Seguimos corriendo por el bosque.

Mi cansancio ya había llegado al máximo, y me caí al menor bache.

“Esperen~, no me dejen~”

“Isabella, detente.”

“Sí, señora.”

Isabella-san se detiene ante la orden de Soara-san.

Al acercarse a mí, Soara-san, que es llevada a la espalda, me mira con una expresión de estupefacción

“¿Segura que eres un demonio? Te falta agallas-”

“No quiero oír eso de ti, Soara-San.”

“Bueno, tomemos un pequeño descanso, ya estamos fuera de peligro.”

Soara-san se deslizó de la espalda de Isabella-san y puso los pies en el suelo

Estoy muy cansada~

¿Estaremos yendo al lugar correcto~?

Me doy la vuelta y pasé de estar boca abajo a estar boca arriba.

Después de escapar, hemos llegado hasta aquí sin poder descansar satisfactoriamente.

Fue la primera vez en mi vida que tuve que escapar de un ejército de demonios, además de pelear contra feroces bestias, y escapar de una cárcel sin apenas agua ni comida. Y todavía las desgracias se van sumando.

Quiero llorar. Ya no me importa si me ven haciéndolo.

Estoy deseando mucho reunirme con todas las chicas y saciarme de buena comida.

Por favor, Dios, ayúdame. Ayúdame a volver a nuestro hogar.

“Tranquila, haremos realidad tu deseo.”

“No, porque el dios por el que recé no es un dios maligno.”

“¿Llamas al dios que adoro un dios maligno?”

“Hueeeeh!”

Soara-san me pellizcó la mejilla.

Eso me dolió. No sigas haciéndolo.

Ningún sacerdote cuerdo haría algo cómo esto.

“No te perdonaré esto.”

“Tómalo cómo un látigo de amor, soy un sacerdote, así que te estoy castigando en nombre de Dios.”

“Crees que cualquier cosa que contenga la palabra “amor” es aceptable.”

“¿Y no es así?”

“¡No! ¡No es así cómo funciona!”

Cada vez reconozco menos a Soara-San.

Cuando la conocí, parecía una persona tan agradable y amable.

Pero la realidad es que es una sacerdote muy violenta y mala.

Un sacerdote no debería comportarse de esa manera. Pero extrañamente, no la odio por eso.

“Sigamos nuestro camino hacia la ciudad natal de Isabella. Estaremos a salvo allí por el momento, ¿verdad?”

“Sí. Es la tierra donde gobierna el antiguo rey demonio. Una vez dentro, Rudra jamás podrá encontrarlas, pero mi familia es muy tan pobre que no podremos permitir mantenerlas a la dos…”

“Hablaremos de ello más tarde. Por ahora hay que salir con vida de aquí.”

Jumm, me dejan de lado en sus conversaciones.

¿Acaso se les olvida que soy un noble de la tribu de los demonios?

Inflé mis mejillas para mostrar mi disconformidad.

“El descanso se acabó. Continuemos.”

“No puedo seguir corriendo~”

“Entonces te dejaremos atrás.”

“¡Espera!”

Me puse de pie y perseguí a Isabella-San y Soara-San.


Unos meses después.

Gatsun, gatsun, gatsun.

Hago descender el pico en el agujero poco iluminado.

Me limpie el sudor de la cara con el brazo y solté un suspiro.

“¿Por qué tenemos que cavar otra vez?”

“No hay tiempo para preguntas. Sigue cavando. No quiero a personas que prefieran hablar en vez de trabajar.”

“Lo siento.”

No me atrevo a decir nada cuando veo que los ojos de mi compañero brillan tanto.

Estamos en un pueblo llamado Yellowhawks, en Ursprina.

En este lugar hay varias minas, y se excava principalmente piedras raras.

A veces se encuentran reliquias, pero no parecen llamar mucho la atención, y a menudo las veo desechadas como chatarra en la esquina del camino de la mina.

“Es hora de tomar un descanso.”

“Gracias, Isabella-San.”

Isabella-San aparece con una botella de agua y una cesta.

Tenía sed, así que cogí la botella de agua y me humedecí la garganta.

“Soara-Sama, venga a descansar y beber agua.”

“Todavía no. Algo está a punto de aparecer- Dios me ha ordenado cavar.”

Soara-San golpeaba el pico contra la pared sin descanso.

Tiene una gran persistencia. Pero a la vez un hambre feroz por la avaricia.

Tenía una sonrisa espeluznante en la cara, y la manera en que agarraba el pico, tenía una apariencia aún más tenebrosa.

“¡Ahí está!”

Algo salió disparado de la pared de roca.

Era una caja rectangular.

La superficie es de color marrón claro y granulada como la madera, pero cuando la tocas, es fría como el metal, y cuando la golpeas, hace un sonido duro que es claramente diferente de la madera.

“Es otra reliquia… Ten Pione, te lo regalo.”

“¿Estás segura? Podría valer una fortuna.”

“No me interesan las reliquias. Una reliquia es un objeto horrible que ahoga la majestuosidad de Dios, y yo cómo una sacerdote, no puedo distraerme con algo así.”

“Pero el dinero llega a distraerte.”

“¡Cállate!”

Soara-San me pellizcó la mejilla.

“Siempre he sentido que tus mejillas son agradables y suaves.”

“Mmm-hmm.”

“No sé de qué estás hablando”

Duele… Esto es muy doloroso.

Por cierto, Isabella-San, ¿por qué me miras con tanta envidia?


