Llega a la capital de la nación Petardaus.

Escondí el Behemoth en el bosque cercano y entré en la ciudad.

“No está permitida su entrada. Salga  de aquí lo antes posible.”

Varios guardias de la entrada se reunieron y nos dijeron que teníamos prohibida la entrada.

El resto de elfos que pasan al lado de nosotros entran en la ciudad sin problema alguno.

Algunos de ellos son humanos, pero todos llevan collares, lo que indica que son esclavos.

En otras palabras, ¿los humanos que no son esclavos no pueden entrar en la ciudad?

Qué forma desagradable de tratar a la gente.

Me dan ganas de abrirme paso.

Sin embargo, veamos si podemos arreglar esto tranquilamente primero.

No soy de los que presumen.

“Tengo identificación.”

“No queremos una identificación. Si realmente quieres entrar, tienes que ser un esclavo. Pero… Por 300.000 puedo darte un pase especial. ¿Qué dices? Bastante generoso, ¿verdad?”

Ah, así que se trata de dinero.

Hay una manera de que los humanos no esclavos entren.

Pero a cambio del desprecio, te ponen un precio bastante algo.

Pero sobre todo, ¿por qué tenemos que ser los únicos en pagar?

¿Qué tontería es esa de que los elfos son buenos y los humanos malos?

Si nos discriminan, entraremos con todas nuestras fuerzas.

“No pienso pagarte por entrar en la ciudad. Pero aun así me tomaré la libertad de hacerlo.”

“¿Qué? ¿De qué demonios estás hablando, hombre humano? Date prisa y págame. ¿O quieres pagar con la esclava detrás de ti?”

“Hazte a un lado.”

“¡¿Ugh?!”

Los guardias me apuntaron con sus lanzas, pero no les hice caso y continué mi camino hacia la ciudad.

Después de cuatro pasos, una lanza se clavó en mi abdomen.

Pero la punta ni siquiera penetró en la piel, y los guardias se quedaron asombrados.

“¡No lo atravesó! ¡Es como pinchar una piedra!”

“¡Chicos, no los dejen entrar!”

“Hoo? Pensé que los elfos eran superiores a los humanos. ¿Acaso no pueden contra mí?”

¡El mango de la lanza se rompió!

Empujé hacia delante, apartando a los guardias.

Los guardias se aferran a mi cuerpo para impedirme entrar.

“¡Es muy fuerte! ¡No puedo creer que los cuatro no podamos detenerlos! ¡Que alguien pida refuerzos!””

Uno tras otro, los guardias se precipitaron y se aferraron a mi cuerpo.

Por supuesto, no había forma de detenerme.

Caminé arrastrando a más de diez elfos conmigo, entré con orgullo en la ciudad por la parte delantera.

“¡No estoy seguro de que este tipo sea realmente humano! ¡Superamos el nivel 100!”

”Capitán, ¿qué debemos hacer? Esta es una situación que no podemos manejar.”

“¡Maldita sea, yo me encargo de él! ¡Apártense!”

“¡Oh!”

“¡Se ha parado!”

Acabo de recordar algo.

Recordé que el padre de Mónica me había regalado un collar con el escudo de la familia.

Saqué el collar de mi bolsillo y dejé que los guardias lo revisaran.

“Lo lamento mucho, no sabía que usted era de la familia Birflell. Eras pariente del Marqués, aunque seas un humano, te habría dejado pasar de inmediato si me hubieras mostrado esto.”

El hombre llamado capitán bajó los hombres y sonrió ante la conversación

Parece que ha funcionado

Cuando vuelvas a ver al marqués Birflell, se lo agradeceré cómo es debido.

“Capitán, ¿el collar es real? Creía que al marqués Birflell no le gustaban los humanos.”

“’Hm, no me importa si son falsos o real, si causan más problemas probablemente harán que nos despidan, pero vigila a esos tipos por si acaso.”

“Sí.”

Pude oír las voces de los guardias en mi espalda.

Parece que creen que no puedo escucharlo hablar a esta distancia.

Seguramente un humano normal no sería capaz de ello..

Pero por desgracia, yo no soy un humano normal.

”Maestro, la persona que buscamos sabe mucho de dragones, ¿verdad?”

“Sí, pero no sé donde vive, sólo me dijeron su nombre. Tendremos que preguntar a las personas de este lugar ende podemos encontrarlo.”

“¡Mejor vamos a comer! ¡Hay un bonito restaurante ahí!”

“Kyu.”

Ahora que lo pienso, aún no habíamos almorzado.

No es demasiado tarde para encontrar un lugar donde comer, y más en un lugar como este.

Así que decidimos ir al restaurante.

“¿Qué demonios es este lugar? Es asqueroso. ¡¿Cómo que no pueden entrar humanos?!”

“¡Kyu!”

