Aide se ríe mientras sigue clavando su espada en Zig.

“¡Devuélveme mi rostro!”

“Sabes, eso no fue lo único que robé.”

Aide se acerca a Zig y le susurra algo en el oído. Eso pareció ser suficiente para que Jig se molestara mucho.

“¡Eso no puede ser…!”

“Sí ahora tengo tus stats, creíste que sólo era un sueño, pero no fue así.”

“Pero nada ha cambiado…”

“Fue una simple ilusión. Míralo otra vez.”

Zig abrió su estado para comprobarlo. Inmediatamente dejó escapar un pequeño grito.

“¡¿Estoy en nivel 10?! ¡¿Por qué todas mis habilidades han desaparecido?!”

“No desaparecieron, te los robé. Por cierto, fue muy amable de mi parte dejarte un poco de experiencia. Puedes llamarlo lástima.”

La risa de Aide resonó en la sala.

No puedo entender la situación, pero es obvio que Aide es malvado. Quiero ayudar a Zig, pero no puedo moverme de forma indirecta como si fuera un rehén.

“Tu habilidad para inducir la conciencia es excelente, porque si la usas bien, puedes crear una ilusión como ésta. Me ha hecho más fuerte.

“Maldito seas…”

“Jajaja. Sabes, siempre me has caído bien. Te pareces mucho a mí. Especialmente cuando has estado en merced de Toru. Así que he podido reflexionar de forma objetiva, tranquila y profunda sobre mi yo anterior, y estoy agradecido por ello.”

“¡¿Quién demonios eres tú?! ¡Y devuélveme mis stats!”

“Mujajajaja, no pienso hacer eso!”

Aide se ría y mantenía una conversación con Zig sin apartarme de vista.

Era como si su mirada me dijera; “muévete y lo mato.”

¿Qué debo hacer?

¿Cómo puedo salvar a Zig?

Aide mueve ligeramente sus pies.

“No intentes nada. Ya sé que tienes pensando en salvar a este tipo, es tan típico de ti.”

“Tch…”

Ha leído mi mente, sabía que me estaba vigilando de cerca.

“Toru, he estado reflexionando durante mucho tiempo. En el pasado, estaba tan atrapado en mi orgullo y codicia que no vía la realidad con claridad. En ese estado, no es de extrañar que mis pensamientos se estrecharan y mis hayan sido meramente egoístas.”

“Así que eres tú después de todo…”

“Eres muy perspicaz en un sentido que no importa en lo absoluto. Toru.”

El rostro de Aide vuelve a cambiar. Y el que aparece ahora es Sain, mi ex mejor amigo que debía estar muerto.

“¿Creías que estaba muerto? Claro que pensaste eso. Debiste haberlo deseado.”

“¡¿Cómo es que todavía sigues vivo?!”

“Este tipo…”

Sain golpea su armadura de color negro azabache.

“Parece que Lisa no lo sabía, pero esta armadura y esta espada demoníaca eran un conjunto. Combinando las dos cosas, se activó en mí el ‘Six Revival’”

“Así que, si mueres, volverás a la vida…”

“Sí, quiero darle las gracias a Lisa de todo corazón por haberme regalado este increíble equipo. Ahora puedo disfrutar de seis vidas cuando sólo debería tener una.”

¿Hasta dónde piensas llegar para seguir atormentándonos?

Una ira feroz que había estado durmiendo en mi interior comenzó a rugir.

“Oh sí, ese es el rostro que siempre quise ver.”

“¡¡Saiiiin!!”

“Se acabó, Toru. Ya lo he dejado. Decidí ser valiente, ser fiel a mí mismo, ser malvado. ¿Y adivina qué? Me siento increíblemente renovado. Es realmente estúpido sacrificarse por otras personas.”

Un aura maligna surge de Sain. Era un aire frío, oscuro y aterrador, también era difícil de respirar.

“Esta es una nueva declaración de guerra. Voy a matarte con mis propias manos. No voy a ir por ahí de cornudo escondiendo. Te aplastaré con mis propias manos. Lo que más deseo ahora es quitarte la vida.”

“Entonces hagámoslo ahora mismo.”

“Me abstendré a ese deseo, aún no soy lo suficientemente fuerte como para competir con un nivel 3000.”

Luego Sain murmuró; “Fuera, Gwail.”

