Lucius se encontraba en un lugar muy extraño en el momento que saltó hacia la grieta dimensional. Lo que lo rodeaba era una mezcla de colores púrpura, azul claro, y rosa, tampoco había gravedad. Por lo que ni siquiera sabía si él estaba caminando hacia arriba o hacia abajo. Además, el espacio era tan retorcido que su cuerpo estaba a punto de desgarrarse. Si no fuera por la técnica que endurece su cuerpo cómo el hierro, ya habría estado hecho añicos.

Tras recorrer dicho lugar durante un rato, Lucius encuentra una grieta por la que se filtra la luz.

 Tal vez esa sea la salida.

Convencido tras ese pensamiento, el chico hace un nuevo corte dimensional, haciendo que la grieta se amplié más y se abra un agujero, acto seguido libera una gran cantidad de magia en sus pies, y salta a dicho lugar.

—Esta luz…

La luz se extiende por todo el lugar, haciendo que cubra su campo de visión. Y mientras la luz disminuye gradualmente… lo que Lucius presenció fue el mismo bosque donde había caído por accidente en la prisión infinita.

—¡Eh vuelto…! ¡Lo he logrado…!

Ha sido un largo viaje. Estuvo al borde de la muerte muchas veces, una y otra vez; pero finalmente pudo regresar a su mundo original. Un brillo se refleja en sus ojos, mientras que inhala muy profundo, y luego grita a todo pulmón:

—¡Siiiii!

Lucius no se molesta en reprimir su alegría. Los árboles tiemblan, y los animales pequeños huyen a causa de la fuerte voz. Incluso su capacidad pulmonar está a un nivel inhumano, por lo que su voz fuerte crea una gran onda expansiva.

—El aire es delicioso y me complace ver tantos colores. La prisión infinita era un lugar tan vacío.

El chico está encantado de estar en el mundo real por primera vez en mucho tiempo. Pero no puede quedarse aquí para siempre.

—Ah, no tengo mucho tiempo que perder. Tengo que volver al pueblo primero.

 Me gustaría despedirme del Jefe de la Aldea antes de abandonar el lugar. Es un hombre que me ha dado tanto, y también se ha preocupado por mí.

En el momento que iba a comenzar su viaje de regreso a la aldea, no pudo encontrar por donde había llegado. Hacía trescientos años que Lucius no estaba en este lugar. Así que no es de extrañar que lo haya olvidado.

El chico cruza sus brazos y piensa qué hacer. Torció la cabeza un momento y de repente dijo:

—Lo tengo. Voy subirme a uno de esos árboles para poder ubicarme.

Luego de esa gran idea, Lucius da un salto haciéndolo volar muy alto, pensaba que iba a aterrizar en una de las copas de los árboles, pero calculó mal su aterrizaje, y estuvo volando por todos los árboles.

—Wowow…

Lucius pasó cientos de años entrenando en un espacio vacío, sus habilidades físicas no habían sido estrenadas hasta ahora, por lo cual no supo controlarse. Seguidamente se apresuró a controlar su postura con poder mágico, y luego miró a su alrededor.

—Increíble…

Y ahí estaba, frente a él se extendía un exuberante paisaje verde, a la derecha de su visión, había una enorme masa de agua, que probablemente sea el mar. Y frente a él, un pequeño grupo de edificios se presentaba en todo el lugar, esa es la aldea donde vive Lucius. El chico, en su corazón, sentía que el pueblo era muy pequeño comparado al gran mundo que se le presenta.

—Me pregunto si podré salvar a Tess Onee-chan y Rio.

De ahora en adelante, Lucius tendrá que pensar en una manera de cómo ayudar a sus dos maestros, tratando de encontrar alguna manera; será una misión difícil y complicada, debido a que este mundo es muy grande para alguien tan pequeño. El chico no dejaba de sentirse preocupado, no había nadie en quien pudiera confiar, y tampoco tenía pistas de por donde comenzar.

—Pero no puedo darme por vencido, tengo que hacer algo a toda costa. Ellas están esperando mi regreso.

Lucius dio un gran salto, aterrizando en el suelo, y corrió en dirección a la aldea. Antes se tardaba casi una hora en llegar a este punto del bosque; pero gracias a su entrenamiento, ahora corría cómo el viento, y fue capaz de atravesar todo el bosque en cuestión de minutos.

—Bien, por fin estoy en casa.

Por primera vez en trescientos años, Lucius llegó a la aldea donde nació y creció, se detiene a observar el pueblo con profunda emoción. El pueblo tiene el mismo aspecto desde la última vez que estuvo aquí. Lo cual no era de extrañar, porque simplemente había pasado un año en el mundo real.

—Tengo que escabullirme, si alguien sabe que he regresado, se hará un gran escándalo.

Lucius ha estado desaparecido durante un año, sería completamente razonable que las personas del lugar lo hubieran dado por muerto, así que, si lo vieran llegar al pueblo de repente, todos entrarían en pánico. Por lo cual el chico decidió que lo más asertivo sería permanecer muerto. Así que Lucius fue a su casa en secreto para que los aldeanos no lo encontraran. La pequeña casa de madera estaba un poco deteriorada ya que no tuvo ningún tipo de mantenimiento, lo que le alivió mucho a Lucius encontrar su hogar intacto, ya que todavía no habían tomado decisión de derribarla.

—Estoy en casa.

Después de trescientos años, Lucius vuelve a su casa para despedirse, y empieza a recoger cosas que podrían serle de utilidad. El pobre chico no tenía dinero, y tampoco ropa. No importaba lo fuerte que sea, estaba muy mal equipado y con una fea apariencia.

—Umm… Esto me servirá de ayuda. Ah, y esto también, oh, un mapa, definitivamente necesitaré esto.

Lucius agarró un cuchillo barato, una linterna, un mapa, y algo de dinero que tenía en un cajón. Siguió buscando por todo el lugar algo que fuera de utilidad, pero no tuvo suerte.

—Eso es todo. Realmente me gustaría hacer esto con más calma, pero si me quedo demasiado tiempo, seguramente terminaré cambiando de opinión con respecto a marcharme.

Metió los objetos en un saco de arpillera y salió de la casa. Luego se dirigió a la parte trasera de su casa, donde estaba la tumba de sus padres.

—Hace tiempo que no los visito… Papá, mamá.

La tumba era muy simple, era una gran piedra en el suelo, y lo había arriba de ella era una flor, tal parece que alguien más había venido antes. 

—¿Hmm? ¿Acaso alguien vino a este lugar? No se me ocurre quien pudo haber sido… pero gracias.

Lucius se agacha frente a la tumba y junta las manos, agradecido por la flor que estaba en el lugar.

—Lamento no haber podido visitarlos; pero muchas cosas han pasado, que me impidieron venir… Y ahora tengo que irme de nuevo.

El padre de Lucius había muerto en un accidente antes de que él tuviera edad para recordarlo. Por otra parte, sí recuerda bien a su madre. Fue una mujer que lo dio todo de sí para criar a Lucius ella sola. Pero murió de una enfermedad, siendo joven; debido a todo el esfuerzo realizado por trabajar de más. Así que Lucius conocía muy bien el dolor de perder a un familiar. Por esa razón, decidió que haría todo lo posible para proteger esta vez a su nueva familia.

—La próxima vez que vuelva, les presentaré a mi nueva familia. Sus nombres son Tess y Rio, y ambas son personas muy agradables. Estoy seguro que les agradarán, mamá, papá.

Lucius no pudo evitar imaginar viniendo Tess, Rio y él a visitar la tumba de sus padres. Tal escena hizo que lagrimas brotaran de sus ojos, y rápidamente se apresuró a secarlas con su brazo. Se había prometido no mostrar debilidad frente a sus padres.

—Bien… Es hora de irme.

Dicho eso, Lucius se levanta y se da la vuelta para partir del lugar. Pero en ese momento, alguien se le acerca por detrás.

—¿Lucius…?

Lucius volvió su mirada en dirección hacia la luz, y vio a un anciano arrugado con un bastón. El chico había reconocido a esa persona de inmediato.

—¡Jefe!

El anciano era el jefe de la Aldea de Kebek, su nombre era “Gafard”. Él fue quien se encargó de cuidar a Lucius cuando su madre murió. Lucius se emocionó al ver a su protector, han pasado 300 años desde que no lo veía, aunque para el anciano simplemente fue un año, y parecía haber envejecido considerablemente. Su cintura estaba rota, sus arrugas habían aumentado, y tenía un aspecto demacrado.

—Me alegro volver a verlo… siento haber desaparecido de esa forma.

Los ojos de Lucius vuelven a humedecerse ante el repentino reencuentro. Tiene muchas ganas de llorar y ser consolado por su protector; pero es un acto peligroso, debido a que si llega a concretarse, la idea de querer dejar la aldea desaparecería por completo.

—¡¿Dónde has estado todo este tiempo?!

El jefe de la Aldea se acerca a Lucius con una expresión de preocupación. Al parecer, ha estado angustiado por él hasta el día de hoy.

—Um, he pasado por muchas cosas…

  Tenía muchas ganas de contarle todo lo que había vivido, pero era algo imposible. No es una historia que pueda contarse con facilidad, dudo que llegue a creerme, y aún si llegara a suceder, es muy probablemente que provoque algún tipo de incidente si se entera de que el Rey Demonio y el Rey Dragón, supuestamente muertos, siguen con vida.

Testarossa le había advertido a Lucius ante este hecho. Si se conoce que el Rey Demonio y el Rey Dragón siguen con vida. Podría iniciarse una guerra para traer de vuelta a ambos reyes, llegando a convertirse en una batalla a escala mundial, en el que participarían tanto humanos como bestias por igual. Tanto cómo Testarossa, Rio y Lucius no quieren que algo así suceda. Por ende, Lucius tendrá que asegurarse de ello.

-Bueno, me alegro de que estés bien. Ven, acompáñame, te daré algo caliente para beber.

El jefe de la Aldea le habla a Lucius con una expresión de amabilidad en su rostro. Su bondad impregna el corazón inquieto del chico. Estaba a un paso de aceptar ante esa propuesta, pero apretó los dientes y se abstuvo. Por desgracia, tanto él como el jefe de la Aldea deben separarse ahora. Ya no tiene un futuro en este lugar, y tampoco una vida pacífica. Lo que le espera a Lucius es una vida agitada y peligrosa.

—…Lo siento, jefe. Me tengo que ir.

—¿Irte? ¿Adónde piensas ir? Ni siquiera puedes ir al siguiente pueblo tú solo.

El jefe de la Aldea expresó dichas palabras con un rostro de curiosidad. El antiguo Lucius era débil, así que era natural que el anciano siguiera teniendo esa imagen de él en su mente.

—Está bien, ahora soy más fuerte.

Lucius levanta su mano derecha luego de esas palabras, y crea una bola de fuego en la palma de su mano. El calor cubre toda la zona, y la frente del anciano empieza a sudar al instante, y se quedó asombrado al ver que el pequeño y débil chico que una vez conoció, no podía ni siquiera crear una simple chispa. Por lo que ahora está completamente conmocionado ver tanto poder.

De hecho, Lucius es capaz de usar magia aún más asombrosa que esa, pero si lo hace, probablemente el corazón del anciano puede dejar de latir, por lo que mantuvo su poder mágico al mínimo. Al ver la reacción del anciano, Lucius decide que ya es suficiente y apaga la llama de su mano.

—Gracias por preocuparse por mí. Pero tengo razones por las que me tengo que ir. Gracias por todo.

Lucius inclina la cabeza profundamente. El anciano le palmea suavemente el hombro y dice:

—No sé por lo que has pasado durante todo este tiempo. Pero puedo ver en tus ojos la fuerte determinación que tienes. Es algo que debes cumplir, ¿verdad?

-…

-Entonces no te detendré. Protegeré este lugar, así que no te preocupes y haz lo que tienes que hacer.

—¡Jefe…! Muchas gracias.

Luchando contras las ganas de llorar, Lucius pasó junto al anciano. En la mano del anciano estaba la misma flor que había sido colocada en la tumba, debió haber sido él quien colocó la flor en la tumba de sus padres. Lucius se dio cuenta de ello, y le dio las gracias de nuevo con todo su corazón.

-Cuando salgas del pueblo, ten mucho cuidado. He oído que hay algunos monstruos feroces cerca del lugar últimamente.

-…Gracias.

Con esa última palabra, Lucius se alejó del lugar.


—Te encontré.

Justo cuando estaba a punto de salir de la aldea, Lucius escucha una voz que le resultó muy familiar. Sólo escuchar esa voz hicieron que muchos recuerdos oscuros invadieran su mente. Habría preferido no encontrarse con ella, pero no tenía otra opción. Para que el chico coloque fin a su pasado, debe enfrentarla, por ello se dio la vuelta y respondió ante sus palabras.

—Nos volvemos a encontrar… Elena.

Sus ojos eran tan afilados como los de un ave de rapiña, y su pelo rojizo era tan vivo como el fuego. Era la peor amiga de la infancia que Lucius tuvo.

Había crecido, y ahora era aún más hermosa que antes… Pero su actitud seguía siendo tan mala como siempre. Miró a Lucius de forma intimidatoria con sus ojos penetrantes y afilados.

—Estaba muy preocupada, desapareciste durante un año, Lucius. Pero ahora que has vuelto a la aldea, quieres volver conmigo, ¿verdad? Debería hacerte pedazos como castigo por traicionarme de esa manera… Pero cómo soy alguien muy amable, te perdonaré por todo el daño que me hiciste.

Ese comportamiento grosero y con aires de superioridad hace que Lucius se sienta enfermo. Aunque con el pasar del tiempo, no le resulta más que gracioso volver a tener que pasar por esto. En el pasado no se atrevía a pensar en ello debido al miedo por el que estaba atado, pero ahora que tuvo muchísimo tiempo en la prisión infinita para reflexionar, se siente con la plena confianza de hacerle frente a Elena.

—Veo que sigues siendo la misma de siempre, Elena. ¿Por qué no creces de una vez? ¿Acaso no piensas dejar de ser una niña?

—¿Q—Qué quieres decir con eso…?