“¡Voy a destrozar toda esta tienda!”

“¡Kyu-kyu!”

Frau está temblando de rabia.

Kaede y Frau podían entrar en el lugar, pero yo no. El dueño me prohibió la entrada.

Parece que la discriminación es muy fuerte en esta capital.

La gente de la calle nos miraba con frialdad.

Con este ambiente, tengo la sensación de que va a ser difícil preguntar por ahí.

Tap tap tap

Había alguien que se movía de sombra en la sombra, dirigiendo una fuerte mirada hacia nosotros.

Supongo que es la vigilancia que nos impusieron los guardias.

“Ugh!?”

“Espera.”

Después de un rato de perseguirnos, el vigilante corrió hacia un estrecho callejón

Pero Kaede ya lo había rodeado.

“¿¡Fuhe!?”

“No te dejaré ir”

La persona cuyo camino está bloqueado estaba nervioso porque está atrapada en el medio, y empieza a tambalearse hasta el punto de que me da pena verlo.

Lleva una armadura, pero es obvio por su silueta que es una mujer.

“Quiero que hagas algo por mí, quiero que me guies a un lugar y a cambio te pagaré.”

“Hee.”

“Te prometo que no intentaremos nada, dime a dónde podemos ir y te dejaremos ir.”

“Sé que piensas que el maestro es una mala persona, pero es todo lo contrario. Es alguien muy amable.”

Kaede persuadió a la chica para que nos ayudara.

La guardia femenina se sienta y levanta las manos en una pose de rendición


La mujer soldado se llama “Jessica”.

Es una humilde chica que acaba de alistarse en el ejército.

Parece que el soldado al que se le ordenó vigilar era demasiado problemático y la obligó a hacer el trabajo.

En cualquier caso, lo único que puedo decir es que no tiene talento para la vigilancia.

“Estoy haciendo todo lo posible para convertirme en una persona de pleno derecho. Pero mis superiores no me enseñan nada, me obligan a hacer tareas del hogar y no sé qué debo hacer.”

“Lo estás pasando mal, ¿verdad?”

“Sí, así es. Lo estoy pasando mal.”

Jessica era una mujer hermosa, tenía su cabello sujetada como cola de caballo.

Parece tener un bajo sentido de la discriminación hacia los humanos, y fue bastante fácil llegar a conocerla.

El hecho de que acabara de llegar de un pequeño pueblo en el campo fue probablemente un factor importante.

“Yabai-San vive en ese edificio. Debo advertirte que es conocido por sus excentricidades. Nunca se sabe lo que puede hacer.”

“¿En serio?”

Así que es un rarito… Me gusta.

Pero me han dicho que esa persona sabe mucho sobre los dragones.

Ya que he conocido la verdad, no puedo parar aquí.

Llamo a la puerta principal.

“Sí, ¿quién es?”

“!?”

La que abrió la puerta era una mujer con uniforme de sirvienta.

Pero inmediatamente tuve una sensación extraña.

No había signos de vida en ella.

Era como si estuviera mirando una muñeca delante de mí.

“¿Qué puedo hacer por usted?”

“Somos aventureros y estamos en una misión, me gustaría hacerle unas pregunta a Yabai-San.”

“… Confirmación de estado Atención, se aplica camuflaje. Confirmación de información genética, evaluación SS, autoridad de administrador aceptada. Bienvenido, Maestro Dos”

La criada nos hace entrar en el edificio.

Vaya, hay mucho desorden y cosas aquí.

¿Qué está pasando aquí? Hay una criada aquí, pero no ha limpiado nada.

No, me equivoqué, mirando bien de cerca, todo es diferente.

A primera vista, parece estar en un estado caótico, pero parece que está ordenado correctamente por tipo.

“Es asombroso. ¿Qué es este lugar?”

“Kyu.”

“Oh, así que los rumores sobre que era un tipo raro es cierto.”

“Maestro, ¿por qué te llamó Maestro Dos?”

“No lo sé, le preguntaré cuando vea a Yabai-San.”

La criada nos condujo por un estrecho pasillo con un gran montón cosas apiladas, hasta una escalera que bajaba

“Maestro, ha llegado un cliente”

“Que se largue, estoy ocupado.”

“Pero ya está aquí.”

“¡¿Quien te ordenó que los dejaras pasar?! ¡Sirvienta pomposa!”

“Exijo una corrección, soy una máquina que funciona perfectamente en todas sus capacidades. Quizás el problema esté en la mente del Maestro.”

“¡Callate! Te desmantelará para que guardes silencio.”

“Intentalo si puedes, pero sé que el Maestro no será capaz de hacerlo, jaja.”

El viejo y la criada empezaron a pelearse, así que decidimos esperar a que terminaran.

Traductor de Japones, catador profesional de hentai, programador front-end, y creador de Akumabeast.

error: Content is protected!!