Las hadas nos guiaron mientras caminamos por el bosque.

Más adelante de mi, Frau volaba deprimida como si hubiera perdido una guerra.

“¿Te hice enfadar demasiado?”

“No, estás siendo demasiado amable, porque si ella no se hubiera ido en primer lugar, nada de eso habría ocurrido.”

Kaede está muy molesta.

Las arrugas de su entrecejo y el aura de la ira dejaban en claro ese sentimiento.

Sé a lo que se refiere Kaede, pero por otra parte, puedo entender los sentimientos de Frau.

Quiere quedar bien delante de tus amigos, quiere que confiemos en ella lo antes posible, es natural cuando alguien nuevo se une a una party.

Mi caso fue igual cuando Sain me invitó unirme a su party.

Nadie quiere ser una carga.

“’Frau también lo siente, no la culpes demasiado, todo el mundo comete errores al principio.”

“Tienes razón… ¡Lo siento!”

“No tienes porque disculparte.”

“Maestro.”

Cuando le acaricie la cabeza, sus ojos se iluminaron.

Debe haber estado enojada porque pensaba en mi.

Sólo ese sentimiento es suficiente para mí.

Porque quiero que mi bonita esclava tenga siempre una sonrisa en la cara.

“Fallé esta vez, ¡pero haré mi trabajo la próxima vez!”

“Kyui”

Frau se acerca con Panda dice dichas palabras a la vez que aprieta su puño.

“¡Así que tambien merezco que me acaricies!”

“Kyui!”

“Eres insistente.”

Extiendo mi mano derecha y froto mi dedo en la cabeza de Frau.

Panda tambien frotó su cuerpo contra mi mano derecha como diciendo “yo tambien, yo tambien.”

No sé cómo decirlo, pero es lindo como un cachorro.

De repente, un hada anciana desciende desde arriba.

“Estamos a punto de llegar a la aldea.”

“Gracias por guiarnos.”

“No, es un gran honor tener a un gran hombre en nuestra aldea. Esperamos que disfrute de su estancia en el paraíso de las hadas.”

El grupo se detuvo de repente.

Era un lugar forrado con enormes piedras.

Letras desconocidas están grabadas en la piedra.

A diferencia de eso, el resto del bosque parece ser normal.

…No, me estoy equivocando, todo se siente extraño.

La habilidad “Gran ladrón” captó algo antinatural en mi alrededor.

No estoy seguro de lo que es.

Pero el camino que tenemos por delante es claramente diferente al que hemos recorrido.

Swoosh.

El hada que cruzó la roca desapareció.

“¿¡Eh!? ¡Oye, a donde fue!?”

“Eso es porque cruzó la barrera”.

El anciano también desapareció al cruzar la roca.

Siendo sincero, estaba algo asustado de cruzar esa roca. Así que corrí hacia ella.

“Oh”

De pronto aparecí en un lugar lleno de flores.

El viento soplaba y los pétalos bailaban.

Cuando miré hacia atrás, vi que el bosque había sido cortado por una enorme piedra.

¿Así que este lugar es cómo un armario?

Deben estar ocultando este lugar con algun tipo de ilusión.

Ahora entiendo porque es tan dificil encontrar a las hadas.

El lugar donde se esconde no es tan grande, a lo lejos había unas estructuras con forma de aldea en el centro de los coloridos campos de flores.

El camino que lleva al pueblo está perfectamente vallado y las vacas pastan en su interior.

Parece que este lugar antes estaba habitado por humanos.

“Bebe, es té.”

“Gracias.”

Un anciano me ofrece una taza de té y le doy un sorbo.

Tenía un fuerte aroma floral y era fresco ademas de delicioso.

Tenía un sabor único, diferente al del té negro.

“Parece que te ha encantado.”

Me han dicho que este anciano es el jefe del pueblo. Ademas de ser el abuelo de Frau.

Volví mi mirada hacia él.

Al lado de él estaba Papau, tenia los ojos blancos y mirando al techo.

“¿Cuanto tiempo piensas seguir dormido? ¡Papau!”

“Aah”

El jefe le golpeó sin piedad en la cara.

No recuperó la consciencia tras ese golpe, así que siguió haciendolo una y otr avez.
“No creo que sea bueno despertarlo bruscamente…”

“¡No te preocupes! ¡Este tipo es resistente!”

Pank Pank Pank

“Eh?!”

“Al fin despiertas, Papau”

“¿Qué es este lugar?”

“Es mi casa.”

Tan pronto como me ve, Papau saca su espada.

Frau instantáneamente rompió su espada con el martillo, y el jefe le puso un hacha en el cuello.

El sudor gotea de la frente rígida de Papau.

Empiezo a sentir pena por él.

“¡Padre, Frau! ¡¿Por qué protegen al humano?!”

“Tonto. Él es ell Maestro Torum de la Gran Raza de los Dragones.”

“Estoy muy decepcionada de usted, Padre. No puedo creer que le haya apuntado con la espada dos veces al Lord.”

“La gran… Raza… De… Los Dragones?”

Papau se postra a una velocidad que pasa desapercibida.

No fui capaz de seguir sus movimientos, aun con mis ojos de nivel 300.

“¡Lo siento, por favor perdoname!”

“No estoy enojado. Levanta la cabeza.”