El sello de su mano derecha brilla, y una criatura negra aparece frente a nosotros. Se parece a Panda, pero está cubierto de pelo negro y tiene un gran ojo que nos mira fijamente.

“¡¿Mi familiar?!”

“¿No es increíble el poder esta armadura? La armadura del usurpador. Puede quitarles a otras personas sus niveles, habilidad y animales especiales. Es una pena que no pueda robar trabajos, pero sigue siendo algo maravilloso.”

Gwail dispara un rayo de luz desde sus ojos.

La luz atraviesa mi muslo izquierdo con facilidad. Mis rodillas se doblan de dolor.

“Sería una molestia que me siguieras. Con esto, tengo un pie afuera en la puerta.”

“¡No huyas! ¡Pelea conmigo!”

“No quiero hacerlo. Sería un suicidio luchar ahora. Realmente eres un tipo que da miedo, Toru. Se soponía que eras una carga, pero mi posición se invirtió por completo comparado a la tuya. Lo admito, eres el peor enemigo que he tenido en mi vida. Vamos, Sylvia.”

Celtina destruyó la pared detrás de él con magia.

Convoca a más monstruos.

“Antes de irme, Zig, hay una cosa más que tengo que decirte.”

“¡Aide! ¡Devuélveme mis stats! ¡Nunca te perdonaré esto!”

“Ups, bueno, no te precipites, tengo otra cosa que te gustara.”

“…No, de ninguna manera, tú…”

“Así es, tu chica favorita, Tanya… Ella está enamorada de mí.”

La cara de Zig se sonrojó de desesperación. Sain le escupió se rio de él.

Finalmente, saca la espada de su pecho. Zig deja su cuerpo en el suelo como si su alma hubiera sido drenada.

Juro que voy a matarte con mis propias manos, Sain.

¡Vamos! ¡Tengo que moverme! ¡No puedo dejar que escape!

Mientras intenté levantarme, lanza algunas bolas de humo.

Maldita sea, ¿esto es en serio? Es un maldito cobarde.

“¡Maestro!”

“¡¿Dónde está? ¡¿Dónde está Sain?!”

Kaede dispersó el humo con su magia, pero Sain ya se había ido.

No puedo creer que siga vivo.

“¿¡Se encuentra bien, Maestro?! ¡Necesita ayuda urgentemente!”

“No te preocupes por mí. No es nada grave.”

El que más me preocupa ahora es Zig. Los otros heridos se quedaron en manos de Kaede y Frau, mientras que yo me apresuré a ayudarlo.

Agarré suavemente a Zig entre mis brazos. Esta herida no se puede curar con pociones altas.

Tendré que usar un elixir.

Usaré una reliquia muy valiosa, por favor, no mueras.

“Esto te ayudara. Bébelo.”

“No, gracias, Sólo déjame morir…”

“Vamos, amigo. ¿Te dejaras vencer por esto?”

“Tanya… Estoy enamorado de ella. Tenía pensado regresar con ella cuando este viaje terminara, cómo el héroe que derrotó al Rey Demonio.”

De repente me agarró por el pecho.

“¡Mátalo! ¡Te odio, pero te lo ruego! ¡Nunca le perdonaré por todo lo que me ha arrebatado!”

Comprendí exactamente lo que sentía Zig. He experimentado el dolor de ser robado.

Él es cómo yo… Cómo el antiguo yo de ese fatídico día.

“Esta vez voy a matar a Sain. Lo prometo.”

“Júralo.”

“Sí, lo juro.”

Zig dio un sorbo al elixir.

Esto ayudará a que la herida se cierre. Aun así, debería descansar por un tiempo, por si acaso.

“¿Puedes caminar?”

“¿Con quién crees que estás hablando? Soy el héroe, claro que puedo.”

Respondió de una manera prepotente, pero sus ojos eran tan oscuros cómo si no hubiera vida en ellos. Está claro que su actitud es sólo energía vacía.

Caminaba conmigo apoyado en mi hombro, mientras algo goteaba de su rostro.

“Gracias. Me alegro mucho de que estés aquí. Me equivoqué, me equivoqué, me equivoqué en todo.”

Zig lloraba con una nariz que moqueaba y una cara que no parecía la de un héroe.

Traductor de Japones, catador profesional de hentai, programador front-end, y creador de Akumabeast.

error: Content is protected!!