La subasta había pasado el final del día y estaba a punto de llegar a su fin

“Bueno, espero que hayan disfrutado de la subasta de esta noche, y me gustaría cerrarla, pero todavía hay tiempo, así que si tienen alguna petición para futuros artículos, por favor hablen aquí.”

Levanté la mano y me puse de pie.

No es sólo el moderador, sino que los ojos de la gente que nos rodea se centran en nosotros.

“No quiero hacer una petición, pero tengo un artículo que me gustaría vender aquí. Ya ha sido identificado y confirmado como auténtico.”

“Ooh, ¡un artículo de ese sujeto! ¡Esto es muy interesante!”

Me invitaron a subir al escenario y coloque el frasco en una mesa forrada de tela.

Tuve un gasto inesperado, pero tengo la confianza de que recuperaré parte del dinero con este objeto.

Sé que el precio debe ser alto, pero, ¿qué tanto será?”

“¿Eso qué es?”

“Es un elixir.”

“¡¿Qué?!”

El público quedó atónito.

El elixir es una poción que puede curar cualquier herida o enfermedad en poco tiempo.

Aunque te arranquen el brazo o tu corazón deje de latir, si lo bebes, te curarás en segundos. Es un elemento milagroso que no puede reproducirse con la tecnología actual.

“¿No le importa si examinamos el elixir aquí?”

“Sí, no tengo problema.”

El pergamino de valoración fue llevado a la sala por el anfitrión.

Desplegó el papel enrollado y recitó un breve conjuro.

“¡Maravilloso! Sin duda es un auténtico elixir. Puede decir el valor deseado para este objeto.”

“Diez millones.”

“¿Han escuchado? Señoras y Señores, ¡el precio de salida es de diez millones¡”

La sala se llenó de emoción y todos los participantes comenzaron a pujar con precios desorbitados.

100 millones, 200 millones, 300 millones, 500 millones, 700 millones, 800 millones, 9, 10, 11, 12, 13, 2.200 millones.

“¡Vendido por 2.250 millones!”

Estuve a punto de caerme de culo ante el asombroso precio.

Sabía que el objeto valía mucho, pero no tenía idea que sería un precio tan ridículamente alto. En el mundo de la clase alta, el elixir era un tesoro que podía ser fácilmente un dios embotellado para ellos.

No lo compran porque piensan utilizarlo, lo compran porque quieren ese sentimiento de tranquilidad.

Sólo con poseerlo, pueden dormir tranquilos por las noches.

“Gracias por esta última gran exposición, le pagaremos en breve, así que por favor espere a que cerremos.”

Salí del escenario.

Me dirigí a un salón pequeño y limpio. En el lugar había una simple mesa y un sofá.

El anfitrión entró en la sala con dos jóvenes y trajo un carrito con el pergaminos de bloqueadores de habilidades, el hada y oro.

“La última exhibición fue una gran oleada de emociones. Se necesitan sorpresas así de vez en cuando. Así que, entrando en materia, ¿puedo restar el importe del hada del precio de venta?”

“Por favor.”

“Muy bien, señor.”

De los 2.250 millones se deducen 1.100 millones y el resto son 1.150 millones.

Originalmente tenía 1.200 millones, así que ahora tengo un poco más de 2.350 millones.

La ridícula cantidad de dinero parece paralizar mis sentidos.

“Ahora, esto es para ti.

Recibí una cesta con el hada dentro.
Dentro había una niña pequeña, de unos 20 centímetros de altura.

Está acurrucada en un rincón, mirándome fijamente, con cara de terror.

Me recuerda a la antigua Kaede.

Me quité la máscara y mostré mi verdadero rostro.

“¿Por qué me miras así?”

“No es nada”

Ahora, ¿qué debemos hacer con esta hada?


Volvimos a la casa y coloqué la cesta sobre la mesa.

Había hecho un contrato amo-esclavo con el hada, y tenía un patrón alrededor de su pecho, cómo el de Kaede.

¡clank!

Abrí la puerta de la cesta.

“Sal, no te voy hacer daño.”

“Los humanos son muy escurridizos… No puedo bajar la guardia.”

Dicho esto, no salió de la canasta.

Tenía un rostro encantador, y su cabello tenía dos coletas de verde claro.

Aún así, vestía una armadura de cuero como un aventurero.

Tiene unas alas transparentes en la espalda. Además de un martillo en su espalda que era aproximadamente del mismo tamaño que ella, era pequeña, pero también podía luchar.

“Te traeré un poco de té ahora.”

“Gracias, Kaede… ¿Tú también quieres?”

“…Uh”

“Kaede, ¿puedes hacer té para los tres?”

