí cuenta de todo lo que se estaba desarrollando a mis espaldas, aun teniendo la respuesta frente a mi.

“Hay una forma de romper el lavado de cerebro.”

Saqué una pequeña botella de mi bolsillo.

Esta es una poción de hechizo de alto grado que encontré en las ruinas.

Según los médicos, el lavado de cerebro es una especie de maldición.

Afortunadamente, cuento con una forma de liberarla de ello.

Sin embargo, el médico también dijo:

“Siempre que recuperes el control de tus pensamientos y emociones, habrá repercusiones. Si tus acciones durante el lavado de cerebro se desvían mucho de tus intenciones originales, puede llegar a colapsar.”

Es arriesgarlo hacerlo por nuestra cuenta.

Pero no importa cómo se vea esta situación. No puedo dejarla en ese estado.

Así dejaré que ella decida.

“Bebe esto y el lavado de cerebro cesará. A cambio, sufrirás angustia mental, así que dejaré que tú decidas, si no quieres hacerlo, devuelvemelo.”

“…Quiero pensarlo un poco.”

Tras agarrar la botella, Nei se acostó y me dió la espalda.

Se envolvió de pies a cabeza en el futón.

“Estaré en la habitación de al lado, si me necesitas, llámame.”

Salí de la habitación.


“¡¡Gyaaaaaaaaaaaaaaaaaa !!”

Me desperté con un grito repentino.

Ese grito era de Nei.

Salí de mi habitación y me apresuré rápidamente a ir a la de Nei.

“¿Estás bien?”

“¡He-hee-hee-hee! ¡Agh! ¡Agh!”

Nei estaba agonizando en la cama.

Sostuve su cara con ambas manos, la espalda se doblaba como un arco.

Luego se cayó de la cama y se puso en cuclillas.

“¡Fugi, ugiiiiiiiii! ¡Ehii!”

Era una situación muy dura de ver. Arañaba el suelo con sus dedos.

Su cuerpo no paraba de temblar.

Al principio pensé que estaba agonizando de dolor debido a los golpes que recibió.

Pero cuando vi el suelo, había un frasco vacío rodando por el lugar.

“Nei-San, no se rinda, estamos aquí con usted, no estás sola.”

Kaede lanza magia curativa a Nei para aliviar su dolor mental.

Los gritos de agonía fueron disminuyendo.

“Toru, no me mires… Estoy sucia…”

“No estás sucia, Nei, sigues siendo la misma chica de siempre para mi.”

“… Lo siento. Lo siento. Lo siento. Te dije cosas horribles, he hecho cosas horribles. Traicione mi corazón, mis sentimientos, le hice mucho a Toru. Soy una idiota.”

“Sain te lavó el cerebro. No fue algo que hiciste a tu voluntad. No pienses en eso, concéntrate en salir de ese estado, Kaede, Frau y yo estaremos aquí para apoyarte.”

Cuando me di la vuelta para salir de la habitación, escuché el sonido de un metal chocando contra la pared.

Nei se había quitado el anillo de Sain y lo arrojó.

Después de eso escuché un fuerte grito.

No es buena idea que esté cerca de ella en estos momentos, así que dejaré que se encargue de esta situación sola.

Cuando salí de la posada, me senté en un banco.

“Me sorprende la fortaleza mental de las personas a pesar de todo lo que pasó.

Poco a poco las personas que huyeron estuvieron regresando al lugar.

Muchas personas trabajaban juntas para arreglar los edificios que fueron destruidos por los demonios.

Algunos parecían estar deprimidos, pero se las arreglaban para intentar sonreír.

Quiero pensar que Nei es igual de fuerte que esas personas.

Si no lo logra. Estoy dispuesto a cuidarla por el resto de mi vida.

Nei es mi amiga de la infancia.

Es una chica muy agradable.
Me ha cuidado más veces de las que puedo contar, y es gracias a ella que pude quedarme en la party cuando era una carga.

Ella ha sido mi salvadora.

“¡Oye, guerrero!”

“Oh, hola chicos, ¿cómo están?”

Unos niños que había conocido en los últimos días se acercaron a mí.

En al ciudad me tratan cómo si fuera un héroe por haber derrotado a los demonios.