Elena se vio sorprendida por el contraataque de Lucius, e inmediatamente frunció el ceño. Era la primera vez que él se enfrentaba a ella en una discusión cara a cara. Al ver la expresión de su rostro, Lucius no puedo evitar reírse, a lo que causó una respuesta contundente por parte de Elena.

—¡¿Acaso quieres provocarme?! ¡¿Tratas de enfrentarte a mí?! Ven aquí, debilucho. ¡Te daré unos buenos azotes para que no vuelvas a faltarme el respeto!

En un taque de rabia, Elena apretó los puños y saltó sobre Lucius, el antiguo Lucius ni siquiera habría podido reaccionar ante los ataques de su maltratadora debido a su falta de talento y aptitudes físicas. Pero las cosas eran diferentes ahora, y por sorpresa de la chica, Lucius atrapo su puño con su mano izquierda. Elena, inconscientemente, había cubierto su puño con magia para que su ataque fuera más poderoso, tanto así, que tal ataque pude haber sido capaz de romper una roca. Sin embargo, Lucius, quien había aprendido el arte del Qigong, era lo suficientemente fuerte como para oponerse a tal ataque con facilidad

—Ugh, imposible… ¿Cómo es que un debilucho cómo tú pudo detener mi ataque?

—Realmente sólo te ves a ti misma, ¿no es así, Elena? Ni siquiera eres capaz de pensar en que otros puedan fortalecerse.

—¡Cállate! ¡Sólo tienes derecho de escuchar todo lo que yo diga!

Elena se enfurece aún más, y procede a atacar a Lucius nuevamente, lanzando golpes salvajemente. Sus ataques eran tan lineal y monótonos que para el chico fue demasiado fácil esquivarlos incluso con los ojos cerrados.

—Ugh… ¡¿Cómo es que mis ataques no asestan?!

Elena estaba muy sorprenda. Es una reacción completamente natural de su parte, ya que pensaba que Lucius seguía siendo el mismo chico débil de antes. Pero para su sorpresa, las cosas eran totalmente opuestas a ese pensamiento. No sólo se había vuelto más fuerte, sino que también fue entrenado por dos seres que eran temibles y muy fuertes.

En el pasado se enojaba cuando Elena se mofaba de él y lo hacía parecer un chico débil y tonto. Pero ahora no siente más que lástima por ella. No tiene intenciones de vengarse de su patética amiga de la infancia, pero… Tiene que vencerla para poner fin a su oscuro pasado.

Lucius, que había estado esquivando los ataques de Elena, aprovechó su momento para acercarse a ella y le dio una patada en la mandíbula cuando estaba completamente indefensa.

—Arte Qigong, ¡Ataque tipo tres, Shiranui!

La técnica que Lucius utilizó fue tan poderosa, que daba la impresión de que en cualquier momento se incendiaría. Tal ataque impactó en la punta de la barbilla de Elena, haciendo que su cabeza se sacudiera a gran velocidad, y cómo resultado sufrió una conmoción cerebral severa, y cayó al suelo en el acto.

—Agh, ¡¿Qué crees qué acabas de hacer, Lucius…?! ¡Tú pequeño enano, levántame! ¡¿Quién te crees para hacerme esto?!

Elena seguía estando tirada en el suelo, pero mantiene su actitud fuerte y dominante. Aunque su cara estaba roja del a vergüenza y rabia, pero era una vergüenza que le exija ponerla de pie cuando fue ella quien inicio el acto de agresión. Lucius se queda observando la situación y exhala con gran fuerza ante el comportamiento de Elena.

—Adiós, Elena. Me iré para siempre, sólo espero que, a partir de ahora, ya no puedas molestar a nadie más.

Con eso dicho, Lucius se aleja de Elena y va en dirección a la salida de la aldea. Mientras Lucius se aleja de ella, Elena murmura palabras de resentimiento.

—Lucius… Definitivamente te haré mío.

Las palabras de Elena, cargadas de un profundo resentimiento, no pudieron llegar a los oídos del chico, que cada vez se alejaba más y más de ella.


—Veamos… ¿Qué tengo que hacer primero? Tess Onee-chan me había dado una serie de instrucciones.

Después de salir de la aldea, Lucius recuerda la pregunta que le hizo antes al Rey Demonio Testarossa.

—Oye, ¿Qué es lo primero que debo de hacer cuando salga de la prisión infinita?

—Primero deberás recopilar información sobre el héroe que nos selló. Solo el héroe debería saber cómo romper este hechizo de sellado.

—Ya veo. Pero los héroes son humanos, ¿verdad? Si es así, hace muchísimos años que ya debió estar muerto. ¿Cómo puedo dar con alguien que ya no está con vida?

A diferencia de los demonios y los dragones, que son especies longevas que viven cientos de años, la raza humana tiene una vida corta. Ni siquiera el héroe, la persona con una fuerza descomunal y sobresaliente comparado a otros humanos, no puede escapar de esa regla. Tras escuchar la pregunta de Lucius, Testarossa se toma el tiempo para pensar un momento, y luego responde a dicha pregunta.

—Esto es una especulación, pero el héroe es alguien que no debería permitir que su linaje desaparezca. Ese hombre debió haber tenido hijos, y los descendientes de dichos hijos deberían haber seguido con esa regla hasta el día de hoy.

—¡Oh, ya veo! ¡¿Entonces debería buscar a los descendientes del héroe?! ¡Eso tiene mucho sentido! ¡Qué inteligente eres, Tess Onee-chan!

—¡Fufu! ¡Exacto! ¡Si llegas a tener dudas, debes preguntarme a mí, a tu Onee-chan! ¡No a Rio!

Y esa fue la conversación que Lucius tuvo con Tesstarosa. Por lo que el chico decide ir a buscar a los descendientes del héroe Ogre. Pero había un problema con ese plan, Lucius creció en una aldea en medio de la nada, no tiene idea de dónde puedan estar los descendientes del héroe. Por lo que primero debe conseguir dicha información.

—Um… Supongo que lo más lógico sería ir a la Capital. El pueblo de Kebek, donde nació y creció Lucius, está situado en la parte oriental del continente conocidamente como “Kitarika”. Y el que gobierna toda esa zona es el Reino de Exador. La distancia entre el pueblo de Kebek y la capital de Exadria está a tres días de viaje en carruaje.  La capital es uno de los países más grandes del continente de Kitarika, y en ella se reúnen muchas personas del

país y del extranjero. Seguro que, si va ese lugar, podrá encontrar información sobre los descendientes del héroe.

—¡Bien, vamos allí!

Y así fue como el chico, Lucius Vardy, comienza su épica aventura.


—Um, estoy perdido.

Una hora después de que Lucius comenzó su viaje, se había perdido.

—Jumm, este es el norte, ¿verdad? Así que esto de aquí debería ser el este…

Lucius no dejaba de preguntarse a que dirección ir mientras le daba vuelta al mapa en todas direcciones, pero no conseguía aclarar sus dudas.

—Ah. Creo que debí haberle preguntado al jefe de la Aldea cómo llegar a la capital en primer lugar.

El chico se sentía tan animado, que salió de la aldea corriendo por la carretera sin siquiera prestar atención a donde se dirigía, y este fue el resultado.

—¿Qué debo hacer ahora? Me gustaría poder volver a la aldea, pero me olvidé por dónde vine.

Lucius estaba angustiado por su situación, y su cabeza no paraba de darle vueltas mientras pensaba en una salida. Tras una breve pausa, se le ocurre una gran idea.

-Si utilizo la detección mágica podré ser capaz de encontrar la capital, es un lugar donde hay muchas personas, ¿verdad? Si es así, debe haber un gran cumulo de magia en dicho lugar. ¡Detección mágica activado!

La imagen de la expansión de los órganos de los sentidos, eso es lo que Testarossa le enseñó a Lucius sobre la detección de magia. Testarossa le había dicho a Lucius que sólo unas pocas personas eran capaces de detectar la magia, y especialmente en una zona tan amplia en la que él estaba. Al pobre chico le costó más de cien años poder utilizar esta habilidad, pero tras trescientos años de entrenamiento, el poder mágico y la detección de Lucius, había alcanzado el nivel más alto de la historia de la humanidad.

Lucius está convencido de que podrá encontrar la capital con este método, así que se concentra aún más por conseguir un gran cumulo de magia en la zona. Al cabo de uno minutos, el chico encontró algunas reacciones mágicas cerca, pero sólo era poco más de cien personas. La capital debe ser un lugar donde haya más gente, por lo que probablemente ese sea un pequeño pueblo. Con eso en mente, Lucius no se rinde, y amplia más el rango de detección, y de pronto, detecta una gran cantidad de reacciones mágicas.

—Wow, ¡esa sí es una cantidad enorme! ¡Definitivamente esa es la capital! Es imposible que un pueblo llegue a tener tal cantidad de personas. ¡Muy bien, me dirigiré a ese lugar!

De esta manera, un animado Lucius avanzó por el sendero. Pero, por alguna razón, se detuvo en seco, se dio la vuelta y habló hacia el denso bosque.

—Muéstrate, sé que estás ahí.

Al momento siguiente, una norme sombra aparece desde el bosque, derribando los árboles a su paso. La verdadera identidad del monstruo que aparece frente a Lucius no es más que un enorme oso demoniaco. Su pelaje es negro y áspero, sus garras y colmillos son tan afilados y grandes como espadas. Sus ojos están ensangrentados y la baba cae de su boca. El nombre de esta poderosa bestia es “Killer Bear”.

Como su nombre indica, es una bestia demoniaca conocido por su ferocidad. La dificultad para derrotarlo es de rango B. Se necesitan varios guerreros experimentados para derrotarlo cuando es solicitado por un gremio. En otras palabras, un simple aldeano o hasta incluso cientos de ellos no son rivales para la bestia.

—Tú debes ser de quien hablaba el jefe de la Aldea cuando dijo que había un monstruo muy peligroso rondando cerca, ¿Verdad? Eres mucho más fuerte que la mayoría de las bestias demoniacas que hay por estas tierras.

Los osos miden unos cinco metros de largo, y no hay nada parecido a este monstruo por aquí cerca. Probablemente estaba deambulando en busca de comida cuando llegó a este lugar.

–¡Guuuurrr…!

El Killer Bear está tan hambriento que amenaza a Lucius con su gran rugido babeante. Sin embargo, el chico no tenía intención de dejarse derrotar en un lugar como este. Podría huir, y dejar al animal en paz, pero eso significaría que su pueblo natal, Kebek, sería atacado por un peligroso monstruo. Y no puede permitir que algo cómo eso ocurra, por ello, tiene que derrotarlo aquí y ahora.

–¡Guurrrr…!

El oso ataca a Lucius con sus garras, a la vez que ruge con una voz ensordecedora. Las garras eran tan peligrosas que eran capaz de romper fácilmente un árbol, por lo que un impacto de ellas hacia un humano, haría que éste muera en el instante. E incluso si trataran de evitarlo, sus ataques son tan rápidos que ninguna persona normal podría reaccionar a tiempo.

Sin embargo, la capacidad física y la velocidad de reacción de Lucius había crecido tanto que superaba incluso a la bestia demoníaca. Aprovechando su fuerza física, Lucius acorta distancia con el animal más rápido de que el monstruo sacude sus garras, se mete entre su pecho y lo golpea muy fuerte con su puño. Su golpe fue de tal magnitud, que podría equipararse al de un meteorito chocando contra la tierra, el cuerpo del Killer Bear tiembla ante el impacto, las garras de sus pies se perforan en el suelo, cómo si el animal estuviera resistiéndose ante la fuerza de su adversario… Pero esa resistencia no duró mucho, y al momento siguiente salió despedido con gran fuerza y se estrelló contra una roca cercana.

Un momento después, un rugido se oye a lo lejos, era el oso quien estaba gravemente herido, acto seguido, dejó de moverse. Lucius se sintió aliviado al ver eso, está seguro que ese rugido hará que otras bestias demoniacas no quieran acercarse por aquí, lo que significa que las aldeas humanas estarán fuera de peligro.

-Me las arreglé para derribarlo de un solo golpe. Nunca he estado en una pelea real antes, debo admitir que estaba muy nervioso. Los ataques del Killer Bear ciertamente fueron muy rápidos, pero el Lucius actual podía manejar un ataque cómo ese con mucha facilidad. Después de todo, ha estado bajo ataques constantes por

parte de Rio, el Rey Dragón, ataques que eran potencialmente más peligrosos comparados con el de un animal cómo este.

—¡Bien! Es hora de seguir con el viaje.

Con las altas expectativas por encontrarse pronto con la capital, Lucius reanuda su viaje.


La distancia entre el pueblo y la capital es tan grande que se necesitarían tres días en carruaje para llegar. Por ende, caminar tomaría el doble de tiempo, aunque eso no era un problema para Lucius. Existen técnicas del Qigong que pueden utilizarse para mejorar la capacidad física del cuerpo. Cómo, por ejemplo, el fortalecimiento del mismo, aunque existen efectos secundarios, ya que el cuerpo se somete a una gran tensión constante por esta habilidad, podría provocar lesiones y dolores musculares. Esto es algo natural ya que los músculos están en constante movimiento debido al poder mágico. Sin embargo, no hay necesidad de preocuparse porque el Qigong fortalece el cuerpo en sí.

—Arte Qigong… ¡Piernas voladoras!

Se trata de una técnica en la que se concentra la energía en las piernas, haciendo que la fuerza de los músculos aumente explosivamente, a la vez que aligera el cuerpo y haciéndolo sentir cómo si tuviera alas en la espalda. A la vez que usaba su poder, Lucius atravesó todo el campo de un solo impulso.

-¡Esto es increíble! El paisaje pasa en un instante frente a mí solo con correr ligeramente. Antes veía el mismo espacio de color blanco a diario, pero ver todos estos colores y la naturaleza frente a mí, se siente tan liberador.

Árboles, lagos, animales, montañas y una colorida naturaleza aparecen y desaparecen ante los ojos de Lucius mientras corre hacia su destino. Los pájaros y los animales miran asombrados como Lucius corre a gran velocidad. Nunca se habría imaginado que correr podía ser tan divertido, debido a que siempre se agotaba muy rápido luego de unos pocos metros de hacer ejercicio.