“¡Muchas gracias por su misericordia!”

Todavía es incómodo.

Ni siquiera son tan grande… Eso creo…

Simplementé subí exorbitadamente mi nivel y ahora resulta que soy de la raza de los Dragones.

““Deberias sentirte decepcionado.””

“Eeeeh”

El jefe de la aldea y Frau regañan a Papau.

Uhm… Creo que será mejor llevarnos lo mejor posible con Papau.

“Bueno, volvamos al tema principal.”

Papau está en silencio mientras emite un aura oscura junto al jefe.

Es muy difícil de ignorar, pero ni al jefe ni a Frau parecían importarles.

Escuchemos el tema principal por el momento.

“Nuestro pueblo está en una situación crítica. No tuvimos más remedio que buscar ayuda fuera del pueblo.”

“Pero a ustedes no les agranda los humanos.”

“Exactamente. Así que nos pusimos en contacto con los elfos, con los que teníamos una relación relativamente buena, pero dijeron que sólo una especie antigua podría detenerlo.”

El jefe estableció contacto visual con Frau.

Ella asintió y comenzó a hablar.

“Por es razón salí a buscar a la Gran Raza. Te busqué por más de un año. Empezaba a pensar que nunca te encontraría, y en ese momento fui capturada por un humano para ser vendida. Pero tuve la suerte de encontrarte en el lugar más inesperado.”

¿Había tan razón detras?

Si no hubiera ido a ese lugar ese día, nunca nos habriamos conocido.

Despues de todo, si no fuera por el Conde Roane y su plan para derrotar a la hormiga reina de la muerte, salvar la capital real y obtener la recomendación para asistir a la subasta. Frau no estuviera aquí, y nosotros tampoco.

Aunque, hay algo que me tiene con mucha intriga.

“¿Por qué Frau? ¿Cuál es la razón de que ella tuviera que salir a buscarme?”

“Soy una sacerdotiza del santuario que puede enviar oraciones a la gran raza. Sólo aquellos que tiene sangre de Dragón pueden escuchar dichas plegarias.”

“No pude pensar en nadie mejor.”

Frau infló su pecho plano.

Tiene una mirada de satisfacción cómo si dijera; “¡lo he conseguido!”

Me quedó claro cuando escuché la explicación.

¿Esa voz de oración era una habilidad especial de la sacerdotisa o algo así?

Pensé que podía escuchar todas las oraciones de las hadas.

“Entonces, ¿qué clase de crisis es?”

“Creo que sería más fácil si pudieras verlo con tus propios ojos.”

El jefe nos guio afuera de su casa.


Gigigi Gigigi.

Suena un desagradable chirrido de metal.

De vez en cuando, también se oían sonidos molestos procedentes de varios árboles grandes.

“Eso es lo que va a destruir esta aldea.”

El jefe señaló un muñeco de metal de color apagado.

Mide unos cinco metros de altura y cada una de sus partes parece un bloque unido, dando la impresión de ser un intimidante y robusto muñeco de metal.

He visto estas cosas antes.

“¿No es un golem?”

“Este no es un golem ordinario, como los hacen los humanos. Se trata de un gólem original dejado por una gran raza, un monstruo de poder y defensa inigualables.

El golem original tiene una hiedra espesa que une sus ramas en capas y está conectada a los grandes árboles circundantes.

Cada vez que se rasca las algas, los árboles gritan y crujen.

Normalmente, los gólems creados por los alquimistas son leales a las órdenes.

No hacen daño a la gente, y no reescriben las órdenes a su discreción.

Me pregunta bajo qué órdenes se regirá este golem.

“¿De donde salió este chico grande?”

“Había estado durmiendo en las ruinas cercanas. No estabamos seguros de qué hacer con él. Nos las arreglamos para atarlo aquí, pero es demasiado robusto para ser destruido.”

Intenté acercarme al golem.

Los ojos teñidos de rojo se volvieron azules tan pronto como me vió.

Pero rápidamente cambiaron a rojo otra vez.

El gólem se estremeció minuciosamente, emitiendo un sonido de risa.

Parece que está roto.

De alguna manera se siente así.

“¿Qué opinas, Toru-Sama?

“Puedes llamarme Toru.”

“¡Eso es ridículo! Toru-Sama es de la gran raza que adoramos, ¡es impensable hacer algo así! ¡todos queremos ser esclavos como Frau y llamarlo Lord!”

“Absolutamente no.”

Llame a Kaede que estaba a un metro de mi.

“¿Qué puedo hacer por usted, amo?”

“No creo que obedezca mis ordenes, así que habrá que destruirlo.”

Saqué la espada sagrada.

¿Podré hacerlo?

El oponente es creado por los mismos dioses que la espada sagrada.

Capaz no pueda cortarlo.

Esto es un dolor de cabeza. No está en mi naturaleza reflexionar sobre las cosas antes de hacerlas.

Deberia pensar en estas cosas cuando no tengamos opciones.

“¡Huh!”

La hoja lo atravesó sin resistencia, como si cortara un tomate.

El golem se dividió en dos y cayó al suelo.

Hmm… Creo que no debo dudar mi nivel y mi fuerza.

Traductor de Japones, catador profesional de hentai, programador front-end, y creador de Akumabeast.

error: Content is protected!!