No, en realidad, sí soy el verdadero héroe… Aun no me acostumbro a esto.

Gracias a ello, puedo alquilar una posa gratuitamente, y las cosas que necesito para mi vida diaria me las dan de inmediato cuando las pido.

Me dijeron que cuando la ciudad esté completamente restaurada, crearán una estatua de piedra asemejada a mi imagen.

Por supuesto que me negué, pero los residentes estaban tan entusiasmados que no tuve más remedio que aceptar.

“Muéstrame eso de nuevo”

“Ugh, bien lo haré”

Saqué mi cuchillo y el niño me entregó un pedazo de leña que tenía.

La imagen del Dragón Rojo que derroté antes apareció en mi cabeza.

Corté la madera con rapidez y precisión, e hizo una estatua en pocos segundos.

Los niños se emocionaron.

Después de eso, me comenzaron a traer un montón de leña, hubo una gran demanda por parte de los niños que deseaban que les hiciera muchas cosas.

Las estatuas más populares que me piden son la de Rosuke y Kaede. Luego están las de Panda y Frau.

Aparentemente no soy muy popular entre los niños. Qué pena.

Me levanté y me despedí de los niños. Me dirigí hacia un grupo de hombres que estaban trabajando.

“Hola, ¿puedo ayudarles con el trabajo?”
“Eres el héroe que salvó la ciudad. Me apena que una persona así trabaje con nosotros.”

“No se preocupe por eso. Me gustaría tener mi mente ocupada.”

“… Entonces, ¿puedes traer los troncos del bosque?”

“Por supuesto.”

El resto del día me la pasé ayudando con el trabajo de construcción en la ciudad.


Habían pasado tres días y Nei pudo llegar al punto de poder mantener una conversación decente conmigo. Sin embargo, si mencionaba algo que desenterrara su memoria, se disculpaba inmediatamente y se deprimía mucho.

Sin embargo, gracias a las habilidades de Kaede, parecía estar recuperándose, aunque lentamente.

“Toru es amable.”

“¿Qué pasa con eso?”

Nei parecía cansada mientras decía eso.

Siento que ha perdido mucho peso en los últimos días.

“Sé que estás tratando de ayudarme. Pero esa amabilidad duele mucho.”

“Yo también pasé por lo mismo cuando estaba contigo.”

“¿Eh?”

“Yo era una carga para toda la party. pero nunca te diste por vencida, gracias a ti pude quedarme. Tus altas expectativas en mi y tu amabilidad me pesaba mucho.”

Nei colocó una cara de desconcierto.

¿Por qué esa mirada?

Me hace sentir como si estuviera diciendo algo raro.

“Estoy segura de que tienes razón, Toru se esforzaba al máximo, y en cierto modo, es como yo.”

“Exacto. Tienes que superarlo.”

Nei soltó el tenedor.

“Estoy pensando en volver al pueblo”.

“¿Te vas a retirar cómo aventurera?”

“Sí. Mi corazón está roto. Estoy cansado de las aventuras, de los enamoramientos y de la vida. Quiero una vida tranquila en el campo con mi madre y mi padre.”

Estaba cansada de la vida… tenía un mal presentimiento cuando escuché esas palabras.

Espero que no hable de suicidarse. ¿Verdad?

Por fin se ha liberado del hechizo de Sain y no quiero que termine así.

“¿Puedo al menos tener los mejores recuerdos al final?

Colocó su mano sobre la mía.

En ese momento me di cuenta de lo que ella estaba pensando.

Dice que quiere volver al pueblo, pero la verdad es que va a suicidarse en el camino.

“¡Vamos!”

“¿¡Eh!? ¡Wow!?”

Agarré con fuerza su mano y salimos de la posada.

Fui directamente a la tienda de un esclavizador que estaba en la ciudad.

“Quiero grabar un contrato de amo-esclavo con esta mujer.”

“¡¿Qué?!”

Regresarás al pueblo. Pero cómo mi esclava.

No voy a dejar que te quites la vida. Vivirás el resto de tu vida cumpliendo mis órdenes.

Ese será tu castigo.

Traductor de Japones, catador profesional de hentai, programador front-end, y creador de Akumabeast.

error: Content is protected!!