Monica-San y yo nos encontrábamos galopando hacia Jornen encima de dos Behemoth.

“Lo siento, mi padre llamó a cada uno de los nobles, pero aun así, sólo pudimos reunir un poco más de dos mil hombres.”

‘”No importa, parece que Petardaus sentía mucha indiferencia hacia Rudra, y no tenían intención de querer ayudar a Toru-Sama.”

La Reina de Pertadaus había dicho que el héroe sería más que suficiente para derrotar al Rey Demonio Rudra.

Cuando le dije repetidamente que era una orden del Rey Espíritu reclutar tropas, se rió y dijo que el Rey Espíritu nunca diría tal cosa

Si el Rey Espíritu hubiera estado allí, la decisión de la Reina podría haber sido diferente.

Pero Elohim estaba más interesada en persuadir a otros países que al suyo propio.

Y por esa razón decidí que sería mejor descartar a Petardaus.

Por supuesto que Mónica-San estaba de acuerdo con este pensamiento.

Petardaus es un pequeño país al borde del continente.

Y su número de tropas es pequeño, y el nivel de habilidad de sus soldados es bajo, por lo cual no veían muy conveniente enviar tropas.

Además, es el lugar donde está más alejado de la ubicación de Toru-Sama.

No era una prioridad querer ayudarlo tampoco.

“Mónica-San ¿estás segura de que este es el lugar correcto?”

“No te preocupes, he estado varias veces en la capital de Jornen. Y Bechjiro está siguiendo el rastro al cual había venido antes.”

“¿Entiendes el lenguaje de los monstruos?”

“Un poco. Cuando los cuidas a diario, comienzas a entender ciertas cosas.”

Bechjiro rugió “¡Gah!” mientras respondía a Monica-San.

Los Behemoth… Oí que era un monstruo que Toru-Sama había domesticado al principio no pude dejar de temblar al verlo por primera vez, tiene una apariencia aterradora, cómo si estuviera apunto de atacarte en cualquier momento.

Pero ahora me siento más tranquila con ella.

También es sorprendentemente cómoda de montar.

“¡Ya hemos llegado!”

“Bien, pronto tendremos una audiencia con la reina de los elfos oscuros.”

Habíamos llegado a la capital de Jornen.


“Elohim me contó lo que sucedió. No sabía que Rudra tenía sus ojos puestos en Jornen. Había asumido que sólo estaba interesado en tomar terreno sobre las montañas.”

La Reina, sosteniendo un cojín en forma de corazón en su trono con forma de sofá, torció la cara con disgusto.

Mónica-San y yo esperábamos en silencio su respuesta.

“Cuando Zig llegó aquí, supe que era un inutil. Pensó que podría venir a este lugar y solicitar información con las manos vacías o proporcionar algo de valor me pareció un insulto. Así que lo use para matar el rato y divertirme un poco con él. Entonces, ¿qué tienen para ofrecerme?”

Así que está pidiendo algo a cambio.

Si vengo a pedir su ayuda, supongo que es natural que yo ofrezca algo de valor también.

Afortunadamente, luego de la persuasión del Rey Espíritu, la reina de los elfos ya estaba casi convencida en querer brindar su cooperación.

He oído que los elfos oscuros son capaces de invocar magia. Así que debo hacer todo lo posible para que puedan darnos su apoyo.

“Pienso que podemos reforzar nuestras relaciones con los países vecinos. La razón por la que Rudra pudo entrar en el país en primer lugar es porque los lazos entre los países son débiles. Entiendo que no se pueda compartir cierta información, pero no deberían ser hostiles entre sí, y que no haya vigilancia los perjudica mutuamente…. Con estas brechas, es normal que el enemigo haga lo que desee.”

“¿Estás sugiriendo que no estamos en paz?”

“Sí, es exactamente eso. Es hora de fomentar los lazos entre países.”

“¡Hueeh! Marianne-San, ¡no digas esas locuras! ¡Su Majestad, ella está exagerando!”

Los ojos de Su Majestad se entrecerraron mientras hacía un ruido cómo; “Hmm.”
Fue suficiente para hacerme sentir sin vida.

