La ciudad de la Tribu de la Bestia está muy limpia, no hay ni una sola basura en las calles.

Las calles son pintorescas, e incluso las pequeñas decoraciones son intrincadas e impresionantes.

Ocasionalmente, verás una raza de personas llamadas enanos.

He oído que son expertos con las manualidades, ya sea trabajo de herrería e incluso carpintería. Hacen y arreglan cualquier cosa.

La apariencia de los enanos parecía ser muy diferente entre hombres y mujeres.

El hombre era un poco más bajo que el humano, pero aún así era musculoso y grueso, con una cara oscura y masculina y una boca cubierta de abundante pelo, como si fuera un hábito mantener una barba.

Las mujeres son aún más bajas, y muchas de ellas son esbeltas, y su aspecto encantador llama la atención.

Vi a un padre con su hijo caminando por la calle y por un momento pensé que eran hermanos.

He oído que hay una nación de enanos en los países circundantes, por lo que deben estar de visita en estos lugares.

“Maestro, escuché que la cafetería de allí está de moda, vayamos.”

“Está bien.”

Kaede me coge la mano y se la pone en la cabeza por alguna razón.

Su cara está muy roja.

“¿Estás bien?”

“Lo siento… Sólo quería que me acariciara un poco.”

“No, perdóname tú. No era mi intención tratarte así.”

“Está bien, es que me he sentido un poco sola.”

Ya veo. Kaede siempre se siente feliz cuando le acaricio la cabeza. Últimamente casi no lo he hecho y tampoco le he dado la atención que merece.

Es meticulosa y cuidadosa, pero también es muy reservada. Aunque se sienta sola, es probable que acabe reprimiendo sus ánimos y deseos por mi carácter.

Por otro lado, Frau se cruzó de brazos y guardó silencio.

“Frau, ¿ya te he dicho lo linda que eres?”

“…Eh.”

Le di una palmadita en la cabeza y se dibujó una sonrisa en su rostro.

Luego de haber observado a Frau tantas veces en estas situaciones, pude predecir exactamente lo que ella quería.

Frau presionó su mano contra su cabeza a la vez que agitaba las alas y decía: “acaricia me más y más.”

Luego me olió el dedo varias veces y lo mordió dulcemente.

“¿Por qué me muerdes?”

“Ayuda a relajarme. Me gusta el sabor del Lord.”

Tiene un hábito curioso… ¿Qué quiso decir con que le gusta mi sabor?

Sin embargo, Kaede estaba mirando la situación con ojos inusuales.

“M-Maestro….”

“Ni te acerques, Kaede, también quieres morderlo, ¿verdad?”

“Um…. Sólo un poco.”

Kaede no dejaba de insistir, por lo que le ofrecí mi cuello, y ella se acercó tímidamente y lo muerde.

El mordisco fue sutil, a la vez que sentí cómo pasaba su lengua en mi.

Me quedé paralisado cuando un mechón de su pelo me tocó la cara.

“¡Ho, ho-ha!”

“Lo siento, seguramente no tengo un buen sabor.”

La blanca y esponjosa cola de Kaede se agita con fuerza.

Me muerde una y otra vez, como si quisiera probarme.

Es una sensación extraña ser mordido en el cuello por una mujer hermosa. Tengo miedo de que lo siguiente que quiera hacer sea algo no que no debería a esa edad.

“Hohyuhinhaha ~, Hohyuhinhaha ~”

“Kaede por favor, relájate. Dejaré que me muerdas de nuevo cuando quieras.”

Se apartó y escondió su rostro con sus manos mientras decía; “te he mostrado algo vergonzosos.” sus orejas estaban rojas.

“¡Bueno, um, el Maestro es tan delicioso y maravilloso!”

“Sé a qué te refieres, se sienten tan bien. Tengo bastante tiempo haciéndolo mientras el Lord duerme, y una vez que comienzo a morderlo no puedo detenerme.”

Creo que algún día estas chicas me comerán vivo… Espera, ¿qué quiere decir con que han estado haciendo esto durante un tiempo?

Un momento, ¿esa es la razón por la que escucho risas en la noche mientras estoy dormido?

¿Hm?