Recibí un sí desde la cocina

Sigues siendo muy cautelosa.

No es bueno si no rompes el hielo de alguna manera.

Entonces recordé algo.

“Hoy he comprado unas galletas. ¿Quieres un poco?”

“¡¿Galletas?!”

Estuvo a punto de saltar fuera de la canasta, pero lo reconsideró y volvió rápidamente a la esquina de la canasta.

A diferencia de Kaede cuando la conocí, esta hada está bien en todos los sentidos.

Su expresión cambió mucho.

En cualquier caso, le ofrecí una galleta y la puse en su cesta.

Lo agarró con miedo y corrió a la esquina.

“¡No voy a dejar que te salgas con la tuya!”

“¿Está buena?”

“No está mal… Sabe bien.”

“Qué triste evaluación.”

Kaede se acerca y coloca la taza y se sienta a mi  lado.

También colocó un pequeño cuenco en la cesta.

El hada enfrió su bebida para luego darle un sorbo.

“Por cierto, amo, ¿por qué compró a esta chica?”

“Oí una voz que decía que la ayudara.”

“¿Qué?”

El hada se exaltó.

“¡¿Oíste la oración de Frau?!”

“Bueno, al principio pensé que era una alucinación, pero no lo pareció, y sería una lástima abandonarla, así que hice una oferta.”

El hada saltó de la cesta y se postró frente a mi.

“¡No sabía que era nuestro Señor! ¡Me disculpo por mi grosera actitud!”

“Oye, ¿qué quieres decir con [señor]?”

“Perdone mi descortesía, pero ¿qué raza es usted?”

“Mitad humano, Mitad dragón.”

El hada levanta ambas manos y grita: “¡Sí, oh, oh! ¡Finalmente lo encontré!”

Me pregunto si es posible bajar un poco el volumen de su voz.

Me preocupa que sea una molestia para el vecindario.

“Cielos, ¿tu maestro es un hombre dragón?”

“¿De qué estás hablando ahora?”

Kaede se sorprendió.

¿Acaso el hada tiene habilidades de tasación?

Kaede le respondió: “¡Sí, es mi amo, y es un dragón!” Y así, sus ojos se ensanchan.

¿A qué se debe esta reacción?

¿Qué hay de malo en ser un hombre dragón?

“Amo, por la gran raza, te refieres a los Hombres Dragón, ¿no?”

“¿En serio?”

“¡¿Por qué respondes así?!”

“Por qué no lo sé.”

Yo era un humano, pero mis estadísticas me dicen que soy humano y dragón.

Aunque me dijeran que la gran raza era el Pueblo Dragón, sigue sin tener sentido.

El hada se sentó erguida y cruzó las manos frente a su pecho.
“Me llamo Frau, de la raza de las hadas, y te agradezco que me hayas rescatado de las garras de los humanos.”

“No te preocupes, cancelaré el contrato maestro-esclavo de inmediato. Así que puedes regresar al lugar de donde vienes.”

“No tan rápido, señor. Mi padre, mi madre y mi hermano me culparán si vuelvo a mi ciudad natal después de haber encontrado por fin a nuestro gran maestro. Todos me odiaran, dirán cosas cómo; ¡Esta tonta tabla de cortar no sirve para nada!”

¿A qué se refiere a;  “tabla de cortar”?

Bueno, no le prestaré atención.

Sin embargo, si no quiere que rompa el contrato, entonces debe tener planeado seguirme.

Es difícil contar con las hadas como una fuerza a tener en cuenta.

“¡Quizás no puedas confiar en eso! ¡Soy linda, pero también soy una guerrera que puede pelear muy bien! ¡Superaré lo que sea!”

“Guerrero, ¿qué nivel tienes?”

“¡Treinta!”

Basándonos en su físico, sería equivalente a un humano de nivel 20. Obviamente, el nivel 1 de un dragón no puede perder frente al nivel 1 de un humano.

El tamaño es demasiado diferente en primer lugar. Incluso en el mismo nivel, existe una gran diferencia en la capacidad según el tamaño.

Por cierto, soy un dragón, pero me siento igual que un humano.

No he visto un humano de nivel 300 en primer lugar, así que no puedo compararlo, pero creo que las habilidades básicas son casi las mismas… Tal vez.

“Kyui?”

Pande sale de su sello.

En cuanto ve a Frau, se frota contra ella y parece disfrutarlo.

“Uh… Maestro ¿Qué es esta cosa blanca?”

“Ella es Panda. Es tu nuevo amigo.”

“Kyui!”

Frau y Panda no tardaron en hacerse amigos y volar por la casa.

Traductor de Japones, catador profesional de hentai, programador front-end, y creador de Akumabeast.

error: Content is protected!!