La persona que me veía atentamente era la reina de un país, y yo soy simplemente una humana que viene de una Isla.

No puedo usar el título de Condesa en este lugar.

“Hay una ventaja más para usted, Su Majestad. y es que si logra brindarnos su apoyo, prometemos que tendrá prioridad en apoyo relacionado con la Brigada Manyu.”

“La Brigada Manyu… Ciertamente son un grupo de personas extraordinarias, con un poder y habilidad sobresaliente. Me interesa mucho tener una fuerte conexión con ellos… ¿Puedo confiar en esas palabras?”

“La brigada Manyu está conformada por el ex-héroe de nuestra tierra natal. Y aunque su título haya sido devuelto, la devoción y respeto que el Rey Armand siente hacia Toru-Sama sigue estando con él.”

Estoy metiendo en un gran compromiso a Toru-Sama, pero ahora no es momento para pedir permisos, debo hacer lo que sea para ayudarlo.

Además, he recibido información de parte de Luvue-Sama (En realidad fue el vice capítan) de que si es necesario, ellos pueden darle órdenes a la Brigada Manyu.

El cliente de Toru-Sama es Lastoria, y formalmente hablando, el superior de Toru-Sama es Luvue-Sama.

“El Rey Espíritu me dijo que el reino de Armand está en una isla a lo lejos en el mar.”

“Eso es correcto.”

“¿Es eso en serio?”

“Mónica-San…”

Estoy sorprendido por la percepción de Mónica.

“Aceptaré su oferta, si me dejan ir en ese barco.”

¡¿Qué?!

No creo que sea algo que yo pueda prometer.

Los ojos de la reina brillaban cómo los de un niño viendo un dulce.

“Me pregunto cómo será al otro lado del océano. Siempre me ha interesado. También tengo curiosidad por los barcos que cruzan el mar abierto.”

“Pero, me temo que no puedo hacer esa promesa.”

“Oh, bueno, está bien. Hablaré con el hombre a cargo cuando esto termine.”

Un hombre que está vestido con armadura aparece en el lugar.

Se arrodilla ante la reina.

“Su Majestad, todo está en orden. Partiremos en cuanto dé la orden.”

“En ese caso. Dirígete ahora mismo a Big Gear y ayuda a la Brigada Manyu a derrotar a Rudra. Nunca cedas ante otras razas, y haz que el Rey Demonio Rudra se arrepienta  de haber pisado la coda de un elfo oscuro dormido.”

“¡Sí!”

Su Majestad me sonrió.


Cuando llegamos al palacio de Galbarán, saludamos al rey.

“Lo he oído todo de Elohim, están trabajando para derrotar al Rey Demonio Rudra.”

“Así es. Petardaus y Jornen han aceptado enviar tropas y ahora mismo hay tropas marchando hacia su destino. Por favor, solicitamos su ayuda.”

“Por favor, Su Majestad. Ayúdenos a defender a la Brigada Manyu.”

“Ese aventurero…”

Su Majestad lanza su mirada a la persona que tiene a su lado.

“¿Nos conviene ayudar a la Brigada Manyu?”

“Sí. Estoy seguro de que es una clase de rango SS. Tal vez es incluso más alto que eso. En mi opinión, su majestad. Si no lo ayudamos, esto podría representar la muerte de este país.”

“General, nunca pensé que usted diría algo cómo eso… Hmm.”

Cuando me fijé en el hombre con quien hablaba el rey, noté algo muy curioso.

En su capa llevaba bordado la frase “Love,Kaede” en el interior.

Kaede-San… ¿Qué has hecho?

“No me gusta la idea de tener que luchar con una raza cómo los elfos, pero Rudra es aún más molesto. Ha causado mucho caos en mi país, incluso ha planeado asesinarme. Y el Rey Espíritu estaba hablando de fortalecer los lazos entre las naciones…”

“Sí, Elohim-Sama propone que reforcemos los lazos entre las naciones y compartamos información para proteger mejor nuestras tierras.”