Luego de un par de horas, Lucius ya había arribado a la capital, llegó con mucho tiempo de sobra, ya que aún era de día.

—Jaja, creo que me he dejado llevar un poco.

Lucius había planeado quedarse en el campo al menos un día, pero se había emocionado tanto de estar corriendo, que perdió la noción del tiempo y ni siquiera se había dado cuenta de lo rápido que estaba yendo. Fueron aproximadamente dos horas de viaje, y el sol está en su punto más alto.

Una vez llegado a dicho lugar. Lucius se encuentra con dos grandes puertas que parecen ser la entrada.

—Hay mucha gente, supongo que esta es la entrada. Luego de haberse aproximado a las puertas, se encontró con una fila de unas diez personas, la mayoría eran aventureros con armaduras de cuero y espadas en la cintura, otros eran mercaderes con carruajes llenos de mercancías, y un número reducido eran personas comunes y corrientes.

Los guardias quienes estaban en la puerta vestían una armadura de plata, en cuanto los observaba de cerca, tenían grabado el emblema del Reino de Exador en su pecho.

—¡El siguiente en la fila, de un paso adelante!

Un guardia de mediana edad con una lanza llama a la gente de la fila. Lucius se puso en la cola al final de la misma, preguntándose qué tipo de controles iban a hacer. El control por parte de los soldados fue sencillo y la fila fluyó rápidamente. Parecía que el turno de Lucius llegaría pronto.

Se encontraba muy emocionado de poder entrar la capital y explorar todo el lugar. Pero las siguientes palabras del guardia cambiaron por completo la expresión de su rostro.

—Necesito ver los documentos de inmigración.

Tras esas palabras, una de las personas con apariencia de aventurero saca un papel de su bolsillo y se lo entrega al guardia, a lo que este procede a corroborar la información cuidadosamente.

—Toda está en orden, puedes entrar.

Acto seguido, el aventurero entró a la capital y luego llamó a la siguiente persona de la fila. Lucius no puede evitar sentirse angustiado después de presenciar tal acto.

—…¿Eh? ¿En serio necesito ese papel para entrar? ¡Nunca había oído hablar de algo así! ¡Tess Onee-chan tampoco me lo advirtió!

En la época de Testarossa no existía este sistema, así que era natural que no lo conociera, pero eso no era una excusa ahora.

—Uh, ¡¿Qué voy a hacer ahora?!

Lucius se ve sacudido por la repentina emergencia, por ello intenta pensar en una salida, pero estaba tan preocupado que su cerebro no lo ayudó con ninguna idea.

—¡Siguiente!

La fila seguía avanzando cada vez más de prisa, y Lucius se encontraba entre la espada y la pared con cada paso que daba. En su cabeza el pensamiento de; “¿qué me harán si no tengo un documento para entrar? ¿Me meterán en la cárcel?” lo invadió por completo. Sudor frío recorrió su espalda mientras imaginaba lo peor. En el peor de los casos, podrá escapar fácilmente de la cárcel, pero si llega a realizar tal acto, podría convertirse en un hombre buscado por toda la nación.

—¿Y si robo los papeles de inmigración de otra persona…? No, eso es una locura, no puedo hacer algo cómo eso.

Por un momento, Lucius tiene pensamientos malévolos en su mente. Pero luego recapacita. Si se convierte en un criminal a su edad, nunca podrá volver a dirigirse hacia sus padres muertos.

—¡Siguiente!

—¡Ah, sí!

Mientras Lucius se aproxima al frente, le invaden pensamientos cómo; “¿Qué debo hacer? No se me ha ocurrido nada todavía…” Se detiene ante el guardia, y su corazón palpita fuertemente, el hombre se queda observando a Lucius con una expresión de duda en su rostro. El pobre chico no dejaba de estar nervioso mientras seguía preguntándose que debía hacer, ya que la inusual mirada del guardia hacía que Lucius se pusiera todo rígido.

Luego de observarlo por un momento, el guardia rompe el silencio.

—Oye, ¿acaso eres de los que vienen a realizar la prueba para entrar a la Academia de Magia?

—…¿Eh?

Lucius se queda confundido ante la pregunta del hombre, ¿Academia de Magia? Era algo que el chico nunca había escuchado, eran palabras desconocidas para él.

—Um, la Academia de Magia…

—¡¿Entonces qué haces aquí?! ¡Date prisa, los exámenes están a punto de empezar! ¡Aún estás a tiempo!

El guardia trata de empujar al confundido Lucius dentro de la capital, el chico todavía sigue sin entender lo que está ocurriendo, por lo que decide seguir la corriente.

—¿Eh? ¿Está seguro que puedo entrar?

—¡Por supuesto! ¡Date prisa y ve al centro de pruebas, está justo delante!

—¡Wow!

Sin ser consciente de lo que ocurre, Lucius es llevado a través de las puertas.

—¡Buena suerte, chico! ¡Espero que te vaya bien en tu prueba!

El guardia le dedica una sonrisa a Lucius y le levanta el pulgar. El confundido chico sigue sin entender lo que estaba ocurriendo. Pero lo importante ahora, es que fue capaz de ingresar en la capital con facilidad

—¡Increíble…! Nunca imaginé que fuera posible que tantas personas vivieran en un solo lugar.

Personas… personas por todas partes, a donde quiera que Lucius miraba, veía a muchas personas caminando entre sí, era tanta información para sus ojos que le costaba procesar toda la situación.

—Había oído historias acerca de este lugar, pero esto es incluso mejor de lo que había imaginado. Me estoy mareando con sólo mirarlo.

Casi tambaleándose por la cantidad de gente, Lucius sigue observando los alrededores. Luego de haber cruzado la puerta principal, se encontró con una plaza de la que partía un gran camino en tres direcciones. Había un letrero cerca que indicaba la dirección de cada camino, uno lo dirigiría al distrito comercial, el otro al distrito residencial, y el ultimo lo llevaría al distrito escolar.

En ese momento, Lucius pensó que el camino al que lo llevaría a la Academia Mágica sería el del distrito escolar. Y si ha de creer en las palabras del guardia, entonces el examen de ingreso debería estar teniendo lugar ahora mismo.

—Admiro la escuela, pero no es lo mío.

Lucius se imaginó dicha situación, un lugar donde se divertiría mucho, donde también haría muchos amigos, a la vez que estudia, aprende y juega. Sin embargo, ahora tiene una prioridad mayor que esa. Por ende, el chico debe reprimir su emoción y ser paciente.

—Bien, en primer lugar, tengo que reunir información. La forma más rápida de obtenerla es yendo a un bar.

Una escena habitual en las historias, donde el protagonista va a un bar, y escucha valiosa información proviniendo de un borracho sentado en una esquina, o directamente en la barra del establecimiento. Fue una idea espectacular en su cabeza, pero había un problema. Y es que Lucius sigue siendo un niño, y por su edad, sería imposible entrar en dicho lugar, y aunque lograra una manera de hacerlo, nadie lo tomaría en serio.

—Um… Tal vez pueda tener oportunidad en un gremio de aventureros…

El gremio de aventureros, cómo su nombre indica, es una organización a los que pertenecen ciertas personas que viven de viajar por el mundo, derrotar monstruos, explorar mazmorras y enfrentarse a misiones peligrosas a cambio de fama y dinero. Si logra ir a dicho edifico, es probable que consiga información de dichas personas. Y cómo los niños también pueden convertirse en aventurero, era más fácil para Lucius entrar a dicho lugar de manera más discreta que en una taberna. Además, podría ser buena idea que se una al gremio como aventurero.

Si se convierte en aventurero, le será mucho más fácil conseguir el permiso para entrar en otros países a la vez que gana dinero. Es cómo matar a dos pájaros de un tiro. Eso es lo que pensó Lucius, y se dijo a sí mismo; “¡Está decidido! ¡Me convertiré en aventurero!”.

Lucius siempre había tenido un fuerte deseo de ser aventurero. Era una pena que no pudiera ingresar en la escuela, pero si logra convertirse en aventurero, tampoco sería algo de lo que pudiera arrepentirse. Su siguiente destino era el gremio de aventurero, por lo que Lucius procede a dirigirse hacia el distrito comercial, pero en el momento que está a punto de dar su primer gran paso… alguien agarra su brazo por detrás.

Lucius se sorprendió ante inesperada situación, y se dio la vuelta para ver a la persona desconocida que le sujetaba del brazo. Quien resultó ser una ancianita, sus ojos se encontraron los de Lucius, y le habló de una forma tan familiar cómo si se hubieran conocido desde antes.

—Oye niño, ¿te has perdido? ¡La Academia de Magia está de aquí lado! ¡Aún no es demasiado tarde para que puedas aplicar a la prueba!

—¿Eh? ¿Qué?

Lucius estaba muy confundido, tal parece que la mujer, al igual que el guardia, han confundido al chico con un estudiante que está haciendo el examen de ingreso.

—No, no… Yo no voy a…

—Sé que tienes miedo de fracasar, pero no puedes huir para siempre. Vamos, esta Oba-chan irá contigo.

—¡Espera! ¡Déjeme ir Oba-chan…! ¡Uhg! ¡¿Cómo es que tienes tanta fuerza…?!

Lucius intentó resistirse, pero la Oba-chan era muy fuerte como para que pudiera liberarse de él, así que arrastró al chico por las calles del distrito escolar.

—Uh… me pregunto qué es lo que pasará ahora…

Lucius, quien había renunciado a resistirse ante la Oba-chan, pensó en voz alta sobre lo que le esperaba…


La Real Academia de Magia Frey. Es el nombre oficial de este instituto, este lugar abarca un 20% de las tierras de la capital, lo cual podría calificarse como una pequeña ciudad dentro de otra mucha más grande. La Academia tiene más de tres mil estudiantes, más que cualquier otra escuela del continente.

La razón por la que el reino pone tanto esfuerzo y dedicación en esta escuela, es porque desconfía del estado militar, el famoso “Imperio”.  El Reino y el Imperio llevan mucho tiempo en malos términos, y a menudo se enzarzan en escaramuzas, toman y pierden territorios constantemente.

Durante años, los dos bandos han sido capaces de mantenerse a raya sin causar grandes bajas, pero según las historias que se dicen por la capital, ese equilibrio está empezando a romperse. Y eso son malas noticias para el Reino. Debido a esas razones, el Rey de Exador se ha preparado ante esta futura catástrofe, y ha creado una escuela para reunir y alimentar a los niños con grandes talentos. Por supuesto, los estudiantes con las mejores notas serían contratados por el Reino al graduarse.

Para atraer a los mejores estudiantes, el reino proporciona la matrícula y los gatos de manutención a los que tienen excelentes calificaciones. Por lo tanto, una gran cantidad de solicitantes de admisión se ven inundados de todas partes del reino, incluido del extranjero, así que se celebran unos exámenes rigurosos y bien planificado para evaluar sus habilidades. Esta era toda la información que Oba-chan le decía a Lucius mientras lo arrastraba hasta la Academia.

—Bien, ya hemos llegado. Este es el centro de pruebas.

Lucius fue llevado a una plaza que estaba repleta de personas. La mayoría eran niños y niñas de su misma edad, todos deben ser estudiantes que se preparaban para los exámenes. Se puede presenciar el entusiasmo que hay en esta prueba.

La oba-chan vio a Lucius con una expresión de confusión, por lo que pensó que estaba asustado por el examen, así que se despidió alegremente de él.

—Mucha suerte en tu examen, ve y completa cada prueba dando lo mejor de ti.

La anciana le dio una palmadita en la espalda y lo obliga a entrar a la sala de pruebas. Cuando Lucius se giró, vio a la señora agitando la mano con un rostro sonriente.

—Oh bueno, supongo que no tengo otra opción más que intentarlo. Después de todo, fue gracias a la Academia que pude entrar en este lugar.

Lucius se dirigió a la recepción, y rellenó toda la información del formulario. Para garantizar que el mayor número de personas pudiera realizar la prueba, no era necesario pasar por un procedimiento complicado para participar. Puedes hacer el examen independientemente de tu nacionalidad o raza si tienes entre 10 y 16 años, y no hay que pagar por el examen.

Lucius se sintió aliviado cuando vio que ni siquiera le pidieron documentos de inmigración. La persona de la recepción que parecía ser un empleado de la escuela, registró a Lucius y le dio una etiqueta con un número para los examinadores.

—Tu número es el 379. Llegaste justo a tiempo, estábamos a punto de cerrar. ¿Acaso te has quedado dormido?

—Jajaja… Algo así.

—Ya veo… Ten cuidado la próxima vez. Dirígete a aquel lugar, procederán a realizarte una prueba de aptitud mágica.

Tras esas palabras, Lucius se dirigió a la sala de aptitudes mágicas que hay junto al mostrador de recepción. Allí, los alumnos disparan magia por turnos y golpean dianas redondas que se alejan flotando. El objetivo parece flotar por arte de magia, hay objetivos que se detienen en el acto, y otras están que permanecen en constante movimiento. Mientras Lucius se acerca a dicho lugar, alguien que parece ser el examinador de esta prueba le habla.

-Hmm, ¿así que tú eres el próximo estudiante? Bien, esto es lo que harás, tienes que atacar esa diana con magia, así evaluaremos qué tan bien se te da dicha habilidad. Puedes usar cualquier magia que desees. Sólo tienes que destruir tantos objetivos como sea posible dentro del límite de tiempo.

Hay diez objetivos a una distancia de unos 30 metros. Los estudiantes intentaron desesperadamente destruir los objetivos con bolas de fuego y cuchillas de viento, pero la mayoría no lograron alcanzar dicho objetivo o simplemente se estrellaron contra el suelo antes de llegar. Por lo que Lucius se percató que solamente un número muy limitado llegaron a romper siquiera uno de las dianas.

—Qué desperdicio… todos aquí tienen mucho más talento que yo, pero no saben cómo usar la magia en lo absoluto.

