Han pasado unos días desde que nos adentramos en la cordillera.

La zona está teñida de blanco por la nieve, y mis pies se hunden hasta los tobillos.

“Mi Lord, ¿dónde estás?”

“¡Hemos regresado!”

“¡Kyui!”

Frau y Panda habían ido en misión de reconocimiento, y acaban de regresar.

Parecían haberse acostumbrado a la temperatura de las montañas, y Frau parecía estar bien incluso con ropa ligera.

Envidio la alta temperatura corporal de las hadas.

Pero aun así, cuando deja de moverse, parece sentir el frío, y a veces se sumerge en mi bufanda para calentarse.

Desde mi punto de vista, es muy molesto.

“Voy a hacer un poco de té caliente, así que por favor descansa.”

“Lo siento.”

Kaede sacó una tetera de su equipaje y puso a hervir agua.

Me senté debajo de un árbol y escuché el informe.

“¿Y cómo es el fuerte?”

“Hay unos cincuenta soldados que parecían demonios. Y es una cárcel, había unos 20 elfos oscuros cautivos, he visto como son torturados y debilitados, tambien vi a un hombre fornido que parecía un comandante.”

“¿Qué aspecto tiene el fuerte?”

“Al parecer es la estructura de una ruina, es muy antigua, y está siendo reparada en algunos lugares.”

Ya veo, eso es interesante. No lo construyeron desde cero, sino que lo ocuparon cómo fuerte.

“Va a hacer falta mucho tiempo para dar un rodeo. Es mucho más rápido pasar por el fuerte. También he visto a un demonio montado en un wyvern, así que viajar por aire será complicado.”

“Aquí tienes tu té.”

“Gracias.”

Agarré la taza y le dí un sorbo.

Tomar un desvío llevará demasiado tiempo, y volar tampoco es una buena opción.

Tendré que atravesar el fuerte.

Odié la idea de Elohim de enfrentarme al Rey Demonio, pero supongo que no me queda otra opción. Después de esto estaré en la mira del Rey Demonio Rudra.

Y tengo curiosidad por los elfos oscuros que están cautivos.

Probablemente fueron enviados para librar a la cordillera de la raza demoníaca.

Miré a Kaede y a Frau.

“Lo seguiré a donde vaya, Maestro.”

“Haré lo que usted quiera. Frau es la esclava del Lord.”

Está decidido.


Nos dirigimos directamente al fuerte.

Los demonios que estaban montando guardia fueron los primeros en darse cuenta y prepararon sus arcos.

“Este camino está bloqueado por el Rey Demonio Rudra. Es una orden que nadie entre en este lugar, si no quieres morir, alejate.”

“No tengo intención de morir. Así que no me iré!”

“Humano tonto, ¡¿crees que puedes vencernos?! ¡Matenlo!”

Más de diez flechas se dirigian hacia nosotros.

Pero Kaede intervino y los derribó con sus dos abanicos de hierro.

“¡Maldición! ¡No permitan que entren al fuerte! ¡Llamen a los magos, si no Arken-Sama nos matará!”

Los magos se alinean en la pared exterior.

Cantaron un hechizo y usaron magia de hielo.

Un viento feroz de aire frío se precipita desde el fuerte.

“¿Crees que van a derrotarnos con aire frío? No me hagas reir, ustedes no son oponentes para el maestro. ¡Fuego helado!”

La llama azul corta la magia del enemigo por la mitad y golpea el muro exterior donde están los magos.

El muro exterior se congeló al instante y aparecieron innumerables estatuas de hielo.

Kaede, cuyos ojos eran fríos como el hielo, se gira y esboza su habitual sonrisa.

“Hemos eliminado todos los obstáculos.”

“Gracias.”

“Vaya, la magia de Kaede es tan implacable como siempre.”

“¡Kyu!”

Frau se asomó por el hueco de la bufanda, y Panda también se asomó por la capa.

Kaede se inclinó cortésmente, pero su cola se movía prolíficamente y, por su aspecto, tenía un aura de querer ser alabada.

Le di unas palmaditas en la cabeza, y sus orejas de zorro caen y se levantan con alegría.

“Bien hecho.”

“Maestro~”

Me abrazó y enterró su cara en mi pecho.

Sus largas pestañas blancas se balancean, y sus labios parecen aún más rosados que de costumbre, quizás por la nieve.

Ahora, entremos.


“Hmm.”

Booong

Tiré la gran puerta metálica de un solo golpe. Y entramos al lugar sin ningún rasguño.

“¡Intrusos! ¡No permitiré que vayan tras Arken-Sama!”

Varios enemigos que nos esperaban en una emboscada nos clavaron sus lanzas.

Sus expresiones cambiaron drásticamente en el momento en que la punta de la lanza se partieron.

“¡¿Por qué es tan duro?! ¡No pude penetrar su cuerpo!”