“Incluir a este país en ese marco… Umm, he cambiado un poco de opinión después de este incidente. No importa lo grande que sea un país, inevitablemente será derrotado si nos atacan por la espada. Creo que compartir información será algo bueno.”

Mónica-San y yo estábamos sonriendo. Al parecer el rey ya había tomado una decisión.

Por cierto, antes mencioné que Elohim-Sama lo sugirió, pero realmente fui yo la idea de esto.

Recordé las reuniones de la Mesa Redonda, así que pensé que sería mejor sugerir que cada país debía cooperar para luchar contra el Rey Demonio.

Más bien, no puedo evitar preguntarme qué estaban haciendo hasta ahora.

¿La paz se ha logrado mantener por aquí por sí solos?

“¿Estás listo para ir a la guerra?”

“¡Sí!”

“¡Golpea con tu martillo sobre el Rey Demonio! ¡Y haz que la victoria sea de las bestias!”

“¡Lo haré! ¡Por Su Majestad el rey y por mi país!”

El general inclinó la cabeza ante el rey.


Nuestro siguiente destino era la Tierra de Ainowa.

El Rey Espíritu había dicho que era la tierra de las hadas.

En este punto nos habíamos encontrado con un gran problema para reunirnos con Toru-Sama

Y ese era el Gran Bosque.

Habían muchas rutas que podrían desviarnos del camino, y eso representa un gran problema. Se requería de un gran atajo que permitiera el paso de los ejércitos de los distintos países.

Mónica-San y yo llegamos a la entrada del Gran bosque.

“Llegan demasiado tarde, ¡estuve esperando aquí por mucho tiempo!”

“¿Tú eres la guía?”

“Sí, me llamo Naomin, encantado de conocerte.”

Fuimos recibidos por una encantadora hada.

Supongo que el Rey Espíritu ya le ha contado lo que está sucediendo.

Por eso ha estado esperándonos aquí.

Pero, ¿podrían las hagas abrirnos camino a través del vasto Gran Bosque?

¿O nos dejarán usar la carretera que ellos usan?

“Hemos hablado entre nosotros, y estamos de acuerdo en que ya es hora de que las hadas empiecen a interactuar con otras razas. Pero no podemos hacerlo todo a la vez. Así que para mostrar nuestro apoyo, empezaremos a dar este primer paso con ustedes.”

Escuchamos en silencio.

“Esto sin duda podría traer más conocimiento acerca de otras razas entre las hadas. Pero también eso puede abrir una puerta que atraiga más enemigos hacia nosotros, aunque, eso no significa que también pueda traer más aliados. ¿Verdad? Por el futuro de nuestra raza, aprovecharemos esta oportunidad.”

“Has tomado una decisión, ¿verdad?”

“‘No. Al contrario, le enseñaremos al mundo lo peligrosas que pueden ser las hadas.”

Zuzun Zuzun

El suelo comienza a temblar.

Una montaña a lo lejos comienza a moverse.

No.. Espera. No es una montaña, es un monstruo gigante.

“¡Contemplen a nuestro guardián, Roswell! ¡Es tu turno, Rozsuchi, abrirles el paso!”

“Entendido, pequeña amiga de pecho plano.”

Así que él es el antiguo Rey Demonio Roswell.

Sólo he oído hablar de él por el Rey Espíritu, pero nunca pensé que existiera alguien tan grande cómo él.

Este continente parece ser un lugar que está más allá de nuestro sentido común.

Sólo con que Roswell caminara, los árboles se rompieron haciendo un camino entre nosotros.

Además, las hadas estaban retirando cualquier basura que pudiera ser un obstáculo.

A este ritmo, podremos atravesar el Gran Bosque en poco tiempo.

Toru-Sama, por favor, sea fuerte un poco más.

Pronto estaré a su lado.


Hemos alcanzado los raw de esta historia, ahora los capítulos dejaran de ser diarios y saldrán cada vez que el autor publique un nuevo capítulo. Si quieres estar atento cuando sea publicado el próximo capítulo, síguenos en nuestras redes: Discord | Telegram | Twitter

Traductor de Japones, catador profesional de hentai, programador front-end, y creador de Akumabeast.

error: Content is protected!!