Incluso con la magia del mismo rango, el poder es tan diferente como el cielo y la tierra dependiendo de la habilidad del usuario. En comparación con la magia de Lucius, que aprendió a hacer magia desde los fundamentos del Rey Demonio Testarossa. La magia de los estudiantes era todo espectáculo y nada de sustancia. No deben haber tenido buenos maestros, pensó el chico.

El examinador procede a llamar a Lucius.

—¡Siguiente! ¡Lucius Vardy!

—¡Aquí!

Lucius se acerca y toma posición. Tras ser confirmado por su presencial, el examinador utiliza magia para hacer levitar un objetivo en la distancia a la vez que empieza a moverlo de forma errática. Los alumnos que ya han realizado la prueba y los que están a punto de hacerla, no están interesados en lo absoluto por la magia que Lucius está por utilizar, debido a que con la ropa harapienta que lleva puesta, deja en claro que viene de un pueblo, y no es de extrañar que todos a su alrededor sientan algo de desprecio por él.

Siendo honestos, Lucius había pensado que podría ser capaz de salirse con la suya en este tipo de pruebas, pero cuando llegó aquí, y vio que los otros estudiantes lo miraban fijamente, cambió de opinión. Sabía que tomar atajos aquí sería deshora a sus dos maestros. Lucius no es un tonto, sabe que sus habilidades son muy superiores al de todas las personas presentes en el lugar, por ello decide realizar todas las pruebas dando todo de sí. En sus pensamientos, sabía que era la forma más adecuada de recompensar a sus amos.

—¡Super Flame!

Una enorme bola de fuego de unos seis metros de diámetro se genera de sus manos extendidas. La bola de fuego avanza mientras raspa el suelo y golpea el objetivo. Tras ese impacto, se desencadena una gran explosión que quema el lugar donde estaba el objetivo, generando mucho calor a la vez que se propaga el fuego tras las ondas debido al choque. La sacudida fue tan fuerte que toda la sala de exámenes tembló, y los estudiantes entraron en pánico ya que pensaron que había sido un terremoto. Algunos de los estudiantes que observaban atentamente a Lucius, se quedaron tan sorprendidos que incluso llegaron a desmayarse.

La mayoría de los estudiantes que tuvieron la suerte de no perder el conocimiento, se quedaron atónitos ante la magia de Lucius.

—Wow… ¿Qué clase de magia fue esa? ¡Miren! El humo se está dispersando.

Luego de que uno de los estudiantes expresara su asombro, el humo que había estado danzando en el aire comenzó a disminuir, revelando el lugar donde la magia de Lucius había impactado. Lo que se reveló frente a los ojos de todo, fue un enorme cráter que se formó en el suelo. Era como si hubiera caído un meteorito. El suelo excavado está al rojo vivo y todavía irradia calor. Los estudiantes que imaginaban su poder se horrorizaban y sentían un escalofrío que les recorría la espalda.

Y por supuesto, ninguno de los diez objetivos que había en el lugar lograron sobrevivir.

—Ah… Creo que eso está bien por ahora…

Lucius se sintió satisfecho con su hechizo, pero en su mente tiene la duda de que tal vez se excedió un poco. Aunque tiene la confianza de que obtendrá la puntuación máxima en la prueba.

—¿Qué tal lo hice, Examinador-san?

Lucius se dirigió hacia el examinador luego de sus palabras. Sin embargo, el examinador no reaccionó.

—¿Examinador-san? ¿Me está escuchando…?

—….

El examinador se encontraba completamente desmayado y con los ojos en blanco.


[Una entrevista en el futuro]

—Demos inicio con esta entrevista. Entonces, Regus-san. ¿Puede contarnos cómo fue su primer encuentro con él?

—Sí, nunca olvidaré que era el día del examen de ingreso a la Academia de Magia. Ya casi estábamos concluyendo con todos los examinados, pero de pronto, ese chico apareció de la nada. Tenía un aspecto normal y corriente. Incluso sentí que era un poco confiable.

—Eso es realmente sorprendente. Entonces, ¿En qué momento usted se dio cuenta de su anomalía?

—Poco tiempo después. Yo era el examinador de aptitudes mágicas y, para mi sorpresa. ¡Ese niño usó una magia superlativa! ¿Puede creerlo?

—Espera, ¿Te refieres a magia del más alto nivel? Es difícil de creer que un niño haya podido utilizar un hechizo que sólo dominan unas pocas personas en el país.

—Sí, así es, incluso yo, que soy un maestro, sólo puedo usar una magia de nivel medio, estoy dos niveles por debajo de él. Es algo vergonzoso para ser honesto.

—Sin duda es una historia interesante de escuchar. Debe ser un estudiante legendario. ¿Y qué hizo después de haber concretado con sus exámenes?

—…

—¿Regus-sensei?

—No lo sé.

—¡¿Cómo que no lo sabes?!

—…Estaba muy sorprendido de su magia, y como resultado me desmayé.

—…Bien, esto será todo por ahora.


—¡Examinador-san! ¿Se encuentra bien?

Lucius se preocupa ante la complicada situación en la que se encuentra el examinador Regus, quien tiene los ojos en blanco. Sin embargo, este ya había quedado completamente inconsciente cuando fue sorprendido por el impacto y el sonido generado de la explosión mágica “Super Flame.”

El chico siguiendo sacudiéndolo y llamándolo varias veces, pero lamentablemente, el examinador no mostró signos de recuperar la conciencia. Sin saber que hacer, Lucius habló con otro examinador que estaba cerca y le explicó la situación.

—L—Lo siento. El examinador a cargo se desmayó. ¿Significa que estoy descalificado…?

—¿Hm? ¿Descalificado?

El examinador con quien estaba hablando Lucius se vio sorprendido por las palabras del chico. Nadie, ni siquiera los profesores más experimentados de la academia podían utilizar esa magia.

El examinador se sintió bastante orgulloso de sí mismo por no haber huido ante alguien que podía utilizar semejante magia.

—Eh, no no… no creo que estés descalificado por algo así. Veamos… puedes proceder a realizar la siguiente prueba, yo me encargaré del examinador desmayado.

El rostro de Lucius se ilumina tras escuchar esas palabras.

—Muchas gracias. Cuando se despierte, por favor, dile que me disculpe por haberlo asustado.

Inclinó la cabeza y se dirigió a la siguiente sala de examen. El examinador lo observa y murmura.

—Los estudiantes de primer año son demasiado peligrosos…


En las siguientes pruebas, Lucius siguió obteniendo resultados fenomenales en los exámenes.

Dio un puñetazo y destrozó la máquina de golpes que medía la fuerza física. Y por si eso fuera poco, hizo explotar otra máquina que mide el poder mágico de los estudiantes, provocando que varios examinadores también quedasen aturdidos.

El examen escrito, Lucius no tenía conocimiento acerca de las historias recientes, pero pudo responder muchas preguntas relacionada a la historia antigua, ya que esta información la tuvo de primera mano de la misma Testarossa.

Pero fue la prueba de conocimiento mágico lo que provocó revuelo entre los examinadores. Estos profesores nunca habían visto ni oído hablar de acerca de muchas teorías escritas en la prueba de Lucius, lo que desembocó un caos entre ellos.

Dado a este evento totalmente inesperado, los examinadores estaban ocupado tratando de demostrar que las teorías escritas en el examen eran correctas. Sin embargo, es imposible demostrar la teoría de Lucius en poco tiempo, por lo que los resultados de las pruebas tuvieron que esperar.

Por otra parte, entre bastidores, el examinador encargado de la prueba insistió absolutamente en que Lucius fuera admitido en la Academia.

Mientras tanto, corría el rumor, no sólo entre los examinadores, sino también entre los alumnos, de que había un estudiante que era realmente bueno en el examen.

—T—Todos están observándome…

A Lucius se le pone la piel de gallina con todas las miradas curiosas que recibe. El chico comenzó a creer que fue demasiado obvio con su poder, lo que provocó que el resto de los estudiantes lo miraran con envidia y asombro.

Pero debido a su monstruosa fuerza, nadie se atrevía a acercársele.

—Oye, habla con él.

—No, ve tú.

Los chicos alrededor comenzaban a empujarse entre sí para que alguien se acercase al extraño chico. Sin embargo, uno de los estudiantes se acerca y habla con Lucius.

—Hola. ¿Puedo hablar contigo un minuto?

—¿Eh? ¿Te refieres a mí?

—Sí, tú.

Era un hermoso joven de pelo rubio deslumbrante quien se acercó al chico. Tiene unos bonitos ojos verdes y una nariz bien perfilada. Parecía ser la definición de un chico perfecto.

—H—Hola. Me llamo Lucius, es un placer conocerte.

—Fufu, eres alguien muy amable. Mi nombre es Yuri, encantado de conocerte.

Yuri responde, y con un movimiento fluido, ofrece su mano para estrechar la de Lucius. Lucius, quien no está acostumbrado a este tipo de cosas, parecía estar un poco avergonzado.

—Fufu, no tienes por qué ser tan formal, aquí todos tenemos el mismo estatus.

—S—Sí, tienes razón. Umm… Yuri-kun, ¿Por qué quieres hablar conmigo?

—No es necesario el honorifico, Lucius. Soy más feliz si me tratas como a tu igual.

—Ummm, Y-Yuri…

—Mucho mejor.

Yuri asiente con la cabeza en señal de satisfacción y sonríe mostrando su perfecta sonrisa. Era un poder tan destructivo que provocaría cierta cobardía ante la heterosexualidad de Lucius.

Una sonrisa así haría que cualquier chica callera en sus pies.

—Bien, para responder a tu duda sobre por qué estoy hablando contigo. La razón es simple, un examinado que apareció de la nada está teniendo resultados realmente poco comunes en las pruebas. Incluso si no fueras tú ese chico, apuesto que sentirías curiosidad por saber cómo es. ¿Verdad?

—Oh…

Tras esas palabras, Lucius reafirma su preocupación. Ha ido demasiado lejos realizando las pruebas.

Se había dejado llevar, y su objetivo de no destacar en lo absoluto se vio comprometido ante las pruebas realizada. Pero en la defensa de Lucius, el chico sintió mucho placer y diversión al ver las reacciones de los otros examinados ante sus habilidades, por lo que decidió ir a por todas.

—Pensé que esa chica iba a tener los mejores resultados de este año. Pero nunca imaginé que un chico con una habilidad asombrosa como tú llegaría a este lugar.

—¿Esa chica…? ¿Hay alguien más que también sacó notas sobresalientes?

—¿Aún no te has enterado, Lucius? Todo el país está hablando de ello ahora.

La pregunta que Yuri le hace a Lucius deja al chico en completo asombro. Aparentemente, esa persona de la que habla es muy famosa.

—Eh, bueno, la verdad es que he llegado hace poco a la capital… Y no estoy completamente informado.

Lucius se avergüenza un poco, tras esas palabras, Yuri piensa y luego murmura en voz baja.

—Acaba de llegar a la capital. Ya veo… por eso no está enterado de nada. Pero, ¿por qué ha venido a este lugar? Y ni siquiera intentó ocultar sus poderes. Aunque, no parece ser un mal tipo, pero debo tener cuidado…

—¿Yuri? ¿Ocurre algo?

Lucius estaba preocupado por Yuri, quien estaba perdido en sus pensamientos. Cuando Yuri le habla, deja de pensar y se vuelve hacia Lucius.

—Sí, sólo estaba hablando conmigo mismo. Lo siento, supongo que quieres oír de ella, ¿Verdad?

—Sí, ¿Cómo es ella? ¿Realmente es tan fuerte?

Preguntó Lucius con mucha curiosidad. Pensó que, si era realmente fuerte, le encantaría poder pelear contra ella.

A Lucius no es alguien que le agrade la violencia, pero estaba dispuesto a probar el poder de las personas que podrían ser igual de fuertes que él. Cada vez que tiene la oportunidad de mostrar los frutos de su entrenamiento, no puede evitar emocionarse.

—Esa chica es una persona realmente fuerte. Aunque todavía es menor de edad, la fuerza bruta y el poder mágico de un adulto no es equiparable al de ella.

—¡Wow! ¡Eso suena genial! ¿Es descendiente de un demonio o algo así?

—Fufu, pues te sorprenderás al escucharlo, ella… Es descendiente del legendario héroe Ogre.

En el momento en que escuchó esas palabras, Lucius se congeló como si el tiempo se hubiera detenido.

—La descendiente del héroe… ¿Está aquí…?

El chico se sorprendió, y al mismo tiempo un sentimiento oscuro empezó a brotar de su interior.

El odio, la ira, y otras emociones que normalmente no se asocian con Lucius se agitaban en su cuerpo, por lo que trato de calmarse lo más rápido que pudo mientras ahogaba todos esos sentimientos oscuros.

Pero no era de extrañar que el chico se encuentre en tal estado, después de todo, era el héroe quien había sellado a las dos personas más preciadas que tenía en su vida.

Muy dentro de sí, sabía que los descendientes no eran responsables de lo que había sucedido, por lo que no puede descargar toda su ira en ella.

El chico respiró profundamente, trató de mantener sus emociones bajo control, y le hizo una pregunta a Yuri, a la vez que trataba de mantener la compostura.

—Entonces, ¿Qué clase de persona es la descendiente del héroe…?

—¿Hmm? ¿Tan interesado estás en ella? Bueno, supongo que es comprensible, ya que el legendario Ogre es una figura con la que todo niño sueña al menos una vez en su vida.

—Exacto…

Lucius fue uno de esos chicos que anhelaba ser un héroe. Su anhelo de poder era más fuerte que el de la mayoría de los chicos.

Pero ahora es diferente. Por alguna razón, el héroe derrotó al Rey Demonio y al Rey Dragón y los encerró en una prisión sin fin.

Las leyendas que cuenta los humanos, se dice que el Rey Demonio y el Rey Dragón son la encarnación del mal, pero en realidad no son personas malvadas en absoluto, son personas muy amables.

Ese hecho fue suficiente para cambiar la admiración del chico por el héroe hacia sus dos maestras.

—¿Puedo encontrarme con ella aquí?

—Fufu, parece que estás muy interesado en ella. No te apresures, ella no tardará en venir aquí. Después de todo, la descendiente del héroe no es muy femenina que digamos.