“Ummm, los sándwich están muy deliciosos.”

“Isabella, prueba uno tú también.”

“Gracias. Entonces tomaré uno.”

Hicimos cola para almorzar cerca de la entrada de la carretera de la mina, donde estaban alineados los carros.

Otros cazadores de gemas también están comiendo, y hay mucha gente repartida en alfombras a nuestro alrededor en un ambiente amistoso.

Ahora estamos trabajando de lo mismo que hacíamos en la cárcel del Rey Demonio. Pero ahora vivimos una vida mucho más segura y plena que antes.

Yellowhawks es la ciudad natal de Isabella. Cuando llegamos a la ciudad, no teníamos mucho dinero, así que vivíamos en casa de los padres de Isabella, intentando llegar a fin de mes.

Fue una sugerencia de Soara-San que nos convirtiéramos en cazadores de gemas.

Dijo que nosotras también debíamos ganarnos la vida, luego nos encontró el trabajo que tenemos ahora, nos amenazó con cavar las paredes hasta la muerte, y aquí estamos.

En pocas palabras, las decisiones de Soara-San fueron todas correctas.

Pero aún hay algo que no me convence.

“¿Cómo puedo abrir esto?”

“¿Todavía sigues batallando con eso? De todas formas debe haber algo inutil ahí dentro.”

“Eso no lo sabes. Tal vez haya algo muy bonito ahí dentro. Oye, Isabella-San, ¿has encontrado alguna reliquia rara aquí?”

“He oído que hace muchos años ocurrían cosas así, pero cómo dijo Soara-Sama, es mejor no hacerse ilusiones.”

Hmm~ No voy a desconfiar de mi intuicion.

Incluso si hay algo muy raro aquí dentro, no dejaré que lo vean.

Pero, ¿cómo lo abro?

“Hay alguien en la ciudad con la habilidad de Gran Ladrón. ¿Le pedimos que nos ayude? Tiene una Llave Especial que puede abrir cualquier cerradura.”

Luego de la recomendación de Isabella-San decidimos ir a ver al hombre.


Un viejo enano con un palillo en la boca jugueteaba con el agujero de la caja.

Lo observamos atentamente.

“¿Y qué tal?”

“Espera un momento, ya casi está abierto.”

Luego de un clic, oímos la caja abrirse.

“Me preocupaba abrirlo porque estaba lleno de suciedad, pero parece que lo he conseguido. Toma, comprueba el interior.”

Agarré la caja y abrí lentamente la tapa.

Soara-san e Isabella-san también se asomaron al interior, como si tuvieran curiosidad por lo que había dentro.

En la caja había una pequeña botella de líquido rosa.

“¿Qué es esto? Tiene un líquido dentro.”

“Isabella, usa el pergamino de evaluación.”

“Sí.”

Isabella-San examinó el frasco para evaluarlo

Soara-San y yo esperamos los resultados.

“Dice; Elixir antiguo… No espera, no puede ser cierto esto.”

“¡¿Qué tiene de malo?! ¡¿Qué es?!”

“¡Dime! ¡Rápido! ¡Que Dios nos ayude a todos!”

“¡No te aferres a mí! ¡Te lo diré!”

Isabella-San respira profundamente y luego le dice cuál es el elixir.

“Esto es una poción de amor. Se dice que es la mejor de todas las medicinas secretas, creada por un antiguo alquimista, y que durará hasta la muerte.”

““¡¿Una poción de amor?!””

En ese momento Toru cruzó por mi mente.

Si uso esa poción, puedo hacer que Toru se enamore de mí. Me abrazará todos los días, me tomará de la mano, dormiremos juntos, y me llevará el desayuno a la cama.”

“¡Dame eso!”

“No.”

“Yo fui quien lo desenterró.”

“Pero tú me lo diste.”

Soara-San y yo comenzamos a pelear por el frasco.

Haré que Toru se enamore de mí con esto. Y me va amar mucho.

Quiero desayunar con él a diario.

Mientras forcejeabamos, su mano se resbaló y la pequeña botella cayó al suelo.

Eh.

El frasco se rompió y la poción de amor que había en su interior fue succionada hacia el suelo.

Todo lo que quedó fueron fragmentos del contenedor y una mancha

“¡Noooooooo! ¡Mi poción de amor!”

“No, no lo era. Es mi poción de amor.”

“Soara-Sama, se siente bien? ¿Acaso quería lavarle el cerebro a alguien con eso?”

“No exactamente, está muy mal visto que otros lo hagan, pero a mí me lo permite Dios, así que no hay problema.”

“¡Eso es una mentira!”

“Haaa… Ustedes dos…”

Isabella-San dejó escapar un gran suspiro.


“Bienvenidas a casa.”

“Sí… Estoy muy cansada.”

“Bueno, hoy no fue un día tan productivo, sólo obtuvimos 10 millones.”

“Nosotros nos encargaremos de su equipaje.”

Cuando volvimos a la mansión, el mayordomo nos recibió.

Agachó la cabeza y recogió nuestro equipaje.

Al recorrer el largo pasillo, me crucé con varias criadas.

Esta es nuestra mansión en el distrito aristocrático de Yellowhawks.

Soara-San y yo nos fuimos directamente a la ducha, luego Isabella-San nos colocó nuestro vestido.

Nos sentamos en una mesa del comedor y nos prepararon una suntuosa comida.

Nosotras nos volvimos millonarias.

Traductor de Japones, catador profesional de hentai, programador front-end, y creador de Akumabeast.

error: Content is protected!!