Miré mi brazo y vi que Panda estaba mordiéndome también. No sé lo que está intentado hacer, pero parecía infeliz.

No te dejes influenciar por esas chicas, Panda.


“Es hora de que empecemos a recabar información.”

“Sí, estoy un poco preocupado por las chicas, y la única información que tenemos es de un Rey Demonio Roswell que vive en el oeste.”

“No podemos encontrarlo si no sabemos donde vive. De todos modos, no podemos seguir con nuestro camino hasta que encontremos una pista.”

Nos sentamos en la terraza del café y hablamos de nuestros planes futuros.

Bebí un poco de café recién hecho y puse la taza sobre la mesa.

“El abuelo Yatsufusa dice que Roswell es un tipo muy especial de Rey Demonio, que rara vez se muestra en público, y que no estaba interesado en gobernar el mundo cómo lo era Lisa y Rudra.”

Si no fuera por todo lo que está ocurriendo, me hubiera gustado seguir explorando este país, pero no puedo pensar de esa manera tan egoísta cuando las chicas están en grave peligro.
Según el abuelo Yatsufusa, en este continente hay antiguos reyes demonios que todavía existen desde la antigüedad, y que ostentan un inmenso poder.

Hay un pacto entre los antiguos reyes demonios para que se controlen entre sí para no interferir con los planes del actual, de esta manera se mantiene un perfecto equilibrio de poder.

En otras palabras, son muy peligrosos.

Incluso para él, un Dios Lobo Blanco teme acercarse a estos demonios.

Para ser honesto, no quiero conocer a Roswell.

Desde que llegué a este lugar, temía no poder utilizar todo mi poder por miedo a llamar la atención. Pero luego de conocer al abuelo Yatsufusa, esos pensamientos se esfumaron.

Este lugar está plagado de monstruos que ni siquiera yo puedo vencer.

De todos modos, Frau tiene razón, es esencial reunir información.

“¿No hay un lugar donde podamos reunir información valiosa? Es muy difícil hacer un sondeo al azar en este país tan grande.”

“Ojalá hubiera algo parecido a una subasta, un lugar donde haya grandes personas reunidas allí y tengan historias que la gente común no puede escuchar.”

“”¡Eso es!””

Esa es la solución que necesitamos. Era una idea reveladora que nunca se me habría ocurrido.

Pero, ¿existen las subastas en este país?

“Lamento haberlos hecho esperar, aquí tienen sus panqueques.”

“Wow, eso se ve delicioso.”

“Tiene una bonita presentación.”

Una empleada le trae un postre a Frau.

Esta es la oportunidad que necesito para salir de dudas.

“Disculpe, ¿hay algún sitio donde hacen subastas en este lugar?”

“En el mercado negro de la capital real. Hay algunos en esta ciudad, pero cómo estamos en la frontera, no hay muchos objetos raros que comprar.”

Así que tienen un mercado negro tambien huh…

Usualmente los precios son bastante razonables en esos lugares, y puedes comprar objetos muy baratos si sabes cómo negociar.

“El mercado negro de la capital real es increíble. Hay profundas y amplias ruinas subterráneas bajo la ciudad, cuanto más se baja, más raras y peligrosas son las mercancías, por lo que los aficionados deberían limitarse al segundo piso.”

“Muchas gracias por esta información.”

Le di una propina a la mujer.

“Bien, creo que ya está decidido, vamos al mercado negro.”

“Sí, podremos matar a dos pájaros de un tiro, además de ver cosas valiosas y raras. Tal vez encontremos un tesoro cómo Frau.”

“¿Por qué te refieres a tí de esa manera?”

Frau tenía un cuerpo delgado y un hermoso rostro.  Bueno, en cierto modo conocer a Frau fue un tesoro.

No sé si venden esclavos en el mercado negro, pero preferiría no tener una segunda Frau.

Con una hada es más que suficiente.

“Mi lord, no estará pensando que soy una molestia ¿verdad?”

Frau lanza miradas de enojo hacia mi.

Oh no. Esta hada ha leído mi mente.

Traductor de Japones, catador profesional de hentai, programador front-end, y creador de Akumabeast.

error: Content is protected!!