—¿Poco femenina?

Lucius no pudo establecer una conexión entre las palabras “héroe” y “poco femenina”. Se dice que el legendario Ogre era una persona noble y amable. 

Lucius intenta preguntarle a Yuri qué quería decir con eso. Pero antes de que pudiera decir una palabra. El chico rubio se da cuenta de la presencia de alguien, y se lo advierte a Lucius.

—Ah, hablando del rey de Roma, aquí está.

Yuri apunta con el dedo detrás de Lucius, tras esta señal, el chico se gira, y dirige su mirada en esa dirección, la figura que observa es la de una chica corriendo hacia él.

La persona era una hermosa chica con el pelo rosa y esponjoso.

Tiene una nariz bien definida y unos labios tan frescos y brillantes como las cerezas. Es un poco más baja que Lucius, que tiene un buen cuerpo y grandes pechos, aunque su rostro todavía es de una chica joven.

Tiene la misma edad que Lucius, y sus ojos son muy agudos, a lo que el chico no puede evitar pensar en su peor amiga de la infancia, quien le hizo la vida imposible.

—¿Esa es la chica?

—Sí, es la descendiente del héroe legendario del cual todo el mundo habla.

Luego de haber corrido a una gran velocidad, se detiene de forma abrupta ante Lucius, y lo observa de forma prepotente.

Lucius se sintió avergonzado ante la repentina situación.

—¿Q—Qué ocurre?

—Hmmm… ¿Eres el estudiante del que tanto he oído hablar? Te ves aún más débil de lo que pensaba.

—¡Ugh…!

La repentina burla por parte de la chica fue suficiente para que Lucius se enfadara. Pero antes de que Lucius pudiera decir algo, Yuri intervino.

—¿Qué manera es esa de hablar con alguien que no conoces, Udelia-kun?

—¿Hmm? Oh, pero si es Yuri. ¿Qué haces con este chico?

Lucius no entendía lo que estaba sucediendo, pero estaba seguro de que Yuri y esa chica se conocían. Así que solo se limita a observar, debido a que, si deja que su enojo se apodere de él, las cosas podrían salirse de control.

—Fufu, eso es algo muy cruel de tu parte. ¿Por qué estás más enojada de lo usual?

—¿En serio no te has dado cuenta? ¡Estoy a punto de perder el primer puesto porque este idiota lo está haciendo mejor que yo! Soy la descendiente del héroe Ogre, no puedo dejar que algo como esto ocurra. Y especialmente que me supere un hombre tan débil y tímido cómo él.

La chica llamada Udelia expresa su descontento mientras mira fijamente a Lucius.

—Y—Ya veo…

Responde Lucius tras escuchar el motivo de su enfado. Estaba muy desconcertado. No entendía por qué se enfadaba tanto con alguien que ni siquiera conocía, por mucho que quisiera ser la número uno, era una actitud inaceptable.

Pero la chica que tiene delante parece tener un gran problema. Ignora los intentos de Yuri por calmarla y sigue mirando a Lucius con una intención asesina en los ojos.

—Pero si los exámenes ya han terminado, lo que hagas ahora no va a cambiar tus notas.

Tal y como dijo Yuri. Todos los exámenes han concluido, y sólo hay que esperar los resultados. No es posible volver a realizar los exámenes, así que por mucho que se esfuerce ahora, las notas de las clasificaciones no cambiarán.

Yuri pensó que sólo estaba allí para burlarse de él y desahogar su frustración, pero entonces dijo algo escandaloso.

—Fufu, no eres tan brillante como crees, Yuri.

—…¿Qué quieres decir?

—Es simple.

Acto seguido saca un guante blanco de su pecho, y lo lanza a los pies de Lucius.

—¡De ninguna manera…!

Cuando Yuri vio lo que estaba haciendo, se dio cuenta de las intenciones de Udelia. El acto en cuestión era una señal para un duelo tradicional.

Incluso un campesino como Lucius entendía el significado de este acto, ya que se mencionaba a menudo en los relatos heroicos.

—Esto es… Un reto a un duelo. ¿Verdad?

—Exacto, si gano, renunciaras el ingresar en la academia para que yo pueda recuperar automáticamente el primer puesto. Y si tú ganas… Admitiré que me equivoqué y me convertiré en tu esclava o lo que sea que quieras.

La chica mira con ojos provocadores a Lucius mientras cita dichas palabras. Su mirada de absoluta confianza en su rostro expresa las palabras: “No me dejaré vencer.”

—No ganaras nada con esto, detente. Lucius, no lo aceptes.

Yuri agarra a Lucius por los hombros y le aconseja que no recoja el guante. Ciertamente, no tiene sentido seguirle el juego a esa chica. Pero si Lucius logra ganar, significa que podrá conseguir información valiosa relacionada al héroe.

Lucius no tiene las intenciones de querer un esclavo, pero la oferta tentadora acerca de obtener cualquier información que desee no era un mal negocio.

El chico procede a recoger los guantes sin prestar atención a la advertencia de Yuri.

—Aceptaré ese duelo.

—Jo, tal parece que eres más valiente de lo que pareces. Me disculpo por haberte dicho que eras alguien débil y tímido. Pero no creo que tengas el valor suficiente para ganarme.

Lucius mira directamente a la chica que mantiene su postura de superioridad. Si no logra derrotar a la descendiente del héroe, nunca será capaz de romper el sello.

Por esa razón, estaba decidido a ganar dicho duelo.


Una multitud de curiosos se habían reunido en torno a la plaza de examen tras haber oído que se iba a celebrar un duelo.

Dos personas se encontraban en el centro de lugar. Uno era Lucius, y la otra era Udelia, la descendiente del héroe Ogre.

La historia de un duelo entre un chico misterioso con resultados sorprendentes y la descendiente del héroe más popular del país se ha extendido rápidamente entre los estudiantes examinados, y muchos alumnos de la Academia de Magia se han reunido para ver la batalla.

Los examinadores no fueron una excepción a esta regla y observaron con interés la batalla entre dos estudiantes con poderes extraordinarios. Uno de los examinadores, Regus, que se había desmayado tras ver la magia de Lucius de cerca, los miró con preocupación.

—¿Estás seguro de que sea bueno batirse en duelo, Yuri-sama? Siento que me cortarán la cabeza si alguien sale herido…

Yuri, quien está a su lado, lo mira y responde a la pregunta de Regus.

—No se preocupe, Regus-sensei. Asumiré toda la responsabilidad de lo que ocurra. Además, ¿No siente curiosidad de lo que es capaz ese chico?

-En cierto aspecto, sí.

Regus recuerda el momento de la prueba. Ese chico Lucius, utilizó una magia llamada “Super Flame.” La magia superlativa que es muy difícil de dominar y que se requiere de un talento natural, además de un esfuerzo sangriento.

  Sin duda es un hechizo complicado. Todavía no puedo creer que pueda ser usado por un chico así. Sin contar que nadie lo conoce, no es alguien famoso, ni siquiera es descendiente de un héroe.

Por naturaleza, Regus es de los que prefiere la paz y la tranquilidad, pero su curiosidad era mayor que cualquier cosa, quería saber de lo que era capaz ese chico.

—Está bien, Yuri-sama. Confiaré en usted. Pero si algo llegase a salir de control… ¡Por favor, ayúdeme!

—Fufu, entonces, Sensei, por favor, sea el árbitro de este duelo, y tenga cuidado, no vaya a lastimarse.

—¿Eh? ¿Yo?

Regus estaba sorprendido por la repentina petición. Al principio, negó con la cabeza en señal de disgusto, pero bajo la silenciosa presión de Yuri, acepta el trabajo a regañadientes.

—Maldita sea, ¿Por qué yo?

Regus se dirige hacia los dos chicos mientras murmura para sí mismo. En el momento en que se acerca a ellos, siente que un desagradable sudor le recorre todo el cuerpo.

—¿Q—Qué es este temible espíritu de lucha que emana estos chicos?

El aura que rodeaba a Lucius y Udelia estaba lleno de una sed de sangre y muerte.

Era tan denso que incluso Regus, un adulto, quería salir corriendo. Se estremece al pensar que esta temible sensación proviene de dos niños.

Sin embargo, se esfuerza por reprimir su deseo de huir y le explica las reglas del duelo.

—El duelo terminará cuando alguno de los dos se rinda, estén inconsciente o se considere incapaz de seguir luchando. El uso de armas y magia está permitido. ¡Así que luchen con orgullo!

Regus se aleja rápidamente de ellos. En el momento que Udelia confirma que Regus está alejado, habla con Lucius de forma burlona.

—Fufu, te recomiendo que admitas tu derrota ahora, te ahorrará mucho dolor.

—….

Lucius no responde a las palabras provocativas de la chica, en cambio levanta sus puños. La chica sonríe y saca su espada de la cintura, a la vez que la punta hacia Lucius.

La espada mide aproximadamente un metro de largo y tiene una hoja de color rosa pálido. A primera vista, parece una espada bonita, pero Lucius sabe enseguida que es una espada peligrosa.

—Tú, saca tu arma. Si no tienes una, puedes pedirla prestada.

Udelia le ordena a Lucius que desenfunde su arma, ya que no se siente cómoda luchando contra un oponente con las manos desnuda.

Sin embargo, Lucius no saca un arma, si no que sigue manteniendo sus puños arriba. De hecho, Lucius le encantaría luchar con la espada que le dio Rio, pero el chico le había prometido que sólo la utilizaría en batallas que sean potencialmente mortales.

Pero esta información es algo que ella no sabe, y siente que Lucius se está burlando de ella, por lo que expresa su descontento.

—Así que, ¿Tratas de decirme que puedes vencerme con tus propias manos? Sabes, he sido subestimada muchas veces solo por ser descendiente del héroe, asi que… ¡Voy a grabarte mi dolor en tu cuerpo!

Rápidamente la chica vierte magia en su espada y corre hacia Lucius a gran velocidad.

—Soy Udelia Charlotte, descendiente del héroe legendario. ¡Te derrotaré en nombre den gran ancestro!

Charlotte blandió su espada a una velocidad cegadora. La mayoría de los estudiantes que la observaban no podían ni siquiera seguir su movimiento.

Sin embargo, en respuesta a tal ataque, Lucius sólo mantuvo sus puños y no mostró ningún signo de activar su magia.

Charlotte lo ve y no evita preguntarse; “¿Acaso pretende morir?”

Abanicó su espada tan rápido que fue imposible para ella detenerla o interrumpir su ataque. Era inevitable la muerte de Lucius.

—Huh…

Charlotte no puede evitar arrepentirse de su ataque. Pensó que el chico que estaba superándola en los exámenes sería capaz de hacerle frente a sus ataques. Por ello, no se le pasó por su cabeza el hecho de que pudiera ser tan débil.

Las lamentaciones en su corazón comenzaron a invadirla. Pero… Lucius hace su primer movimiento.

—¡Arte Qigong, movimiento defensivo de cinco tipos [Iron Shell]!

Lucius impuso su antebrazo derecho contra la espada de Charlotte, y ésta rebotó a la vez que un sonido metálico se generó en el lugar. Tal y cómo si una espada chocara con otra espada.

Charlotte, golpeada por el inesperado contraataque, se apresuró a distanciarse de Lucius, a la vez que lo observaba con gran asombro.

—¿C-Como es que pudiste detener el acero de mi espada…? Y con tus propias manos… ¡¿Quién rayos eres tú…?

La pregunta de Charlotte fue respondida por Lucius quien volvió a levantar el puño.

—Me llamo Lucius Vardy. No soy un Rey Demonio, un Rey Dragón, o el descendiente de un héroe. Sólo soy un simple aldeano.

Lucius mira a su oponente con los ojos entrecerrados. Estaba por enfrentarse al descendiente de un héroe. Y no se podía dar el lujo de vacilar.


[Iron Shell] la técnica que Lucius acaba de utilizar contra el poderoso ataque de Charlotte.

Consiste en aplicar una densidad muy alta de Qigong en una parte específica del cuerpo, haciendo que esa parte sea tan dura como el mineral más duro del mundo. El diamante.

Además, las zonas que no estén protegidas por el [Iron Shell], le da la libertad de moverse a placer sin que sus habilidades y agilidad se vean reducidas de alguna manera.

Con este poder, Lucius pudo bloquear dicho ataque, pero para los ojos de los espectadores, quienes desconocen esta habilidad, pudieron haber pensado que Lucius detuvo tal ataque con la carne de su propio cuerpo.  

Por otra parte, la misma Charlotte conocía la existencia de las técnicas de Qigong. Pero, nunca lo había visto en acción, por lo que no era consciente de que el chico que tenía delante lo estaba utilizando.

Charlotte estaba muy disgustada, pero no se dio por vencida e intentó apuñalar a Lucius una y otra vez.

—¡Aaaaahh!

Movimientos de esgrima sofisticados fueron lanzados una y otra vez contra el chico. Pero Lucius manejaba la situación con suma tranquilidad, esquivando cada uno de los ataques, o a veces deteniéndolos con su brazo.

Tras esta situación bastante atípica, Charlotte se desespera al ver los movimientos poco ortodoxos de Lucius.

La impaciente chica no podía parar de preguntarse qué clase de chico era su oponente. No podía comprender como es que podía pelear contra una espada legendaria teniendo las manos desnudas, sin contar que reaccionaba a cada uno de sus ataques.

Nunca había perdido un enfrentamiento contra alguien, y mucho menos un adulto experimentado en combate. Sin embargo, comenzaba a sentirse intimidada de que un chico de su misma edad pudiera llegar a vencerla.

Sin embargo, trata de no perder la calma. A pesar de su impaciencia, pudo darse cuenta que sus ataques con la espada eran ineficaces. Por lo que decidió cambiar su táctica y se abrió distancia con Lucius.

Luego gira la palma de la mano derecha hacia Lucius, vierte su magia en ella y grita con fuerza.

—¡Hoja voladora flor de cerezo!

Charlotte activa su magia y una hoja mágica de color rosa con una forma de pétalo de cerezo vuela hacia Lucius a una velocidad aterradora.