“¡Aaah!”

Con sólo ejercer presión sobre mis abdominales, la punta se hizo añicos.

El soldado demonio gritó y salió corriendo.

“Rosuke.”

“Sha”

Rosuke sale del sello y acaba con todos los demonios.

Además, Chupi y Kuratan también fueron convocados, y junto con Frau, fueron enviados a rescatar a los elfos oscuros.

Kaede y yo nos dirigimos al centro del fuerte.

En el aire libre, había un hombre grande y armado.

“Mi nombre es Arken, uno de los tres generales demonios que sirven al Rey Demonio Rudra.”

“Mi nombres Toru de la Brigada Manyu.”

“Toru de la Brigada Manyu…. No te conozco. No creo que seas el héroe.”

Arken sostiene un garrote de hierro de dos metros de altura.

Parece haber chupado la sangre de muchos, y su punta era de color negro rojizo, ¡dando un aire de intimidación!

Saqué la gran espada que llevaba a la espalda e hice retroceder a Kaede y a Rosuke.

“Sólo soy un simple guerrero.”

“Ha, ¿un simple guerrero dices? No eres un guerrero pesado, o un guerrero de la raza de las bestias, o un berseker. ¿Quieres que me crea eso? Dime tu verdadero trabajo.”

“No estoy mintiendo…”

“Si eso es cierto, entonces puedo deducir que tu nivel está por encima de los 500, aunque, te ves muy calmado, tienes mucha confianza en tí, así que me arriesgaría a decir que superas el nivel 1000. Esto será interesante.”

El aura que emana Arken se vuelve más intimidante, desprende un aire asesino.

Este tipo es igual e intimidante que el abuelo de Pione.

No conozco su nivel, pero definitivamente es muy fuerte.

“Kaede, ¿cual es el nivel de este tipo?”

“1217.”

“Así que tienes una bestia con poder de evaluación. Qué tramposo.”

Nivel 1217, eh, ese número es malo sin ninguna mejora de armadura.

El rey demonio de aquí es definitivamente más fuerte que Lisa.

Hablando de eso, espero que esa arma sea normal y no le ayude a subir de nivel.

He estado pensando en ello y no he oído nada relacionado con la armadura sagrada desde que llegué aquí.

Tal vez era algo demasiado obvio y simplemente no hablaron de ello. Aunque puedo estar equivocado.

“Haa!”

Arken y yo chocamos nuestras armas.

Un violento sonido metálico resuena en el aire, y la nieve bajo nuestros pies es arrastrada por una onda expansiva.

Nos empujamos mutuamente y, en cuanto nuestros pies tocaron el suelo, nuestras armas volvieron a cruzarse.

“¡Gran danza del fuego!”

“!?”
El garro de hierro en llamas pasa frente a mi cara.

Aprovechó su impulso para desencadenar una serie de golpes aún más potentes que me llevaron al límite.

¡No me digas que eres un espadachín mágico!

“Mi trabajo es danza. Cuanto más baile, más rápidos y potentes serán mis ataques.”

Danza… Nunca he oído hablar de ese trabajo.

¿Tal vez sea uno especial que sólo existe aquí?

Sus ataques no serán tan predecibles cómo pensé, el golpe puede llegar de cualquier lugar.

Tengo que encontrar una apertura de alguna manera.

Arken levanta su garrote de hierro con un solo y fuerte movimiento

¡¡Aaah!!

Empujé mi cabeza hacia adelante y el garrote de hierro hizo contacto con mi frente.

Al momento siguiente, el garrote se hizo añicos.

“¡¿Qué?! ¡¿Mi arma?!”

“Adiós.”

Con un movimiento rápido, giré la gran espada hacia el cuello de Arken.

Segundos después, el cuerpo de Arken cae al suelo cortado de forma diagonal.

Huh, la destrucción de armas mediante cabezazos es útil. Aunque sólo puedes hacerlo si tienes mi nivel.

“¡Maestro, eso fue increíble!”

“Gracias.”

“¡Sí! Al fin y al cabo, usted es el Maestro.”

“La forma en la que usted ganó fue algo muy anormal. pero supongo que no se le puede reprochar nada, siempre encuentra la forma de hacer ese tipo de locuras, mi lord.”

Antes de darme cuenta, Frau se había unido a nosotros.

Detrás de ella había varios soldados elfos oscuros, todos con rostros pálidos de miedo.

Guardé la espada en su funda y me acerqué a ellos.

“Vine aquí a ayudar. ¿Están todos bien?”

“S-Sí, muchas gracias… ¿Tienen algo de medicina? Todavía hay muchas personas encerradas y no pueden moverse.”

“Guienme hasta ellos.”

Nos adentramos aún más en el fuerte hasta la zona donde estań las celdas.

Traductor de Japones, catador profesional de hentai, programador front-end, y creador de Akumabeast.

error: Content is protected!!