A primera vista, puede parecer una magia bonita, pero su letalidad es real, y tiene el poder suficiente para cortar las rocas con facilidad.

—…Uf!

Lucius reaccionó inmediatamente al repentino ataque mágico y lo esquivó, pero no todo había acabado ahí.

—Buenos reflejos… Pero, ¿Serás capaz de evitar todos estos?

Mientras Charlotte decía esas palabras, innumerables cuchillas aparecieron sobre su cabeza. Un sinfín de pétalos se extienden sobre el aire, era una vista magnifica que podía confundirse con un árbol de cerezos real.

—¡Danza de los cerezos!

En cuanto Charlotte bajó la mano, una ráfaga de hojas de cerezos se dirigieron hacia Lucius.

Puede que cada pétalo no sea muy potente, pero el gran número de pétalos impactando al mismo tiempo, era lo suficientemente peligroso para causar graves daños.

—Oi oi, eso es demasiado…

Regus observa la magia, y murmuró preocupadamente. La batalla ahora está fuera de su alcance para poder intervenir.

Sin embargo, estaba dispuesto a cumplir con su papel de árbitro. Pero, antes de que pudiera hacer algo, Yuri lo agarró por los hombros y lo detuvo justo cuando acudiría en la ayuda de Lucius.  

—Yuri-sama, ¡Por favor, suélteme! Tengo que–….

—No se preocupe, Sensei. Los ojos de Lucius aún no están cerrados.

Cuando Regus dirigió su atención a Lucius, pudo ver que el chico no se inmutaba ante los ataques que se aproximaban hacia él. No había ningún signo de resignación o desesperación en sus ojos, de hecho, estaba muy emocionado por ver la magia de su oponente.

—Wow, son muchos. Pero aún así, no es una magia muy fuerte. Bien, ¡Aquí voy…!

Para la sorpresa de Charlotte, quien había pensado que Lucius esquivaría tal ataque, se horrorizó al ver que el chico se quedó parado, y estaba a punto de recibir cada una de las hojas que le había lanzado. 

En su mente pensaba que era algo ridículo que pudiera sobrevivir a ello.

Pero Lucius, a pesar de sus temores, salta hacia la tormenta de cuchillas y hace girar su cuerpo para lanzar un hechizo.

—Upper wide area flame!

Las llamas que comenzaron a generarse alrededor del cuerpo de Lucius, giraron junto con él, provocando un remolino de fuego.

En cuestión de segundos, la llama, a la que también se le ha dado el atributo de área amplia, creció hasta un radio de diez metros.

La magia de Charlotte es devorada por el fuego, y como si fueran plumas, desaparecieron una a una.

—Imposible…

Cuando observó tal escena, se quedó absolutamente anonadada. No podía creerlo. La habilidad que había estado entrenando con su espada durante años, sin contar la magia que había heredado de su antepasado… No había funcionado en lo absoluto.

Pensamientos como; “no tendría por qué haber perdido” comenzaron a invadir su mente.

Ella era la descendiente del héroe, con sangre legendaria corriendo por sus venas, así que tenía que estar a la altura de las expectativas. Si no puede cumplir con ello… decepcionará a todos aquellos que esperan grandes hazañas de su persona.

Esa era la razón por la que Charlotte estaba tan decidida a ganar el primer puesto. Quería ser la heroína ideal, al igual que su antepasado, el legendario Ogre, quien un héroe insuperable hasta la fecha.

Ella desea ser el tipo de héroe que provoque seguridad y calma entre las personas. Es su objetivo en la vida.

Ese objetivo suyo había funcionado bien hasta hoy. Pero… el chico que apareció repentinamente frente a ella destrozó fácilmente sus esperanzas.

—Hm, ¿Eso es todo?

Luego de confirmar que todas las cuchillas han desaparecido, Lucius desvanece el fuego que cubría su cuerpo.

Por primera vez en su vida, Charlotte sintió una gran cantidad de emociones relacionadas a la frustración tras ver que Lucius ni siquiera estaba cansado después de usar tanta magia.

No importaba cuántas veces pensara en qué tipos de ataque podría utilizar para que funcionase, no podía ver una forma en el cual ella ganara. Pero a pesar de todo, decide no rendirse.

Agarra con fuerza su espada y corre hacia él. Porque en su corazón, ella quiere ser el héroe ideal para todos.

—Yo… ¡No puedo perder!

Tras el ataque directo de Charlotte, Lucius vuelve activar el [Iron Shell] en su brazo derecho, y atrapa la hoja del a espada con su mano.

—Yo… ¡Tengo que ser un héroe para todos! Por eso… ¡Estoy aquí!

Toda la familia de Charlotte tiene la sangre del héroe en sus venas. Pero no todos pudieron despertar dicho poder. Sólo unos pocos resultan ser capaces de despertar esa habilidad.

E incluso si tienes la suerte de que el poder del héroe despierte en ti, tendrás que trabajar muy duro para poder ganarte el título.

Casi trescientos años después de la desaparición del héroe legendario Ogre, nadie ha podido acercarse ni un poco a él, tanto en fuerza y habilidades. Por lo que dicha persona dejó la vara muy alta para cualquier otra persona que desee ser uno.

Por ello, las expectativas y la presión sobre Charlotte, son enormes desde el día de su nacimiento. La mayor parte de su infancia la pasó cubierta de sangre, sudor y mucho esfuerzo.

Si pasas tu infancia en un entorno así, es natural sentir que tu mente se doblega.

—Sé que ha sido difícil para ti…

Lucius casi podía sentir los gritos de su corazón al tocar la espada. Todo lo que ha sufrido durante sus años de vida se veían reflejados en sus ataques y poder.

Lucius y Charlotte tienen orígenes opuestos, pero son muy similares.

—Por eso, estoy dispuesto a salvarte de esa maldición.

Así cómo sus dos maestras que lo salvaron aquel día. El chico procede a acumular Qigong tanto en su brazo izquierdo como en el derecho. 

Pero Charlotte, en un arrebato de rabia, no se da cuenta de ello y sigue asestando golpes a Lucius.

—¡No quiero, no quiero, no quiero, no quiero!

Los golpes de espada de Charlotte eran tan devastadores, que los estudiantes que la rodeaban estaban aterrorizados.

Pero cuando Lucius observa con atención a través de la espada. Pone la palma de su mano izquierda en el lugar donde se balancearía.

—Arte Qigong, técnica de defensa tipo cinco. ¡Eliminación de la hoja!  

Al siguiente intente, la mano izquierda de Lucius choca con la espada de Charlotte, lo que hace que salgan chispas y escuche un chillido agudo.

Charlotte trata inmediatamente de desenfundar su espada para realizar otro ataque, pero se da cuenta de algo extraordinario.

—¡¿Eh…?!

La espada de Charlotte estaba agarrada con fuerza en la mano izquierda de Lucius.

Esta técnica es una combinación de ataque y defensa, ya que no sólo se defiende del atacante, sino que también lo frena evitando que haya algún contraataque.

Acto seguido Lucius atrae a Charlotte hacia él, a la vez que la despoja de su arma.

—¡Ugh…!

Incapaz de asimilar lo repentino del suceso, Charlotte cayó al suelo, ya no podía esquivar ningún ataque ni defenderse de lo que Lucius pudiera hacer.

Lucius levanta su puño y apunto hacia el rostro de Charlotte. La cantidad de Qi en su puño es mucho mayor que cualquier técnica de Qigong que haya utilizado anteriormente.

Incluso Charlotte, con su limitada comprensión del Qigong, podía sentir la densidad del Qi, haciendo que todo los bellos de su cuerpo se pusieran de punta.

El chico aprieta su puño con firmeza y ataca directamente al rostro de Charlotte.

—Arte Qigong, Estilo Ofensivo tipo uno… Meteoric iron fist.

“Estoy muerta”, esos fueron los pensamientos de Charlotte en esos momentos. Era tanta la fuerza concentrada en el puño de Lucius, que ella había comprendido al instante e que no tenía sentido hacerle frente a dicho ataque.

Las palabras; “…Así que, esto es lo que se siente perder”, cruzaron la mente de Charlotte. Supo por primera vez lo que se sentía perder. Frustración, tristeza, temor, fueron los sentimientos que experimentaba, pero también sintió mucho alivio.

Cuando el puño de Lucius estaba por impactar el rostro de Charlotte… Se detuvo repentinamente.

—…¿Huh?

Charlotte está confundida y aturdida por le repentino acontecimiento. Cuando se da cuenta que todavía seguía viva, pierde la fuerza de sus piernas y cae al suelo sobre sus piernas.

Cuando Lucius se fijó en sus piernas, pudo darse cuenta que no paraban de temblar. Tal parece que tenía mucho miedo a morir.

Lucius abre el su puño y le tiende la mano.

—Significa que yo gano, ¿Verdad?

Lucius sonrió ante esas palabras. En cuanto Charlotte vio su rostro, sintió una extraña emoción en su corazón que nunca antes había experimentado.

Su corazón latía con fuerza y su cuerpo se calentaba. Por primera vez en su vida, Charlotte tuvo un fuerte sentimiento por el sexo opuesto.

Sin embargo, al momento siguiente, la tragedia golpeó a Charlotte.

—¡Uf!

Un sonido de agua invadió los sonidos de Lucius. Dicho sonido provenía de… El interior del a falda de Charlotte, quien estaba desplomada en el suelo.

—Hueeh… P—Por qué…

Una mancha se extiende en el suelo debajo de Charlotte, y esta empieza a entrar en pánico.

Su cuerpo, que ha liberado la repentina tensión del miedo a la muerte, entró en un estado de extrema debilidad y perdió su capacidad de frenar los fluidos retenidos en su vejiga.

Charlotte estaba desesperadamente diciéndole a su cuerpo que se detuviera, pero este no obedeció ante tal pensamiento.  

—Q—Q—¿Qué hago ahora…?

Ante tal situación, Lucius no pudo evitar sentirse culpable, y lamentarse ante lo ocurrido, ya que él era el responsable de haber infundado ese miedo en Charlotte.  

Lucius estaba en una posición en el cual bloqueaba la vista de todas las personas, así que todavía nadie se ha dado cuenta de lo que está ocurriendo.

Cuando esto se sepa, se hablará de ella a sus espaldas en la escuela para siempre. Apodos como; “El héroe que se orina” la perseguirán por el resto de su vida.

Si Charlotte estuviera en su sano juicio, habría podido hacer algo al respecto, pero por desgracia, se encontraba en un estado de shock por haberse comportando de una manera tan prepotente frente al público.

—Tengo que hacer algo al respecto…

Eso fue lo que decidió Lucius, y comienza a generar magia oscura a gran velocidad. Esta era una de las habilidades mágicas que el Rey Demonio Testarrosa le transmitió al chico durante su entrenamiento.

—Magia Oscura, ¡Black Box!

Mientras Lucius hacia su encanto, aparecieron cuatro enormes muros negros alrededor de Charlotte y él. Dicho muro se detiene en el cielo y aparece un techo negro, haciendo que ambos chicos quedaran encerrados dentro del lugar.

—Q—¿Qué es eso?

El público está desconcertado por la repentina aparición de un misterioso cubo negro. Todo el mundo tiene mucha curiosidad por saber qué es, pero nadie se atrevía a dar un paso hacia adelante.

—Bien, aquí nadie nos verá.

El hechizo de Lucius, “Black Box”, es una magia que bloquea toda información entre el exterior y el interior. Esta pared negra absorbe toda la luz y el sonido, de modo que incluso los ojos y oídos más perspicaces no pueden ver ni oír lo que ocurre dentro.

Cuando Lucius vio que el hechizo había funcionado, sacudió por los hombros a Charlotte, quien todavía seguía sentada y aturdida.

—Oye, ¿Estás bien?

—¿Eh? ¿Qué…? ¿Por qué todo está oscuro en nuestro alrededor?

Cuando Charlotte recupera el sentido, se sorprende al ver que su entorno ha cambiado por completo. El interior de la caja está muy iluminado, aunque esté rodeado de paredes negras.

Esto se debe a que está diseñado para permitir el paso de la luz del exterior, además de que también es posible ver lo que hay al exterior desde el interior. Aunque esto no sea posible desde afuera. Sin embargo, Lucius no quiso hacerlo porque pensó que confundiría a Charlotte.

—No te preocupes, usé mi magia para que nadie pudiera vernos y escucharnos.

Charlotte se asusta repentinamente y Lucius intenta calmarla hablándole suavemente.

—¿Una magia que nos separa del resto? Nunca he oído hablar de algo así… Pero si tú lo acabas de hacer, significa que es posible.

Los sentidos de Charlotte estaban adormecidos por la sorpresa de la batalla anterior. Habría creído cualquier cosa que le dijeran.

Lucius se sintió aliviado al ver que la chica tenía buen aspecto y se sentó cerca de ella.

De pronto, Charlotte se sorprende al verlo tan cerca de ella, y expresa un lindo tierno; ¡Hya!

—Lamento haberte asustado. Te secaré pronto, y luego te dejaré en paz. Así que sé paciente.

Lucius procedió a combinar su magia de viento y la de fuego para crear una brisa cálida. Y la ropa de Charlotte empieza a secarse con el aire caliente.

—¡Oye…! De—…

El acto de dejar que un chico te seque tu zona afectada por la orina, es tan vergonzoso que te puede llegar a provocar que tu cerebro se estremezca.

Pero luego de un momento, procede a contenerse en expresar su vergüenza, dado que no quiere faltarle el respeto a Lucius quien se está tomando las molestias de ayudarla.

Lo que provoca que Charlotte se tiñera de rojo hasta las orejas, y que sus ojos se llenasen de lágrimas.

Lucius, quien estaba concentrado en el proceso de secado, no se dio cuenta ante este detalle.

—Bien, ahora solo resta aplicar un desodorizante con magia. Y… Listo, ¡Ya estás limpia!

—G-Gracias. Por tu ayuda…

Charlotte estaba tan avergonzada que casi se puso a llorar, pero se lo ocultó a Lucius y simplemente le dio las gracias.

Lucius al ver que todo estaba en orden, intenta quitar la magia que los rodeaba, pero Charlotte lo detiene antes de que pudiera hacer algo.

—Espera, ¿Por qué me estás ayudando? A pesar de todo lo que te hice.

Esa fue una pregunta sincera viniendo de Charlotte. Los actos de Lucius le parecían completamente extraños, ya que ella se había comportado muy mal con él.

Tras su pregunta, Lucius le respondió con una mirada llena de curiosidad.

—Si alguien está en problemas… ¿Por qué no debería ayudarle?

Cuando Charlotte escuchó esas palabras, se sorprendió a tal punto, como si le hubiera caído un rayo. Es natural que las personas ayuden a quienes más lo necesite.  

Pero en su mente, ella estaba convencida de que tenía que ayudar a la gente porque era la descendiente del héroe. No necesitaba otra razón para tener que ayudar a las personas.

Debido a sus circunstancias particulares, no aprendió lo que debería haber aprendido de niña. Pero, por otra parte, Lucius sí lo había entendido.

Charlotte estaba tan celosa de él, que, en lugar de ser una ayuda, intentó humillarlo. Lucius no era una mala persona, si no un simple chico con el corazón de un héroe que estaba dispuesto a ayudar a quienes lo necesitaban.

—Fufu. Fue una completa derrota.

Charlotte estaba consciente de que no sólo había perdido en cuestión de fuerza, sino también en su mente. Pero se sentía extrañamente renovada. De hecho, se sentía más fuerte que antes, ahora que tenía cómo objetivo vencer a Lucius.

—Permíteme disculparme por mi mal comportamiento de antes, lo siento.

A continuación, Charlotte inclina la cabeza de forma directa.

—Tú, Lucius, eres más fuerte que yo. Lo admito, tanto en mente como en cuerpo.

—No, aún no lo soy. ¡Charlotte también es muy fuerte! ¡Especialmente la magia del final, fue increíble!

La lucha a muerte había concluido, y los dos chicos empezaron a admirar la fuerza y las habilidades del otro. Ya había empezado a crecer una especie de amistad entre ellos.

Tras varias palabras de elogio, Lucius dice;

—Bueno, es hora de romper este hechizo.

—Sí.

Lucius chasquea los dedos para romper el hechizo, y las paredes empiezan a desmoronarse, a la vez que Charlotte lo observa y murmura para sí misma;

—Um, las personas cercanas a mí me llaman “Sharo”.

—¿Hm? ¿Dijiste algo?

Lucius ladea la cabeza sin entender sus palabras. Por lo que Charlotte dice mientras se sonroja.

—Tú… Puedes llamarme Sharo. ¡Y yo te diré Louis!

El chico pudo entender con claridad lo que Charlotte había intentado decir hace un momento, por lo que responde de manera avergonzada:

—Sí, me parece bien. Es un placer conocerte, Sharo.

Las paredes habían desaparecido por completo, Lucius y Sharo aparecieron ante la multitud. Y lo siguiente que hizo Sharo fue dar un paso al frente, y se declaró perdedora en el acto.

La repentina declaración causó revuelo entre el público, pero pudieron aceptarlo fácilmente ya que había visto la abrumadora habilidad de Lucius.

Mientras tanto, el árbitro, Regus, se acerca a ambos chicos y le hace una pregunta a Sharo.

—¿Estás segura de esto, Charlotte-kun?

—Sí, acepto mi derrota. Así que, por favor, no anule la admisión de Louis.

—Bien, el cupo de Lucius seguirá intacto, pero… ¿Qué ocurrirá con el trato que habías hecho con Lucius si perdías?

—¿Eh?

Lucius y Sharo expresaron al unisonó. Ambos chicos olvidaron por completo la promesa que Sharo le había hecho a Lucius.

“Admitiré que me equivoqué y me convertiré en tu esclava o lo que sea que quieras.”

Las reglas del duelo son absolutas. Esto significa que tras la derrota de Sharo, ella automáticamente pasa a ser la esclava de Lucius.

—Awawawa…. Bueno, no necesito un esclavo, así que no importa, ¿Verdad?

—Sí, bueno, si el ganador dice que no lo necesita. No es necesario cumplir esa regla.

—Uf, es bueno saberlo.

Tanto como Regus y Lucius intentan llegar a un nuevo acuerdo ante el trato. Pero una persona inesperada no está de acuerdo con dicha negociación.

—Un momento, ¿a qué viene esto?

La persona que se opuso fue Sharo, quien más deseaba que esa promesa se llevase a cabo. La chica continuó hablando a la vez que tenía una expresión de descontento, pero a la vez estaba sonrojada.

—Una promesa antes de un duelo es una decisión que no se puede deshacer tan fácil.

—P—Pero, tú no quieres ser una esclava. ¿Verdad, Sharo?

—No, no me molesta la idea… ¿Te opones ante mi petición?

En cuanto Sharo dice tales palabras, su rostro se vuelve completamente rojo brillante, mientras que Lucius también llega a sonrojarse un poco.

Esas palabras eran una completa confesión. Por lo cual el chico estaba completamente asombrado de que alguien le dijera algo cómo eso en público.

—¿Qué piensas hacer ahora, Louis? No hagas esperar a una chica.

—Um, yo…

La mente de Lucius no puede seguir el repentino giro de los acontecimientos, por lo que se atora con las palabras. Sharo, al ver esto, cree que las cosas no acabaran bien, por lo que juega su próxima carta.

—¡Te estás impacientando! ¡Vamos, dame una mano!

—¡Hueh! ¿Qué estás haciendo?

Sharo toma la mano izquierda de Lucius y la presiona con la palma de su mano izquierda. Tras este movimiento, empiezan a verter magia entre ambos.

Una vez que la magia está completa, sus manos izquierdas empiezan a brillar… Luego de unos momentos, la luz disminuyó; el dorso de la mano izquierda de Sharo tenía un emblema grabado.

—E—¡Este emblema es…!

Lucius reconoció el emblema porque Testarossa le había enseñado muchos de ellos cuando estaba en la prisión infinita.

El nombre de dicho emblema es “El escudo de los esclavos”. Tal y cómo su nombre indica, es un emblema de la esclavitud. La persona que lo lleve, tiene el poder de no desobedecer las órdenes e la persona designada como “maestro”.

Como es tan poderosa, hay condiciones para poder poseer dicho emblema.

El esclavo debe estar verdaderamente abierto a su amo. Por lo que demuestra que Sharo tiene fuertes sentimientos hacia Lucius.

Luego de haber presenciado tal emblema. Sharo acarició suavemente con sus dedos dicho lugar, y ésta desapareció como si hubiera sido absorbida por su piel. Tras eso, sonrió con el rostro enrojecido.

—Es una pena, pero ahora soy tuya. No hay nada que puedas hacer para deshacer este hechizo.

Lucius siente que su corazón está a punto de explotar tras escuchar dichas palabras. En su mente pensaba que se había metido en un gran problema… Pero a pesar de ello, no podía evitar sentirse emocionado por lo que estaba a punto de experimentar, y las cosas buenas que le llegarían.

Y de esta manera, terminó el tempestuoso examen de Ingreso para Lucius.


—Bueno, eso fue realmente duro, ¿Verdad, Lucius?

Después del examen, Lucius y Sharo salieron de la sala cuando apareció Yuri, y les habló.

—Ah, Yuri. Yo tampoco imaginé que me pasaría esto.

—Fufu. Nunca imaginé que la pequeña rebelde terminaría atada a alguien.

Yuri sonríe felizmente mientras observa a Sharo aferrada Lucius.

—Si no dejas de molestarme, voy a hacerte mucho daño, Yuri.

Sharo amenaza a Yuri, pero no se aleja en ningún momento de Lucius. Cada vez que se mueve, sus grandes pechos rozan su espalda, haciendo que el chico se sienta intranquilo.

—Hm, por cierto, ¿Cuál es la relación entre Sharo y Yuri? Parece que se llevan muy bien.

Cuando Lucius hace esta pregunta de forma casual, Sharo mira a Yuri con cara de asombro y empieza a hablar.

—Oh, así que no le has dicho nada a Lois. Eres desagradable.

—Fufu, no quería decírselo porque quería llegar a conocerlo primero.

—¿Eh? ¿De qué están hablando?

Lucius no entendía nada de lo que estaba ocurriendo, y la conversación entre ambos solo generaba más dudas en el chico, por lo que Yuri dice; “Lo siento” Mientras endereza su espalda, y se presenta ante Lucius.

—Mi nombre es Yuri Von Exadria. Soy el primer príncipe del reino de Exador.

—¡¡¿Eeeh?!!

Lucius se sorprendió por esa inesperada revelación. Sin embargo, el chico ya pensaba que la inusual elegancia y el buen aspecto de Yuri lo convertía en un príncipe.

Si es así, tiene sentido que Sharo y Yuri se conozcan. Si eres el príncipe de un país, y la otra persona es la descendiente de un héroe, las posibilidades de conocerse son altas.

—Yuri… No, eso no está bien. Um, Yuri-sama.

—No hagas eso, Lucius. La razón por la cual no te lo dije es porque no quería que utilizaras tal honorifico conmigo, o me vieras de una manera diferente. Trátame cómo si fuera tu amigo.

Tras esas palabras, Lucius no pudo evitar sentirse confundido.

—…De acuerdo, Yuri.

Dijo Lucius, mientras aceptaba con mucha decepción, a la vez que Yuri asintió con la cabeza en señal de satisfacción.  

—Por cierto, Lucius, ¿Tienes un lugar donde quedarte esta noche?

—¡Ah! ¡No había pensando en eso!

Lucius estaba tan concentrado en los exámenes de la Academia, que se le había olvidado por completo el buscar un alojamiento, o si quiera saber qué es lo que haría después.

Y al mismo tiempo, recordó otra cosa importante. Entró en el país de forma ilegal, sin documentos, un pase de entrada, o cualquier otro tipo de objeto que le permita quedarse en el lugar.

Si llegase a entrar en la Academia, tarde o temprano se enterarían de su condición, y eso sería algo muy malo.

—Q—¿Qué voy hacer…?

—¿Ocurre algo, Lucius?

Yuri se preocupa ante la repentina expresión de Lucius, quien se pone pálido y empieza a sudar. Lucius decide contarle la verdad a Yuri, ya que, si lo ocultase, sólo empeorará las cosas.

No poseía una tarjeta de entrada, no poseía alojamiento, y tampoco tenía mucho dinero. Lucius le contó todo a Yuri lo que pasó e hizo para poder entrar.

—Hm, así que tuviste que pasar por todo eso.

—Sí, ¿Qué debería hacer?

Lo peor que podría pasar es que le pidieran que abandonase el país inmediatamente, lo que provocaría que Lucius regresase al mismo punto de donde partió. Después de haberse esforzando tanto y de haberse hecho amigo de la descendiente del héroe.

Lucius no podía evitar sentirse deprimido.

Pero, por otra parte, las palabras de Yuri lo sorprendieron demasiado.

—Bien, yo me encargaré de todo.

—Está bien, me iré en silencio y… espera, ¿qué?

Lucius estaba asombrado. Pensó que era una especie de broma, pero el rostro de Yuri denotaba mucha seriedad.

—Tengo un lugar favorito donde me gusta quedarme, así que puedes usarlo. No tienes que preocuparte por el dinero ni por la comida. Tardaré un poco en conseguir los papeles de inmigración, pero tendrá solución.

Yuri estaba dispuesto a resolver los problemas de Lucius con facilidad. Pero cuando Sharo oye eso, le arroja miradas de desconfianza a Yuri.

—Muy sospechoso. ¿Por qué quieres tomarte tantas molestias para ayudar a Louis?

—Lucius es la clase de persona que la Academia necesita. Haré todo lo necesario para que se quede.

–¿La Academia me necesita? ¿Qué quieres decir con eso?

Preguntó Lucius lleno de dudas.

—Ya que acabas de llegar a la capital, puede que no lo sepas. Pero el reino tiene una grave escasez de talento. Así que necesitamos que la Academia incorpore el mayor numero de estudiantes posibles con grandes habilidades. De esta manera, la reputación crecerá, y cada vez vendrán más estudiantes con increíbles poderes de otros países. Además, tenemos intención de darle empleo y estatus a los estudiantes sobresalientes.

En ese momento Lucius comprendió porque Yuri estaba dispuesto a hacer tanto por él. Tras esta explicación, Lucius se siente completamente convencido, ya que su fuerza ha sido notada por muchas personas, por lo que debió haber llamado mucho la atención.

Era obvio que la reputación de la escuela se vería dañada si se le negaba la entrada. Y Yuri no quería que eso sucediera, y por supuesto, también estaba muy intrigado por Lucius como persona.

A pesar de que Lucius tiene un pie adentro en la Academia gracias a Yuri. Todavía tenía una responsabilidad aún más importante de la cual no podía olvidar. Y esa era salvar al Rey Demonio y al Rey Dragón. Esa misión le generaba dudas de si se debería quedar viviendo en la escuela.

Pero entonces, como si anticipase a sus pensamientos, Yuri le respondió:

—Y por supuesto que vas a entrar gratis. Si me permites, quiero ser tu patrocinador en tu estadía en este lugar. Aún no sé qué es lo que quieres, o cuales son tus objetivos. Pero, me gustaría serte de utilidad.

Yuri parece ser alguien muy inteligente, y, sobre todo, tiene mucho poder. Le vendría muy bien a Lucius tener a alguien así a su lado. Sería bastante tranquilizador.

“¿Quieres abandonar el reino e intentar salir adelante por tu cuenta, o quieres quedarte aquí y pedir ayuda a Sharo y Yuri?”

Lucius pensó mucho en ello… Luego, dio su respuesta.

—…Está bien, estoy de acuerdo con tu propuesta, Yuri.

—Fufu, sabía que elegirías eso.

Luego de esas palabras, se estrecharon las manos.

La mañana después del examen de ingreso. Lucius se despertó en una cama de la posada donde Yuri lo había llevado.

—Hmm ~~

Se sentó en la orilla de la cama e hizo estiramientos. Ayer se encontraba muy cansado, pero ahora está lleno de energía debidos a que durmió en una cama blanda.

La posada que Yuri había llegado a Lucius no era la más lujosa, pero era una buena posada con mucha atención a los detalles.

Tras haberse despertado, desayunó rápidamente y salió a la ciudad. Los resultados del examen de ingreso se anunciarían mañana, así que decidió pasar el día explorando el lugar.

—¡Louis!

Después de haber salido de la posada, una persona encuentra a Lucius, y lo llama con un tono contundente.

—…Buenos días

—Ah, buenos días, Sharo.

Era Charlotte Udelia, la descendiente del héroe. El chico se encontraba desconcertado tras el repentino encuentro.

—Hm, ¿Acordamos ayer que saldríamos hoy?

—No, pero, ¿Tiene algo de malo que viniera a verte?

Lucius se apresura a defenderse de una Sharo que hace pucheros y tiene las mejillas infladas.

—No, en lo absoluto. Me alegro de que estés aquí.

—B—Bueno, está bien.

Tras esas palabras, Sharo esboza una linda sonrisa. Por otra parte, Lucius estaba un poco nervioso por ver ese repentino cambió de expresión.

—Vas a ver la ciudad, ¿Verdad? Entonces permíteme ser tu guía.

Sharo toma de la mano a Lucius, y se dirigen al centro. Miraron ropas, probaron buena comida, se tomaron un descanso en una cafetería, y se divirtieron mucho hasta el final de día.

Fue un momento muy emocionante y agradable para Lucius. Pero cuanto más lo disfrutaba, más sentía un sentimiento de deuda hacia Sharo, debido a que su principal objetivo es derrotar al héroe.

La forma más común de romper un sello es derrotar a la persona que lo puso, de esta manera, todos los sellos podrán romperse.

El héroe Ogre es un hombre que vivió hace cientos de años. Por lo que ya debería estar muerto, pero sus sellos aún no se han roto a pesar de su supuesta muerte. Testarossa, quien es experta en el arte del sellado, se lo había contado a Lucius.


—El héroe que nos selló… Es posible que aún siga con vida.

—¿Eh? Pero Ogre vivió hace trescientos años, ¿Recuerdas?

—Es cierto, la gente normal no vive tanto tiempo. Pero… los héroes no son personas ordinarias. Es posible que tenga algún tipo de magia que prolongue su vida o creó algún espacio-tiempo donde no envejece, como esta prisión infinita.

—Así que, todavía hay una posibilidad de que él siga con vida… ¡Entonces haré todo lo posible para encontrar al héroe y matarlo!

—No es tan fácil, Louis. Ogre es un hombre muy fuerte, es mejor que hables con él.

—¿Eh? Pero Ogre es el malo que encerró a Tess-Oneechan y Rio. ¿No debería de derrotarlo?

Lucius se sorprendió ante la respuesta de Tesstarosa. Y esta le respondió con una expresión seria en su rostro.

—Es cierto que Ogre nos atacó y nos encerró en este lugar si ninguna explicación, pero creo que tenía sus razones.

Testarossa y Rio estaban muy enfadadas cuando fueron encerradas aquí por primera vez. Esa ira no se ha desvanecido y sólo se ha calmado recientemente al pasar tiempo con Lucius.

Esto le dio tiempo para pensar que el héroe podría haber hecho esto por una razón.

—Además, fuimos derrotadas por Ogre. Debimos haber muerto. Pero ahora no estoy más que feliz de seguir con vida.

—Pero… yo no puedo perdonarlo.

Sin embargo, Lucius todavía seguía siendo un niño, no eran tan divisible como Testarossa. No importa cuánto Tesstarossa intentará hacerlo entrar en razón, él no iba a renunciar a su odio por el héroe.

Por lo que Tess se acercó a Lucius y le acarició suavemente la cabeza.

—Fufu, eres muy amable, Louis. Pero no te dejes llevar por el odio y no cruces un puente peligroso intentado derrotar al héroe.

—Um… Sí, está bien.

Y de esta manera, Lucius aceptó insatisfecho.


Pero Ogre es un respetado ancestro de Sharo. Por lo que Lucius se siente culpable por guardarle rencor.

—¿Qué ocurre, Louis? Te ves triste.

—¿Qué? Está bien, no es nada.

Cuando Sharo le mira a la cara con preocupación. Este se apresura a cambiar de tema.

—P—Por cierto, Sharo, ¿Qué tanto sabes de Ogre-san?

—Oh, ¿Así que también eres fan del héroe?

—En realidad sí, jajaja.

—Bueno, no tengo problema en contarte, pero no sé mucho al respecto. Tiene más de trescientos años, así que crecí escuchando todo tipo de leyendas, así que no son del todo tan diferentes de lo que tú pudiste haber escuchado.

—Oh, ¿En serio?

Lucius intenta mantener la compostura, pero se siente decepcionado. Por otra parte, Sharo no es lo suficientemente inteligente como para mentir, así que, sería obvio si ocultaba algo.

—Pero, tal vez alguno de los objetos que dejaron mis antepasados sigan estando en casa.

En cuanto Lucius escucha eso, se muerde la lengua.

—¿Eso es cierto?

–Oh sí, la prueba de ello es esta espada. “Frau Kerasos”. Era la espada de mi antepasado.

Acto seguido, Sharo saca la espada que llevaba en la cintura y se la entrega a Lucius. La hoja es de color rosado y muy reluciente. Es una espada mágica que hace que te sientas a gusto con sólo mirarla.

—Increíble…

Lucius se queda impresionado por el poder de la espada. Después de observarla fijamente por un rato, sucede algo extraño.

—¿Hm?

Un extraño poder fluyó de la espada al cuerpo de Lucius.

No era magia ni chi, si no una extraña fuerza cálida. Se fundió lentamente en el cuerpo de Lucius, hasta que ya no pudo sentirlo.

—¿Qué rayos fue eso…?

Revisó su cuerpo, pero no había nada inusual. No es que haya ganado poderes mágicos o habilidades físicas. Era tan misterioso que Lucius ladeó la cabeza.

—¿Qué ocurre? Si estás satisfecho, ¿Puedes devolvérmelo ya?

—Ah, sí, gracias.

Lucius devuelve la espada a Sharo con una gran inseguridad al respecto de lo que acaba de pasar. Tal parece que ella no se ha dado cuenta de lo que experimentó el chico. Por lo que volvió a guardar la espada en su funda, y miró de nuevo a Lucius.

—Oye Louis, ¿hay algún otro lugar al que quieras ir?

—Ah, sí. Creo que me iré a casa ahora, es tarde. Mañana tengo que ir a la escuela a recoger los resultados de mis exámenes. Quiero dormir temprano.

Lucius se da la vuelta para volver a la posada. Pero cuando está a punto de salir del lugar, Sharo lo agarra por la manga deteniéndolo, luego lo mira a los ojos y le dice algo bastante inusual. —Oye, Louis… ¿Puedo acompañarte a tu habitación? Por favor.


El sol se había puesto y estaba oscuro. Lucius y Sharo estaban sentados uno al lado del otro en la cama de la posada. La distancia entre ellos era relativamente corta.

—Hoy me la pasé muy bien, muchas gracias por todo, Sharo.

—Yo también me lo he pasado muy bien, Louis, deberíamos hacerlo otra vez.

Lucius se sentía cada vez más en deuda con Sharo por todo lo que hizo por él, mientras que ella se sentía orgullosa y satisfecha, debido a que ya había tomado una decisión.

—¡Dejaré que hagas lo que quieras hoy!

Con esa declaración, Sharo estaba dispuesta a dar el siguiente paso con Lucius. Y hay una razón por la que ha pasado de ser una mujer que nunca ha estado enamorada, a una mujer carnívora.

A Sharo siempre le había interesado el amor, incluso a su edad. Sin embargo, sólo se había sentido atraída por aquellos que eran más fuertes que ella, y hasta esta edad, nunca se había enamorado de un chico.

Pero no fue hasta que apareció Lucius. Por primera vez en su vida, se había enamorado de alguien que era más fuerte y más amable que ella.

Una chica normal sería un poco más cautelosa a la hora de acortar la distancia, pero ella es una luchadora de corazón y ataca a Lucius como si estuviera cazando a su presa.

La razón por la que se desvivió por querer poseer el “escudo de la esclava”, era para disuadir a otras chicas de querer hacerlo lo mismo con Lucius, esta era su forma de decir; “Él es mío, no lo toques”.

Mientras estaba a solas en una habitación con Lucius. Sharo decido que era momento de atacarlo.

—Oye, Louis… Soy tu esclava, ¿Verdad?

—S–Sí…

El escudo del esclavo sólo puede ser retirado con el consentimiento del esclavo, pero debe ser acordado entre las dos partes. En otras palabras, si Lucius quiere que se retire dicho escudo, pero si Sharo se niega, esta solicitud es invalidada.

Por lo tanto, ella sigue siendo la esclava de Lucius. Y planea utilizar esa posición en su beneficio propio.

—Tienes una esclava para ti solo, ¿Y no piensas hacer nada al respecto?

Sharo se inclina sobre Lucius y le susurra al oído, mirándolo mientras se baja un poco la camisa para mostrar sus pechos. La verdad es que está tan avergonzada que le empieza a arder la cara, pero aún así, no se detiene.

—Mira… Puedes tocarlas si quieres.

Sharo toma la mano de Lucius y la sella a su propio pecho. La vergüenza ya la abruma y se le saltan las lágrimas, pero sigue adelante.

Lucius, por su parte, se encontraba en una situación difícil. Sabía que Sharo le gustaba, pero tenía a otras dos personas esperándole.

¿Sería correcto tener relaciones con otra persona que no fueran ellas? Esa era la pregunta que le invadía en la cabeza.

—Ummm…

Lucius intenta desesperadamente pensar. Pero de pronto, recordó una conversación que tuvo con Testarossa y Rio en la prisión infinita

Fue después de que ambas atacaran a Lucius aquella noche en la cama.


—Oye, Louis. Me alegra que pienses solamente en nosotras. Pero no seas tímido. No me ofenderé si haces a alguien especial en el mundo real.

—¿Qué? Pero…

—Kaka, Testarossa tiene razón. No te preocupes. Los únicos que practican la monogamia son los humanos. Los dragones también suelen tener varias hembras unidas a un macho fuerte.

—Y en la raza demoniaca, algunos nobles suelen tener docenas de concubinas.

–Y—Ya veo… Hmm, pero no creo que yo sea capaz.

—Fufu, no estás obligado a hacerlo. Sin embargo, si llegas a conocer a alguien a quien deseas proteger y hacer sentir especial. Hazlo sin arrepentimiento.

Ante las palabras de Testarossa, Lucius dijo; “…Sí, lo entiendo.” Mientras asintió con la cabeza.

Rio sonríe ante la situación y se burla de ambos.

—Kaka, sé que eres una mujer celosa, aún que no lo digas. Y también sé que intentas aparentar ser una buena mujer, así que no dirás nada que te haga ver mal.

—¡Oye! ¡No seas grosera, Rio! ¡Recuerda que soy mayor que tú!

—Ja, sigue soñando, princesita. Yo soy mayor que tú en años.

—¡Kugh!

—Oigan, no peleen…


Recordando la conversación que Lucius tuvo que ellas dos, procede a mirar a la chica que tiene a su lado.

Al principio se acercó a ella sólo para obtener información, pero cuanto más luchaba, hablaba y pasaba el tiempo con ella. Más comenzaba a sentirse atraído. Si le preguntaran a Lucius si tenía la necesidad de protegerla… él respondería con un rotundo sí.

Lucius procede a colocar su mano en la delgada cintura de Sharo.

–¡Eeeh! ¡¿Qué estás—…

Para la sorpresa de Sharo, Lucius la atrajo hacia a él y le dio un beso en sus labios.

—¡Mugugu!

Al principio Sharo se sorprendió y quedó congelada, pero cuando se da cuenta de lo que está haciendo, se relaja y se entrega a los movimientos de Lucius.

En cuanto Sharo se acostumbró a los besos, Lucius deslizó su lengua en la boca de Sharo y comenzó a hacerla girar cuidadosamente alrededor de la suya.

—¡¿Hmm?! ¿Louis?

Sharo se sintió agitada por el uso de su lengua. Era la primera vez que la besaban y, sin embargo, la sensación de seriedad de Lucius hizo que su cerebro se le apagara y perdiera fuerza en sus piernas.

Al sentir que Sharo se relaja, Lucius lo toma como una señal de aceptación. Así que la acuesta suavemente en la cama y comienza a desvestirla.

—Oye, oye. Louis… No estoy… dispuesta a ir tan lejos…

–No te preocupes, seré gentil.

Sharo, quien no tenía intención de llevar las cosas tan lejos, se apresuró a detener a Lucius, pero no pudo hacer nada para que él cambiase de opinión.

“Bueno, mientras sea Louis…” Fue lo que pensó ella en ese momento.

Sharo, al no sentirse del todo satisfecha, relaja su cuerpo e intenta entregarse a Lucius.

Todo estaba saliendo bien, pero no fue hasta que vio lo que se elevaba en la entrepierna de Louis…

—¿Eeh? No, es imposible que eso entre ahí, ¿verdad? ¿Louis?

Sharo se impacienta y empieza a sudar frío. Lucius le da unas palmaditas en la cabeza y trata de calmarla.

—Todo estará bien. Pudo entrar en Rio…

—¿Eh? ¿Quién es—… Ah, no, espera… Oye, por favor, Louis…

 Sharo suplica con lágrimas en los ojos, pero finalmente llega el momento.

—¡¡¡¡Kyaaaaaaa!!!!

El dulce y suave sonido de sus gritos resonó fuera de la posada. Y así siguió toda la noche para los dos…

Continuará en el siguiente capítulo…


¡Apoya a Akumabeast 👺 siguiéndonos en nuestras redes sociales! 😊
[Pagina de Facebook] | [Perfil de Twitter]


¡También sigue a mis panas de Saekano! 😎
[Pagina de Facebook] | [Servidor de Discord]

Traductor de Japones, catador profesional de hentai, programador front-end, y creador de Akumabeast.

error: Content is protected!!